lunes, 15 de junio de 2015

El Quijote. 2ª parte (Capítulos 30-49). Reto

 Capítulo 49

Sancho pide salir de ronda por la ínsula porque la quiere limpiar de perezosos y zánganos. Lo  primero que se encuentra es dos hombres peleando. El motivo es que uno ha ganado en una casa de juego 1000 reales y el otro, que solo estaba de mirón, le pide propina de ocho reales, pero el ganador no le da más que cuatro. Sancho ordena que le dé 100, pero destierra al mirón por vago. El escudero, ahora gobernador de Barataria, no ve muy bien las casas de juego y cree que lo mejor será cerrarlas.

Después Sancho tiene dos encuentros más. Primero con un joven muy ingenioso, y a continuación con una hermosa joven vestida de hombre que confiesa que su padre la tiene encerrada en casa, y que se ha vestido de muchacho para ver mundo ayudada de su hermano. Cuando un corchete lleva a su presencia también al hermano, quien la acompañaba, Sancho acaba el asunto diciendo que regresen a casa, y deja ciertos refranes de los que ahora lo mejor que puede decirse es que son machistas:

"-No se ha perdido nada -respondió Sancho- (...) Y, de aquí adelante, no se muestren tan niños, ni tan deseosos de ver mundo, que la docella honrada, la pierna quebrada, y en casa; y la mujer y la gallina, por andar se pierden aína; y la deseosa de ver, también tiene deseo de ser vista. No digo más".

 Capítulo 48

Uno de los días en que don Quijote está curándose de las heridas del gato le sucede una pequeña aventura. Una noche entra en su habitación la dueña Rodríguez. Tras confundirla con un fantasma y estar don Quijote muy preocupado porque esa mujer intente provocar su lascivia, esta le cuenta su historia. Es una mujer de las Asturias de Oviedo y le pide ayuda para hacer casar con su hija a un hombre que no quiere cumplir la palabra que le había dado. Cuando termina de formular su petición entran en la habitación unos "fantasmas" que azotan a la dueña y pellizcan a don Quijote. ¿Quiénes serán?


Capítulo 47

Después de los juicios salomónicos de Sancho, se lo llevan a un suntuoso palacio donde pasan varios manajares delante de sus narices sin dejarle probar bocado de ninguno. Cuando pregunta el motivo, un hombre le contesta que es el médico del gobernador, y que solo le dejará comer lo que le resulte sano: canutillos de suplicaciones (barquillos) y membrillo. Sancho se enfurece y le dice que se vaya de su vista y que le den de comer:

"-...denme de comer, o si no, toménse su gobierno, que oficio que no da de comer a su dueño no vale dos habas".

En ese momento le llega una carta del duque que le advierte de que hay unos hombres que pretenden asesinarle y que ha de estar ojo avizor.

"-Lo que agora se ha de hacer, y ha de ser  luego, es meter en un calabozo al doctor Recio; porque si alguno me ha de matar, ha de ser él, y de muerte adminícula y pésima, como es la de la hambre".

Después aparece un labrador que le solicita audiencia para pedirle un favor: que interceda en el casamiento de su hijo (que está endomoniado) con una bella mujer (a la que le falta un ojo, tiene hoyos de viruela, está encorvada...), y que además le preste 600 ducados de dote. Sancho, ofendido ante tan poca vergënza, se pone en pie, coge la silla y casi le da con ella. El gobieno de "su ínsula" no le está yendo muy bien...

Capítulo 46

Volvemos con Don Quijote en este capítulo, que pide un laúd con la intención de cantar para Altisidora y dejarle claro que él es solo hombre de Dulcinea. Tras cantar sus poemas los duques preparan una burla que acaba con don Quijote herido. No tienen mejor idea que descolgar por el jardín un saco lleno de gatos con cencerros atados, algunos se cuelan en la casa, y uno acaba arañando y peleando con el caballero andante, que tiene que estar cinco días en cama tras el suceso.

Capítulo 45

En este capítulo llega Sancho a gobernar su ínsula prometida, Barataria. Nada más sentarse en la silla de gobernador le presentan unos casos para que los juzque y demuestre al pueblo su valía. Sancho usa su ingenio resolviéndolos en una burla de los juicios salomónicos.


Capítulo 44

Al principio del capítulo Cervantes justifica la inclusión de ciertas historias en la primera parte de El Quijote, apartadas del relato del hidalgo y su escudero, como la novela de El curioso impertinente, por el tedio que supone siempre hablar del mismo personaje, pero puesto que quizá no serían estimadas como debieran, en esta segunda parte decidió no incluir ninguna.

Después de la pequeña aclaración, Sancho parte hacia su ínsula acompañado de un criado, que es el mismo que se disfrazó de la Dolorida. Sancho ve que es el mismo rostro, pero don Quijote dice que "... el rostro de la Dolorida es el del mayordomo, pero no por eso el mayordomo es la Dolorida; que a serlo, implicaría contradición muy grande, (...)".

Una vez que se va Sancho, don Quijote se siente solo, empieza a echarle de menos y decide irse a sus aposentos, donde se le rompe una media y no tiene hilo para arreglarla. Es tan pobre que se siente humillado...

Desde sus aposentos oye como Altisidora, una criada, le declara su amor (a modo de burla) recitando un romance. Por supuesto él la rechaza, pues solo ama a su sin par Dulcinea. Se siente muy afligido por su suerte:

 "-¡Qué tengo de ser tan desdichado andante, que no ha de haber doncella que me mire que de mí no se enamore...!".

Capítulo 43


Si en el capítulo anterior don Quijote le dió consejos a Sancho sobre el buen gobierno, en este le aconseja cómo arreglarse, por ejemplo:

 "-En lo que toca a cómo has de gobernar tu persona y casa, Sancho, lo primero que te encargo es que seas limpio, y que te cortes las uñas, sin dejarlas crecer, como algunos hacen, a quien su ignorancia les ha dado a entender que las uñas largas les hermosean las manos, como si aquel escremento y añadidura que se dejan de cortar fuese uña, siendo antes garras de cernícalo lagartijero: puerco y extraordinario abuso (...) No comas ajos ni cebollas, porque no saquen por el olor tu villanería".

También le aconseja que no diga tantos refranes (pero esto el escudero me parece que no lo va a poder evitar). Aunque le dice a Sancho que su peor defecto es que no sabe escribir. Tras algunas riñas de don Quijote, Sancho le dice que si él cree que no debe ser gobernador no lo será, y el hidalgo entonces se da cuenta de la buena fe de Sancho y le anima a que coja el gobierno de su ínsula prometida:

 "-Señor -replicó Sancho-, si a vuestra merced le parece que no soy de pro para este gobierno, desde aquí lo suelto (...) yo no se más de ínsulas que un buitre; y si se imagina que por ser gobernador me ha de llevar el diablo, más me quiero ir Sancho al cielo que gobernador al infierno.
-Por Dios, Sancho -dijo don Quijote-, que por solo estas últimas razones que has dicho, juzgo que mereces ser gobernador de mil ínsulas: buen natural tienes sin el cual no hay ciencia que valga".


Capítulo 42

El duque le dice a Sancho que se componga para ir a ser por fin gobernador de su ínsula, pero a Sancho ya no le hace tanta ilusión, ahora que ha estado en el cielo prefiere gobernar un trocito de cielo. Cuando el duque le dice que no se lo puede dar, Sancho acepta la ínsula pero asegura que "esto no es por codicia que yo tengo de salir de mis casillas ni de levantarme a mayores, sino por el deseo que tengo de probar a qué sabe el ser gobernador".

Antes de que parta, don Quijote le da algunos consejos sobre el buen gobernante, como por ejemplo:

"Hallen en ti más compasión las lágrimas del pobre, pero no más justicia, que las informaciones del rico. Procura descubrir la verdad por entre las promesas y dádivas del rico, como por entre los sollozos e importunidades del pobre. Cuando pudiere y debiere tener lugar la equiedad, no cargues  todo el rigor de la ley del delicuente, que no es mejor la fama del juez riguroso que la del compasivo. Si acaso doblares la vara de la justicia, no sea por el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia".

 Capítulo 41

Después de mucho esperar aparece el caballo de madera Clavileño en el que se suben Sancho y don Quijote con los ojos tapados. El caballero pone en marchar el caballo usando la clavija que tiene en la frente y los duques les dicen lo alto que se están elevando. Sancho sagazmente desconfía, pues para estar volando alto, las voces se les oyen muy bien y muy cerca, pero don Quijote le advierte que en una aventura mágica todo puede ocurrir.

Después ambos empiezan a sentir fuertes ráfagas de aire, y piensan que han llegado a la región donde se forma el granizo. Esto no eran más que fuelles que habían dispuesto los duques para engañarlos. Después empiezan a sentir calor (son unas estopas que quemaron delante de ellos los criados de los duques) y creen haber llegado a la región del fuego.

Finalmente, estallan unos cohetes escondidos en la barriga del caballo y don Quijote y Sancho acaban tirados en el suelo apareciendo rodeados de los duques y los criados en el mismo castillo, donde encuentran un padrón de Malambruno que asegura que se da por satisfecho por la valentía de don Quijote y que libera a las dueñas de sus barbas. Don Quijote y Sancho están muy contentos con lo bien que ha salido la aventura y los duques también con todo lo que se han reído de los dos amigos.


Capítulo 40

El capítulo comienza con una alabanza al supuesto primer autor de esta aventura, Cide Hamete. Y digo yo, ¿es Cervantes que con ironía se alaba a sí mismo?:

"Real y verdaderamente, todos los que gustan de semejantes historias como ésta deben de mostrarse agradecidos a Cide Hamete, su autor primero, por la curiosidad que tuvo en contarnos las semínimas della, sin dejar cosa, por menuda que fuese, que no la sacase a la luz distintamente: pinta los pensamientos, descubre las imaginaciones, responde a las tácitas, aclara las dudas, resuelve los argumentos".

Tras esto continúa la narración. Todos maldicen al gigante por hacerle semejante jugarreta a unas pobres mujeres sin hacienda que no se pueden quitar las barbas, y Quijote se ofrece presto a ayudar a su causa. Trifaldi les dice a Sancho y don Quijote que para ayudarlas tendrán que subir en un caballo de madera, llamado Clavileño el Alígero, que Malambruno enviará esa noche, para en él volar hasta donde les espera el gigante. Sancho, al principio reticente de volar en un caballo por solo ayudar a unas dueñas, acaba cediendo ante los lamentos de la Dolorida.

Capítulo 39

La reina Maguncia, por la tristeza de ver realizado el matrimonio entre Clavijo y Antonomasia, murió a los tres días. Entonces llegó el gigante y encantador Malambruno, primo de la reina que para vengarla transformó a Antonomasia en una jimia de bronce y a Clavijo en un cocodrilo de metal desconocido, y entre ambos puso un padrón también de metal que dice: "No cobrarán su primera forma estos dos atrevidos amantes hasta que el valeroso manchego venga conmigo a las manos en singular batalla, que para solo su gran valor guardan los hados esta nunca vista aventura".

Además el gigante hizo crecer la barbas a todas las dueñas que por eso llevan las caras cubiertas.

 Capítulo 38


Tras la discusión entra la condesa Trifaldi, acompañada de doce dueñas, todas cubiertas con velos negros, y  empieza a contar su historia con grandes superlativos que imita Sancho en una escena bastante cómica.

"-... quisiera que me hicieran sabidora si está en este gremio, corro y compañía el acendradísimo caballero don Quijote de la Manchísima y su escuderísimo Panza.

-El Panza -antes que otro respondiese, dijo Sancho- aquí está, y el don Quijotísimo asimismo; y así, podréis, dolorosísima dueñísima, decir lo que quisieridísimis, que todos estamos prontos y aparejadísimos a ser vuestros servidorísimos".

Ella era la cuidadora de la princesa Antonomasia, hija de la reina Maguncia, en el reino de Candaya. Trifaldi, y ejerciendo de celestina, ayudó a los amoríos de la princesa y el caballero Clavijo. La princesa quedó embarazada y prometida en matrimonio con Clavijo.

Capítulo 37
 
El capítulo, muy breve, muestra un discurso sobre la bondad y la maldad de las dueñas. Tras esto Cervantes lo concluye y da paso al siguiente:

 "Y aquí, con este breve capítulo, dio fin el autor, y comenzó el otro, siguiendo la mesma aventura, que es una de las más notables de la historia".

 
Capítulo 36
 
Creo que lo más destacable de este capítulo es la censura que sufrió por parte de la Inquisición una de sus frases, cosa que ignoraba. La duquesa pregunta a Sancho con qué se está dando los azotes para desencantar a Dulcinea y cuando este le contesta que con la mano, ella le reprende pues le parece sacrifio muy leve "... porque la letra con sangre entra, y no se ha de dar tan barata la libertad de una tan gran señora como lo es Dulcinea por tan poco precio; y advierta Sancho que las obras de caridad que se hacen tibia y flojamente no tienen mérito ni valen nada". La frase censurada es la que aparece subrayada y no está muy claro el motivo de la censura.

El capítulo finaliza con lo que parece será la próxima burla de los duques, entrando en escena Trifaldin, el escudero de la condesa Trifaldi, también conocida como la dueña Dolorida y que llega al castillo de los duques buscando amparo y también "al valeroso y jamás vencido caballero don Quijote de la Mancha".

Capítulo 35
 
Ante don Quijote y Sancho aparecen Dulcinea y el gran mago Merlín, quien asegura a don Quijote que para desencantar a su amada "es menester que Sancho, tu escudero, se dé tres mil azotes y trescientos en ambas sus valientes posaderas".

Sancho, naturalmente se niega "¿Parí yo, por ventura, a la señora Dulcinea del Toboso, para que paguen mis posas lo que pecaron sus ojos? El señor mi amo sí, que es parte suya, pues la llama a cada paso mi vida, mi alma, sustento y arrimo suyo, se puede y debe azotar por ella y hacer todas las diligencias necesarias para su desencanto; pero ¿azotarme yo...? ¡Abernuncio!".

Ante los malos modos en que se lo piden, el escudero les intenta enseñar un poco de humildad: "Aprendan, aprendan mucho en enhoramala a saber rogar, y a saber pedir, a tener crianza...".

Pero de nada le sirve, pues el duque le amenza con que si no se azota no le dará su ínsula. Ante esto Sancho accede pero asegurando que lo hará a su ritmo...

¡Ay! Pobre Sancho, espero que se escape de esta...

Capítulo 34
 
Los duques preparan una nueva burla a Sancho y a don Quijote que empieza porque ambos participen en la cacería de un jabalí. En el trascurso de la misma, y por accidente, Sancho acaba colgado de un árbol con peligro de caer ante el jabalí, y entonces queda claro que el amor de Sancho por su burro es mutuo: 

"... y, volviendo la cabeza don Quijote a los gritos de Sancho, que ya por ellos le había conocido, viole pendiente de la encina y la cabeza abajo, al rucio junto a él que no le desamparó en su calamidad; (...) pocas veces vio a Sancho Panza sin ver al rucio, ni al rucio sin ver a Sancho: tal era la amistad y buena fe que entre los dos se guardaban".

Una vez salvado Sancho y descansando en la comida, el duque y el escudero opinan de la caza y de lo que ha de hacer un buen gobernante, y Sancho, como siempre, muestra que tiene mucha cabeza:

"-Eso es lo que digo yo -repondió Sancho-: que no querría yo que los príncipes y los reyes se pusiesen en semejantes peligros, a trueco de un gusto que parece que no le había de ser, pues consiste en matar a un animal que no ha cometido delito alguno.

-Antes os engañáis, Sancho -respondió el duque-, porque el ejercicio de la caza de monte es el más conveniente y necesario para los reyes y príncipes que otro alguno. La caza es una imagen de la guerra: hay en ella estratagemas, astucias, insidias para vencer a su salvo al enemigo; padécense en ella fríos grandísimos y calores intolerables; menoscábase el ocio y el sueño, corrobóranse las fuerzas, agilítanse los miembros del que la usa (...). Así que, ¡oh Sancho!, mudad de opinión, y, cuando seáis gobernador, ocupaos en la caza y veréis como os vale un pan por ciento".

Pero estas razones no convencen a Sancho que asegura que "la caza y los pasatiempos más han de ser para los holgazanes que para los gobernadores".

Después, con la llegada del crepúsculo se pone en marcha la burla de los duques, y aparece un "diablo" que le dice al Caballero de los Leones que ha de quedar con Montesinos para desencantar a Dulcinea. Don Quijote se lo cree, pero Sancho es muy espabilado, ve algo raro y se admira de "que, a despecho de la verdad, querían que estuviese encantada Dulcinea".

Entre la amistad de Sancho y su rucio, y las reflexiones acerca de la caza y de los buenos gobernantes del escudero, este es otro capítulo del Quijote que he disfrutado mucho.


Capítulo 33
 
Sancho y la duquesa se quedan solos y esta le pregunta cómo es que un buen escudero como es él, ha podido mentir a su caballero haciéndole creeer que le entregó una carta a Dulcinea (se refiere a un episodio que sucede en la primera parte de El Quijote). Sancho, que también le relata a la duquesa el posterior episodio de cuando miente a don Quijote haciéndole creer que Dulcinea era una labradora, le dice que hizo esto porque "... tengo a mi señor por loco rematado (...) pero, a todo esto, verdaderamente y sin escrúpulo, a mí se me ha sentado que es un mentecato".

Entonces la duquesa dice: "Pues don Quijote de la Mancha es loco, menguado y mentecato, y Sancho Panza su escudero lo conoce, y, con todo eso, le sirve y le sigue y va atenido a las vanas promesas suyas, sin duda alguna debe de ser él más loco y tonto que su amo; y siendo así, como lo es, mal contado te será, señora duquesa, si al tal Sancho Pazna le das ínsula que gobierne, porque el que no sabe gobernarse a sí ¿cómo sabrá gobenar a otros?".
 
La respuesta de Sancho es magnífica: "... somos de un mismo lugar, he comido su pan, quiérole bien, es agradecido, diome sus pollinos, y, sobre todo, yo soy fiel".
 
Después continúa con su respuesta (porque cuando Sancho coge carrerrilla para hablar no hay quien le pare) y, encadenando un refrán con otro, deja perlas de sabiduría popular.

Siguiendo con la conversación, la duquesa (que no sé hasta qué metas querrá llevar la burla) acaba convenciendo a Sancho de que no es la cosa como le pareció, que Dulcinea era en verdad la labradora que vio pues en verdad "está tan encantada como la madre que la parió ."

Se acaba el capítulo con los duques preparando más burlas para don Quijote y Sancho

Capítulo 32
 
Don Quijote responde al eclesiástico asegurándole que si no fuera eclesiástico no le tendría ningún respeto y que además sus palabras han sido malintencionadas pues "... el haberme reprehendido en público y tan ásperamente ha pasado todos los límites de la buena reprehensión, pues las primeras mejor asientan sobre la blandura que sobre la aspereza, y no es bien que sin tener conocimiento del pecado que se reprehende llamar al pecador, sin más ni más, mentecato y tonto”.

Tras asegurar el duque que dará una ínsula a Sancho, el eclesiástico opta por marcharse de la comida viendo que nadie le hace caso.

Aunque lo que más destaco de este capítulo es algo que no entiendo del todo. Cuando don Quijote y la duquesa hablan acerca de Dulcinea, el primero parece no tener claro si su dama existe realmente: 

"-En eso hay mucho que decir -respondió don Quijote-. Dios sabe si hay Dulcinea o no en el mundo, o si es fantástica o no es fantástica; y éstas no son de las cosas cuya averiguación se ha de llevar hasta el cabo ".

Además, de todo esto, nuestros amigos sufren más burlas, en esta ocasión por parte de los criados de los duques, sin darse cuenta de lo que sucede.

Capítulo 31

Este capítulo ha sido muy interesante y me ha gustado mucho.

Llegados al castillo de los duques, todos reciben a don Quijote y Sancho con gran pompa,  echándole al primero un manto escarlata por los hombros y vitoreándole. Aquí tenemos una reflexión muy interesante que nos da a entender que en verdad don Quijote no está tan loco como parece, pues para don Quijote "aquél fue el primer día que de todo en todo conoció y creyó ser caballero andante verdadero, y no fantástico".

En este capítulo Sancho, que sin duda es mi personaje favorito (más que don Quijote), vuelve a demostrar por qué me cae tan bien. Cuando llegan a casa de los duques lo primero que hace es preocuparse por su asno, como hombre de buen corazón que es. Le pide a una dueña que cuide de su asno pero esta no se lo toma muy bien y le contesta que eso no son trabajos que haga ella. Sancho, que además de buen corazón tiene gran ingenio, le rebate con lo que oyó decir de Lanzarote en un poema, lo cual a la dueña enfurece más:

"-Pues en verdad -respondió Sancho- que he oído decir a mi señor, que es zahorí de las historias, contando aquella de Lanzarote

 Cuando de Bretaña vino
 que damas curaban de él/
 y dueñas de su rocino; 

y que en el particular de mi asno, que no le trocara yo con el rocín del señor Lanzarote.
-Hermano, si sois juglar -replicó la dueña-, guardad vuestras gracias para donde lo parezcan y se os paguen, que de mi podréis llevar sino una higa.
-¡Aun bien -respondió Sancho- que será bien madura, pues no perderá vuesa merced la quínola de sus años por punto menos!
-Hijo de puta -dijo la dueña, toda ya encendida en cólera-, si soy vieja o no, a Dios daré la cuenta, que no a vos, bellaco, harto ajos". (Yo casi me muero de risa).

Cuando llega la hora de comer se une a los duques y a nuestros amigos un eclesiástico del que asegura Cervantes, con su aguda pluma, que es "destos que, como no nacen príncipes, no aciertan a enseñar cómo lo han de ser los que lo son; destos que quieren  que la grandeza de los grandes se mida con la estrechez de sus ánimos; destos que, queriendo mostrar a los que ellos gobiernan a ser limitados, les hacen ser miserables; destos tales, digo que debía de ser el grave religioso que con los duques salió a recebir a don Quijote".

Pues este eclesiástico miserable reconoce a don Quijote y con gran dureza, incluso llamándole don Tonto, le dice que se deje de majaderías y que se vuelva a su casa. La respuesta de don Quijote la tendremos que esperar en el siguiente capítulo.


Capítulo 30

Sancho y don Quijote se encuentran con una pareja de duques que está cazando. A través de Sancho, don Quijote les ofrece sus servicios y la pareja los aceptan rápidamente. El motivo es que conocen a don Quijote, El Caballero de la Triste Figura, por haber leído las aventuras del hidalgo de la primera parte y pretenden mofarse de él.

Lo invitan a su casa donde prepararán todo para que don Quijote y Sancho sean tratados como si de verdad fueran un caballero andante con su escudero.

81 comentarios:

  1. Hola Atalanta si que se pone interesante el libro, risas y emoción por saber que ocurrirá, me alegro que lo estés disfrutando tanto. Disfruta de la semana leyendo a tu querido Stephen King.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lecturina!
      Esta segunda parte me está gustando más que la primera :-)
      Besos!

      Eliminar
    2. Pues mucho ánimo y que te guste más y más ^^
      <3

      Eliminar
    3. Gracias! De momento es así :-)
      Un beso!

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Me alegro de ver que vas avanzando tanto, yo sería incapaz >.<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es más entretenido de lo que parece :-) Además, poquito a poco no se hace cuesta arriba :-)
      Besos!

      Eliminar
  3. Qué mal que lo llevaría yo. No me decido con esta obra, y debo reconocer que me lo he pasado muy bien con algunos pasajes que habéis comentado. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La segunda parte del Quijote me parece más entretenida que la primera, pero con un capítulo o dos a la semana es fácil de leer.
      Besos, Lady Aliena!

      Eliminar
  4. Ya te comenté que esta segunda parte me gusta más. Vas viento en popa
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta muy bien esta segunda parte, de momento no hay ningún pasaje pesado. Me alegro de haber seguido con El Quijote :-)
      Besos

      Eliminar
  5. Estos capítulos me están encantando! Lo que me estoy riendo con esta pareja.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amí tamibién. Es que tienen cada salida... XD
      Besos!

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Mucho! Y las que quedarán todavía XD
      Un beso!

      Eliminar
  7. ¡Me encanta esta pareja! Sigue disfrutando con esta gran lectura, que veo que avanzas sin parar =D

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tienes razón, son una pareja estupenda :-)
      Un beso, Laurita!

      Eliminar
  8. Holaaa
    Yo leí este libro en la escuela:)
    Tienes nueva seguidora ^^
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida!
      Yo estoy descubriendo el libro ahora, y me está gustando :-)
      Un beso!

      Eliminar
  9. ¡Hola!
    Buena entrada. Me gusta mucho tu blog ^^
    Ya te sigo, y te dejo mi blog para que te pases. Nos leemos ^^
    http://elrincondefantasiaypapel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!

    Te he nominado al Liebster Award: http://jlcollpoetry.blogspot.com/2015/05/premios-liebster-award-3.html

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Duques y burlas de nuestros pobres amigos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y por lo visto todavía les queda burlas que sufrir...
      Un beso, Mientras Leo!!

      Eliminar
  12. Hola Atalanta vaya parece que en estos capítulos reciben burlas de todas partes los pobres de Don Quijote y Sancho pero veo que ellos a pesar de todo no salen mal parados, espero que continúes disfrutando de la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, tan mal parados no están saliendo, y Sancho hasta tiene prometida una ínsula!! :-) Aunque estos duques me caen muy mal y sus criados más todavía
      A ver en qué acaba todo :-)
      Un beso!

      Eliminar
  13. Hola Atalanta pobres los protagonistas no salen de una burla para meterse en otra, me alegro que lo estés disfrutando tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta parte es un muy divertida, aunque estos duques no me caen nada bien
      Besos, Lecturina!

      Eliminar
  14. ¡Ánimo que ya queda poco!
    Un beso<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto! a puntito estoy de llegar a la mitad :-)
      Un beso!

      Eliminar
  15. ¡Hola!
    Qué recuerdos me tare este libro y justo estos fragmentos de la historia que has puesto... Las burlas se convierten hasta en algo normal :) Me alegro de que te esté gustando, yo tengo la novela completa en una edición bastante antigua por cortesía de mi abuela :D Ya me lo léi y no creo que vuelva a hacerlo, porque me costó bastante hacerlo, aunque creo que no llegué a acabarlo todo, pero el primer vol. si.
    Disfruta.
    Nos leemos:)

    Un abrazo,
    Raxx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La segunda parte del Quijote está mejor que la segunda. Es más entretenida y las conversaciones de Sancho son mucho más sagaces. Aunque cuando lo acabe creo que tampoco volveré a leerlo entero :-)
      Un beso, Raxx!

      Eliminar
  16. Qué gran lectura pero que lento se me hizo a veces¡¡
    He de reconocer que merece la pena¡¡¡
    besos¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera parte sí que se me hizo algo lenta, pero esta no. La estoy disfrutando mucho :-)
      Besos!!

      Eliminar
  17. Me alegro de que estáis disfrutando de la lectura, yo creo que ya la hubiera dejado hace tiempo :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si superas la primera parte, y empiezas la segunda, ya no te desenganchas XD es que Sancho y Quijote tienen cada una... XD
      Besos!

      Eliminar
  18. La letra con sangre entra
    La de rastros que encontramos en este gran libros que saltaron de sus páginas
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, es una lectura imprescindible :-)
      Un beso!

      Eliminar
  19. Hola guapa!
    Una entrada y una reflexión genial! Admiro a todo aquel que tenga el valor de leerlo xd
    <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta segunda parte se lee muy bien, está muy entretenida, y poquito a poco se pasa en un pis pas :-)
      Besos!

      Eliminar
  20. Hola Atalanta tampoco sabía lo de que hubiera sido censurada esa frase aunque tampoco tiene mucha razón de ser. Ya veo que el pobre Sancho sigue sufriendo, si es que lo meten en cada lío. Gracias por la reseña y espero que continúes disfrutando de sus historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo entiendo muy bien, la verdad...
      Espero que Sancho se pueda librar de los azotes :-)
      Besos!

      Eliminar
  21. Respuestas
    1. Menos de la mitad, pero esta parte no está costando nada :-)
      Besos!

      Eliminar
  22. Holaaa.
    Este libro lo tenía que leer en el colegio y nunca lo hice xD Puede que ahora sea buena idea intentarlo (:
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja poquito a poco se lee bien y la segunda parte es mucho mejor que la primera :-)
      Besos!

      Eliminar
  23. ¡Hola! Acabé odiando este libro porque siempre nos lo hacían leer jaja

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando las lecturas son obligadas suele ser fácil cogerles manía...
      Un beso!

      Eliminar
  24. Siq ue creo que Cervantes tenía una ironía tremenda
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es la primera vez que la usa, y apuesto a que no será la última XD
      Besos, Mientras Leo!

      Eliminar
  25. Hola Atalanta parece que los últimos capítulos son aún más de fantasía y vaya nombres, lo importante es que continúes disfrutando del libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja no podían haberse inventado nombres más feos jejejeje
      Besos!

      Eliminar
  26. Ays, este don Quijote y Sancho... ¡cómo se burlan de ellos! Pobres...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos duques son muy malos...
      Besos, Margari!

      Eliminar
  27. Hola :) Coincido en que la segunda parte del quijote me gusto mucho más que la primera cuando lo tuve que leer, pero bueno, aún asi me costo sudores y horrores terminarlo, asi que ánimo. Un besin^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja en pequeñas dosis semanales se lleva bien, incluso me quedo con la intriguilla de saber qué pasará XD
      Besos!

      Eliminar
  28. Veo que vas "viento en popa" con la lectura del Quijote. Yo he leído este libro tres veces y en cada lectura he encontrado cosas nuevas que me pasaron desapercibidas anteriormente. Ahora, "por tu culpa", me han vuelto a entrar ganas de releerlo. Si es que no tengo solución...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tres veces! Bueno, yo entero no creo que lo vuelva a leer porque la primera parte se me hizo pesada al final, pero esta segunda parte no lo descarto :-)
      Un beso!

      Eliminar
    2. Ya verás como, aunque no te lo creas ahora, dentro de un tiempo te apetecerá releerlo y descubrirás cosas nuevas. Besos.

      Eliminar
  29. Madre mía, le has metido caña al libro xD Me alegro que te esté gustando.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho más de lo que esperaba, estos dos amigos no tienen solución XD
      Un beso!

      Eliminar
  30. Estoy pensando en comprar la edición moderna que ha sacado Destino, aunque todavía no tengo claro eso de que cambie tanto el texto, pierde el encanto. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que esa no me llama, prefiero el texto original aunque sea más lento de leer; me gusta, entre otras cosas, ver las expresiones de la época :-)
      Besos!

      Eliminar
  31. ¡¡Hola!!
    Aplaudo tu predisposición para leerte El Quijote, aunque creo que yo no sería capaz de leerlo completo, espero que esto sea solo por ahora.
    Nos leemos:)

    Un abrazo,
    Raxx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí puedes! Solo hay que dosificarlo un poquito ;-)
      Besos, Raxx!

      Eliminar
  32. Hola Atalanta pobres Don Quijote y Sancho, siempre encuentran algún pilluelo que se quiere burlar de ellos, al menos esta vez no han salido tan mal parados, espero que continúes disfrutando de la lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lecturina!
      Si, siempre anda metida en alguna estos dos :-)
      Un besito!

      Eliminar
  33. Qué constantes sois!!espero que lo sigas disfrutando!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí! Las aventuras de estos dos siempre sorprenden :-)
      Besos, Lesincele!

      Eliminar
  34. Hola Atalanta seguro que te has reído muchísimo, cinco días en cama después de la trifulca con los gatos, :) y Sancho por su lado haciendo de juez, seguro que fue divertidísimo. Y luego que si Don Quijote es un don juan, :) Pues ánimo y a seguir disfrutando de la lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lecturina! Este don Quijote tiene unas ideas... y luego habla de Sancho... La verdad es que me reí un rato, pero con lo de los gatos no. Espero que estos duques se lleven un castigo, la verdad
      Besos!

      Eliminar
  35. Me ha gustado tu entrada. El libro muy bueno y muyyy lento,je,je.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta segunda parte no se me he hecho lenta, la primera sí. Así que tengo ganas de ir a por las siguientes aventuras :-)
      Un beso, Kiara!

      Eliminar
  36. Chica ya lo tienes hecho casi. Y yo que me puse con el de Trapiello...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja así que te hemos metido el gusanillo jejejeje Ya nos contarás que tal está, yo tengo curiosidad :-)
      Un besazo!

      Eliminar
  37. Espero que disfrutes mucho!
    Acabo de descubrir tu blog y ya te sigo ^^
    Espero que te pases por mi perfil
    un beso

    ResponderEliminar
  38. Hola!
    Le tengo muchas ganas a este maravilloso clásico, me ha gustado mucho esta entrada, es genial :)
    Besos, nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rubíes!
      La verdad es que esta segunda parte está bastante mejor que la primera que en algún momento se hace un poco pesada
      Un beso!

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me reservo el derecho de eliminar los comentarios que contengan spam o los que sean ofensivos.