jueves, 14 de julio de 2016

En auto a través de los continentes (1927-1929) (Clärenore Stinnes)

TÍTULO: En auto a través de los continentes (1927-1929)
AUTOR: Clärenore Stinnes
TÍTULO ORIGINAL: Im durch Auto zwei Welten
AÑO: 1929
EDICIÓN: Ediciones Casiopea, 2016
GÉNERO: Autobiografía, Viajes

RESUMEN: En junio de 1929 regresaba a Berlín Clärenore Stinnes, la primera mujer en dar la vuelta al mundo en automóvil. Tras dos años de una aventura sin precedentes, había recorrido el planeta a bordo de un Adler y acompañada del camarógrafo y fotógrafo Carl-Axel Söderström. Lo hizo sin GPS, aire acondicionado, amortiguación, dirección asistida, ni ninguno de los adelantos de hoy, seguida de un vehículo de escolta con dos mecánicos, suministros y herramientas. El libro escrito por Clärenore Im durch Auto zwei Welten narrando aquella hazaña, fue un éxito de ventas. El público quedó conmocionado con las situaciones que tuvieron que afrontar.

OPINIÓN PERSONAL: Clärenore Stinnes fue una mujer que no entendía eso de que “las mujeres no saben conducir”, de hecho era una auténtica especialista en ganar carreteras. Dar la vuelta al mundo probando la resistencia del coche moderno (moderno en 1927, se entiende) le pareció un reto perfecto para ella. Esta aventura en la que se embarcó acompañada de dos mecánicos, del fotógrafo y camarógrafo Carl-Axel Söderström, y de su fiel perro Lord, le llevó 25 meses y 46758 kilómetros. Y así se convirtió en la primera persona en conseguir tal logro. A la vuelta de tan increíble viaje, escribió En auto a través de los continentes

En este libro Stinnes nos cuenta como con 26 años decidió embarcarse en este proyecto y sin dudarlo demasiado eligió el mejor coche y el mejor equipo para dar la vuelta al mundo en automóvil. Al principio todo fue bien, pero según se alejó de Europa las complicaciones surgieron, apareciendo numerosos sinsabores y peligros.

A pesar de ello, se nota por la forma en que está narrado el libro que disfrutó mucho de la experiencia, casi siempre parece tener una sonrisa en la boca. Tenía mucho carácter y sabía reírse de todo, lo cual seguro que fue una ventaja en un viaje tan duro. 

De tal modo habíamos perdido ya la costumbre de los colchones, que nos costó trabajo dormirnos. Aburrida yo de dar vueltas en aquella blandura, salté de la cama, me envolví en las mantas, y me tendí en el santo duro suelo. A los pocos minutos me quedé dormida como un tronco”.

Durante su viaje, al paso de los kilómetros, las alegrías se sucedieron. Conocieron gente normal, humilde, que les ayudó a sacar su coche de los sitios en los que se quedaba atascado, gente que salió a recibirlos alegremente y ansiosa de que contaran a los escolares su odisea.

Pero los problemas también les acompañaron. El coche sufrió averías (y la verdad es que con todos los sitios por dónde tienen la mala idea de meterlo, bien poco me parece que se estropea), a veces tuvieron que esperar durante semanas por una pieza de reemplazo. Otras veces su enemigo fue el clima, pasando del calor de Oriente Medio al frío desgarrador de Rusia y Siberia, para volver al calor extremo de Sudamérica donde a punto estuvieron de morir de sed. 

El tormento de la sed llegó a hacerse verdaderamente insoportable y terminamos por bebernos el agua del refrigerador”.

A lo largo de su viaje contemplaron paisajes exuberantes, escenas naturales maravillosas, conocieron
Adler Standard 6, modelo de coche que condujo Stinnes
en su aventura. Fuente de imagen: Wikipedia
culturas distintas a las suyas y modos de vivir extremadamente pobres y, a veces incluso, extremadamente crueles.

Más afortunados fuimos con las gacelas, ligeros y graciosos animales que vimos a miles. En grupos de 500 ó 600 cabezas, se interponían en nuestro camino, y tan pronto como se consideraban alcanzadas, se lanzaban como flechas a correr”.

Pasaron por lugares tan recónditos que la gente, desconfiada, estaba segura de que eran demonios.

Nos costaba, a veces, algún trabajo convencerles de que los autos no eran un invento del demonio, pero acabábamos por conquistar la confianza de la mayoría. Siempre había, sin embargo,  alguno que se obstinaba en mirarnos con recelo”.

La naturaleza no fue el único problema con el que se enfrentó la expedición. Tan peligroso como la muerte por deshidratación pudieron llegaron a ser los bandidos que los acosaron, y tan incómodas como el barro (puede que este fuera el elemento contra el que más vigorosamente tuvieron con luchar) fueron las trabas diplomáticas. Muy gracioso me pareció cuando un funcionario les invitó a su casa con el único propósito de que se hablara de él en el libro que Stinnes pensaba escribir, y ni siquiera les dio de comer: ahora ha quedado inmortalizado como un rácano.

—¿Escribirá usted un libro sobre este viaje? —me preguntó
—Es muy posible —respondí.
—Por eso le he invitado —me confesó ingenua y paladinamente—. Quiero que mi nombre figure en ese libro.
—Se hará según desea—prometí
”.

El viaje fue tan duro que solo lo hicieron completamente Stinnes y Söderström. Los mecánicos los fueron abandonando y Lord no los acompañó en Sudamérica (y menos mal porque no creo que el pobre perro hubiera sobrevivido). Cuando Lord, Stinnes y Söderström, volvieron a reunirse para continuar la aventura, estuvieron a punto de llorar de alegría.

En Los Ángeles nadie nos esperaba ni tenía la menor noticia de nuestra llegada. El mismo día de recalar fuimos, a eso de la una de la tarde, al hospital de perros en donde había quedado Lord. Nos faltó poco para llorar cuando vimos la alegría del pobre animalito al reconocernos, y escuchamos los ladridos y aullidos con que pretendía expresarnos todo lo que la nostalgia le había hecho sufrir durante nuestra ausencia.
Otra vez en compañía de nuestro buen Lord, emprendimos, por la carretera real, nuestro viaje a Canada
”.

La narración se extiende a lo largo de numerosos países y varios continentes, pero del lugar del que menos aventuras cuenta puede que sea Norteamérica. Allí, en Canadá y los Estados Unidos, con fáciles y perfectas carreteras asfaltadas, Stinnes confiesa que lo que tocaba era disfrutar de miles de kilómetros sin peligro.

En Auto a través de los continentes disfrutamos del viaje de Stinnes por tierras lejanas sufriendo con ella los rigores y las alegrías de esta aventura. 

Muchas gracias a la Editorial Casiopea por el envío del ejemplar.

¿LO RECOMENDARÍA?: A todo amante de los viajes, o a quien le apetezca conocer esta aventura histórica.

VALORACIÓN:

45 comentarios:

  1. Me parece increíble la epopeya de esta mujer, y lo que hizo. La tendré en cuenta.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que dar la vuelta al mundo en aquel tiempo... creo que tenías que ser muy valiente para intentarlo. Yo ni si quiera sé si sería capaz de conducir sin dirección asisitida XD
      Besos.

      Eliminar
  2. Quién pudiera dedicarse a dar la vuelta al mundo!! En coche o como sea. Tuvo que ser una aventura increíble!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, parece que lo fue. Y también parece que disfrutó con ello. Dunas, montañas, bosques, bandidos... tuvo de todo Xd
      Un beso.

      Eliminar
  3. La verdad es que es un libro bastante curioso y una mujer transgresora en su época.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo creo que yo, y sí, el libro está muy entretenido :-)
      Besos.

      Eliminar
  4. ¡Hola!
    que buena pinta que tiene jeje, este libro me llama mucho la atención, creo que podría darle una oportunidad.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje con este te he tentado jejeje A ver si con el siguiente también jejeje
      Besos, Arual.

      Eliminar
  5. ¡Hola! Pues este no me lo apunto, ya que por lo que veo es una autobiografía, y no es el tipo de libros que más me gustan.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es su experiencia en el viaje en el que se embarcó, a mí me ha gustado y me ha parecido muy interesante y entretenido, pero si no lo ves claro, entonces a por otro.
      Un besazo.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Entonces a por otro de la estantería ;-)
      Besos.

      Eliminar
  7. Éste sí me lo llevo. Historias reales y viajes encajan muy bien en mis gustos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces creo que lo disfrutarás mucho, ya nos contarás :-)
      Besos.

      Eliminar
  8. Siempre me acabas picando con libros de viajes. Lo pondré en la lista de pendientes por si en algún momento cae. Pero tengo taaaantos que no tengo vidas para leerlos.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja te entiendo perfectamente. Ya me contarás si te animas :-)
      Besos.

      Eliminar
  9. Un libro muy interesante, sin duda una mujer valiente. Lo tendré en cuenta guapa.
    Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si al final le das una oportunidad espero que lo disfrutes mucho :-)
      Un beso.

      Eliminar
  10. La historia de esta mujer tiene que ser de lo más interesante aunque no sé si yo me animaría con este libro
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es interesante, pero si no te llama mucho entonces a por otro de los pendientes :-)
      Besos.

      Eliminar
  11. Me pasa como a Tatty, que no creo que me anime con el libro. Pero esta aventura es envidiable.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, debió de ser una gran aventura, no creo que yo me hubiera atrevido :-)
      Besos.

      Eliminar
  12. ¡Buenas!
    Andas viajera, ¿eh? Ya sabes que no me he acercado mucho a este tipo de libros, pero no porque me repelan de por sí, supongo que simplemente nunca me han llamado demasiado...

    La verdad es que viendo a estas personas (¡yo no sé ni conducir! XD) me parecen admirables y un poco locas ahí con el carro de los años veinte, sin aire ni nada D: (oye, estoy burguesa, que le vamos a hacer XD). No, ahora en serio, tuvo que ser fascinante hacer tal viaje y creo que incluso hoy en día y con nuestras comodidades y conocimientos lo sería, la verdad :]

    Me ha hecho mucha gracia lo del señor tacaño XDDD Anda que... la cara que se le debió quedar si llegó a enterarse tuvo que ser buena XD

    En fin, puede que lo lea, puede que no, pero siempre se agradece ver reseñas de libros distintos, ya lo sabes :]


    ¡Abrazotes! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aún hoy tiene que ser una gran aventura, aunque creo que no me animo XD XD
      Jejeje Yo espero que el tacaño leyera el libro en cuanto salió, se buscara y se viera ahí inmortalizado.Sí, la cara tuvo que ser muy buena jejeje
      Un beso, S.

      Eliminar
  13. Menuda experiencia la de esta mujer, muy interesante sin duda.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo ha parecido, y muy valiente. En aquella época embarcarse en aquella aventura...
      Besos.

      Eliminar
  14. Hola :) Creo que no es para mi la verdad, pero gracias por la reseña. Un besin^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no la veo muy de tu estilo :-)
      Un beso, Mangrii.

      Eliminar
  15. Creo que esta lectura no es para mi... o al menos en este momento de mi vida. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pasa nada, a ver si en otro coincidimos más :-)
      Besos.

      Eliminar
  16. Hola!
    Me parece memorable la experiencia que vivió esta mujer y además me encanta que le haya callado la boca a muchas personas con estigmas estúpidos. A mi me encantaría hacer un viaje parecido, poder visitar lugares impresionantes, ver paisajes mágicos, conocer otras culturas y personas, es todo un sueño.
    Gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tuvo que ser impresionante, todos los sitio que visitó...
      Besos.

      Eliminar
  17. Viajo muy poco pero me parece un buen libro para todos los que le guste viajar.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que a quienes les guste viajar, les gustará el libro :-).
      Besos.

      Eliminar
  18. Hola!
    Aunque parece muy interesante no creo que este libro sea para mi... me alegro de que lo hayas disfrutado!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  19. Hola!! no lo conocía, pero tiene buena pinta y me he quedado con ganas de conocer la experiencia de esta mujer. me lo apunto
    Gracias por la reseña
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si te gusta, ya nos contarás :-)
      Besos.

      Eliminar
  20. Pues me gusta, hay un libro de Fitzgeralz que recorre sus viajes en auto, nada que ver y más reducidos evidentemente, pero me lo has recordado. Investigaré
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apunto ese de Fitzferalz para investigar sobre él :-) Ultimámente disfruto mucho de estos libros, y eso que antes no me llamaban :-)
      Besos.

      Eliminar
  21. Hola.
    un libro muy interesante y curioso que no descarto leer para nada, las mujeres somos capaces de hacer todo, se ha demostrado y se demostrará a lo largo de la historia, increíble que en aquella época haya sido tan intrépida y sin miedo a nada ni al que dirán, perfecto.
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te animas con él, espero que lo disfrutes, ya me contarás :-)
      Besos.

      Eliminar
  22. Hola Atalanta parece interesante y se nota que lo has disfrutado mucho aunque en esta ocasión creo que lo dejaré pasar, no me termina de convencer. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte, Lecturina. A ver si mi próxima propuesta te gusta más, pero creo que será Alma y es un poco de terror así que no sé ... :-D
      Besotes!

      Eliminar
    2. Hola Atalanta sí tenías razón en tener dudas no creo que la lea, bueno tal vez la siguiente. Disfruta del fin de semana.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me reservo el derecho de eliminar los comentarios que contengan spam o los que sean ofensivos.