jueves, 25 de agosto de 2016

¡Vacaciones!

¡¡Por fin me han llegado este año las vacaciones!! Así que voy a tomarme un descansito y creo que estaré ausente de la blogosfera hasta el 15 de septiembre, aunque andaré por Twitter cotilleando lo que se cuece en mi ausencia :-) He dejado algunas entradas programadas, espero que se publiquen sin problema.

Antes de irme os pido una ayudita. Casi he conseguido finalizar el Reto Autores de la A a la Z, solo me faltan dos letras para completarlo, la "x" y la "ll". Con la "x" tengo la excusa perfecta para sacar al autor chino Xaiolong de mis pendientes, pero ¿me recomendáis autores cuyo primer apellido empiece por "ll"?


¡Leed mucho y disfrutad de lo que queda del verano!


Fuente de imagen: Eboca

miércoles, 24 de agosto de 2016

Tomates verdes fritos (Fannie Flagg)

TÍTULO: Tomates verdes fritos (en el café de Whistle Stop)
AUTOR: Fannie Flagg
TÍTULO ORIGINAL: Fried Green Tomatoes at the Whistle Stop Cafe
AÑO: 1987
EDICIÓN: Salvat, 1994
GÉNERO: Drama, Comedia

RESUMEN: Evelyn, una mujer de 48 años desencantada con la vida, acompaña a su marido cada semana a la Residencia Rose Terrace donde está ingresada su suegra. Un día, una dulce anciana llamada Ninny Threadgoode empieza, sin más ni más, a contarle cómo era la vida en su pueblo, Whistle Stop. La pobre Evelyn, que no sabe como huir de la anciana, se queda escuchándola. Cada semana, Ninny continúa con su historia y entre las dos mujeres se va estableciendo una fuerte amistad que será el bálsamo que la vida de Evelyn necesitaba.

OPINIÓN PERSONAL:
Tomates verdes fritos guarda entre sus páginas una historia agridulce (mucho más dulce que agria) que deja un regusto muy agradable al finalizarla. No se trata de que no suceda nada malo en la historia, es que el modo en que todo está contado, retratado y resuelto, deja una sensación muy agradable.

Éramos felices y no lo sabíamos”.

La narración de la historia no es lineal. Ninny, en el presente (1985-1986), recuerda para Evelyn parte de su pasado, pero curiosamente en ese pasado no es ella la protagonista sino más bien una espectadora de la historia principal: la de Idgie Threadgoode y Ruth. Aunque este relato abarca varios años, el núcleo se desarrolla en los previos al estallido de la Segunda Guerra Mundial. Ninny, además, no nos cuenta la historia de manera lineal, lo hace dando saltos entre sus recuerdos según se le ocurren las cosas. Eso al principio me resultó un poco confuso, aunque creo que fue porque no me fijaba lo suficiente en las fechas que aparecen siempre antes de cada capítulo. 

Junto con lo que Ninny (que es la encargada principal de adentrarnos en cada episodio de la vida del pequeño pueblo de Whistle Stop) nos cuenta, también aparecen pequeños apuntes del “Semanario de Whistle Stop” a cargo de Dot Weems. No conocí a Dot más que por estas pequeñas aportaciones, pero ella y “su otra mitad” (como se refiere a su marido) me ganaron sin remedio, sobre todo el pobre marido, que parecía un torpe redomado. 

El café Whistle Stop abrió la semana pasada, justo al lado de casa, junto a Correos, y las propietarias Idgie Threadgoode y Ruth Jamison dicen que les va muy bien. Idgie dice que como la gente sabe que a ella no le importa envenenarse, no cocina (…) Dice Idgie que las verduras que entran como guarnición son: maíz a la crema, tomates verdes fritos, bolondrón frito, grelos, guisantes, ñame glaseado, limas o habitas tiernas”.

Y es así cómo nos vamos enterando de las peripecias de Idgie Threadgoode, una chica que dejaría en pañales a Daniel el travieso. Es un torbellino y tiene un carácter de mil demonios si se enfada, pero es una muy buena persona, al igual que toda su familia. Los Threadgoode son esa clase de gente que todos querríamos tener por amigos, no desean el dinero y si pueden ayudar a alguien en algo lo harán gustosos, no por compromiso. 

Cuando Idgie se enamora de Ruth y la rescata de un marido maltratador llevándosela con ella a su casa, los
Threadgoode solo dan saltos de alegría porque al fin ambas podrán estar seguras y felices juntas. Idgie y Ruth serán las propietarias del Café de Whistle Stop, lugar donde se sirven los tomates verdes fritos que dan título al libro. En el café de estas dos fuertes mujeres nunca le faltará un plato a quien lo necesite de verdad, ya sea negro o blanco, tenga dinero para pagar o no.

Uno de los aspectos más importantes de la novela, tal vez la base de la historia, es la amistad. Aunque la homosexualidad está presente no me parece que sea un aspecto crucial. Creo que tienen más peso los temas de la violencia de género y, sobre todo, del racismo del sur de Estados Unidos en la primera mitad del siglo XX. Ver, presenciar, a través del relato de Ninny cómo la justicia y las penas de cárcel dependían del color de la piel… abrumador. Saber que los hombres podían abusar de las mujeres negras con impunidad, que era diferente matar a un blanco que a un negro... Sí, lo sé, son temas duros, pero la manera en que los lleva la novela hace que el amargor que se infiltre en nuestro corazón se borre con otras páginas llenas de ingenio y sonrisas. 

(…) todos los del ferrocarril comían allí, blancos y negros. A los negros les servían por la puerta de atrás. Claro que a muchos no les gustaba que se sirviese a los negros, y tuvo algunos problemas, pero ella replicaba que nadie iba a decirle lo que debía o no debía hacer”.

Porque vaya elementos que son los de la Peña del Hinojo. Como para no reírse con ellos. Ah, no he dicho qué es la Peña del Hinojo… pues es un “club” que fundó Idgie con otros tan cafres como ella y… No, no voy a contar nada más. Si tenéis curiosidad tendréis que leer el libro.

Además de la historia del Idgie y Ruth en el pasado, está la historia de Evelyn en el presente, que aunque me gustó no me interesó tanto como la anterior. Evelyn es una mujer que a los 48 años no encuentra su lugar en el mundo. Está perdida, los tiempos han cambiado y ella no ha sabido verlo, no encuentra sentido a su vida y su frustración la lleva a comer sin parar. No sabe cómo tratar a su marido, ni a los negros, ni a su hija, ni siquiera a sí misma. Pasa por varias fases a lo largo del libro: frustración, ira (la fase "Towanda La Vengadora" es muy buena), felicidad... Y toda su evolución es gracias a Ninny, que como buena Threadgoode es un amor. 

No, no era a la muerte a lo que temía. Era a aquella vida suya que empezaba a recordarle aquella gris estancia de la Unidad de Cuidados Intensivos”.

Al final de esta historia sencilla y divertida, por cierto, encontraremos la receta de esos maravillosos tomates verdes fritos que quizá no podamos disfrutar en el Café de Whistle Stop, pero sí cocinar nosotros mismos (yo les haré algún pequeño cambio). 

No sé si este libro tiene una moraleja, pero si una cosa me ha quedado clara es que "cada uno recoge lo que siembra". La felicidad no necesita de dinero ni de poder, solo de buenos amigos, de amor y… de unos buenos tomates verdes fritos...

Aunque esté sentada aquí en la Residencia Rose Terrace, mentalmente estoy dando cuenta de un plato de tomates verdes fritos en el café de Whistle Stop”.

¿LO RECOMENDARÍA?:
A todo aquel al que le apetezca una lectura agradable con unos temas interesantes de fondo.

VALORACIÓN:

lunes, 22 de agosto de 2016

Historia de un perro llamado Leal (Luis Sepúlveda)

TÍTULO: Historia de un perro llamado Leal
AUTOR: Luis Sepúlveda
AÑO: 2016
EDICIÓN: Tusquets, 2016
GÉNERO: Cuento

RESUMEN: Afmau es un pequeño cachorro de perro que, tras ser rescatado por un jaguar de la muerte en la nieve, llega a un poblado mapuche en Chile. Allí crece junto con otro cachorro humano, Aukamañ, convirtiéndose ambos en hermanos. La felicidad se acaba cuando unos humanos con armas llegan al poblado mapuche.

OPINIÓN PERSONAL: Preciosa. Una historia preciosa. Emotiva. Tierna. Sabia.

Sepúlveda ha creado esta hermosa historia como homenaje a los cuentos, rebosantes de amor a la madre tierra, que oía narrar a su tío abuelo mapuche (pueblo amerindio del sur de Chile) a los niños en los rojizos atardeceres de la Araucanía.

Nuestro narrador es Afmau, un perro pastor alemán que dejó ya lejos su niñez y ahora es obligado por unos crueles humanos a dar caza a un fugitivo. Mientras Afmau pone todo su empeño en lograr que esos humanos no consigan su objetivo recuerda como ha sido su vida.

Este cachorro ha demostrado lealtad con monwen, la vida, no ha cedido a la cómoda invitación de lakonn, la muerte, y por eso se llamará Afmau, que en nuestra lengua significa leal y fiel”.

Nawel, el jaguar, rescatando a Afmau.
Evoca los tiempos en que el nawel, el jaguar, le salvó la vida. Los tiempos en que llegó a un poblado mapuche y allí un pichiche, un cachorro humano, se convirtió en su peñi (hermano). Recuerda cómo el hombre más sabio del poblado mapuche les enseñó, a él y a su hermano el cachorro humano, a amar y a entender la naturaleza de la que formaban parte.

(…) en el comienzo de los tiempos, el ngünemapu dispuso que los animales y los hombres no se entendieran hablando, sino a través de los sentimientos expresados en la forma de mirar”.

En el relato de Afmau se van intercalando palabras mapuches que dotan de más energía aún a esta hermosa e intensa historia (las cuales se recogen en un glosario al final del libro) y que no entorpecen la lectura sino que la enriquecen. Este precioso y corto cuento (86 páginas sin contar el glosario), está ilustrado además con unos bellos dibujos de Marta R. Gustems. 

Es una historia llena de bondad y del amor y del respeto a la  naturaleza que algunos humanos han olvidado. Se nota en cada letra escrita la sensibilidad de esta obra, que sin duda os recomiendo. Un cuento de lealtad y amistad del que creo que imposible no enamorarse.

No me cuesta cazar a tunduku, el ratón de las montañas, lo degüello de un mordisco, pero antes de comérmelo recuerdo lo que aprendí de la Gente de la Tierra y gruño suavemente: «Así como che, el hombre, pide perdón a aliwen, el árbol, antes de talarlo, y a ufisa, la oveja, antes de quitarle la lana, yo te pido perdón, tunduku, por saciar mi hambre con tu cuerpo»“.

¿LO RECOMENDARÍA?: Sí. Aunque he visto opiniones que dicen que no es una historia triste, yo necesité coger el pañuelo.

VALORACIÓN:

jueves, 18 de agosto de 2016

El invierno más largo (Cecilia Ekbäck)

TÍTULO: El invierno más largo
AUTOR: Cecilia Ekbäck
TÍTULO ORIGINAL: Wolf-Winter
AÑO: 2015
EDICIÓN: Roca Editorial, 2016
GÉNERO: Misterio

RESUMEN: Laponia, 1717. Maija, su marido Paavo y sus dos hijas, Frederika y Dorotea, emigran desde Finlandia a la Laponia sueca, para convertirse en colonos en la zona del monte Blackåsen. Un día Frederika y Dorotea encuentran el cadáver de un hombre en el monte. Algunos colonos dicen que se trata del ataque de un animal, pero Maija sabe que no es cierto y empieza una investigación por su cuenta que la llevará a conocer los secretos del monte, de sus vecinos, y del sacerdote Olaus, quien también se verá en la obligación de investigar la muerte del colono.

OPINIÓN PERSONAL: El invierno más largo es la primera novela de Cecilia Ekbäck, y estoy segura de que leeré la siguiente, titulada en inglés como In the month of the midnigth sun, en cuanto salga en español, porque he disfrutado mucho de su opera prima.  

He visto calificar El invierno más largo muchas veces como de suspense o thriller, pero creo que carece del ritmo trepidante del thriller y en mi modesta opinión apunta más a una novela de misterio. Pero las barreras son difusas y no dejan de ser clasificaciones artificiales, a veces engorrosas y engañosas. Además de esa parte de misterio (o suspense), tiene otra de misterio sobrenatural cercana a la fantasía, que a mí me ha gustado y que creo que no molestará, por la forma en que está llevada, a ningún lector aunque no sea asiduo a esos temas. 

Para mí, lo mejor de esta novela es la ambientación. Un paraje solitario, con cientos de kilómetros habitados por naturaleza salvaje, donde la nieve puede hacer imposible llegar a ver al vecino durante meses, y donde el hogar puede convertirse en una cárcel de la que es físicamente imposible huir. La atmósfera conseguida puede resultar agobiante y claustrofóbica, lo cual no deja de asombrarme, teniendo en cuenta la vastedad del territorio abierto que la autora nos detalla, tanto en verano como en invierno, ese invierno largo y oscuro que parece ser eterno. Aunque la oscuridad suele ser mucho más angustiante que la luz, en este caso me resultó más agobiante imaginarme ese sol de medianoche perpetuo.

En esa época del año, la luz duraba mucho más. Solamente el cambio en los ruidos del bosque y la inclinación del sol le decía que había caído la tarde, y más tarde que había llegado la noche”.

En el libro los personajes importantes son las mujeres, fuertes e independientes, moldeadas por el clima. Luchadoras y sabias, depositarias de tradiciones y sabiduría ancestral. Paavo, el marido de Maija (la principal protagonista de la historia) es un hombre con miedo al que no llegué a conocer tanto como hubiera querido. El único personaje masculino importante en la novela es el sacerdote Olaus, un hombre con sus propios secretos. A través de él se nos muestra cómo el fuerte papel de la Iglesia en la vida de la sociedad iba más allá de la religión, involucrándose los sacerdotes en labores civiles.

Es cierto que el final me dejó un poco de amargor, me hubieran gustado más explicaciones sobre el futuro de los personajes. Espero que la autora continúe su historia en algún momento, además parece que da pie a ello.

El estilo de la autora es particular, usa muchas veces escenas cortas, escuetas, que zanja de golpe sin ahondar en más explicaciones, al menos esa fue una sensación que me dio la lectura. Cecilia Ekbäck, como mencioné antes, realiza unas descripciones del entorno, de la naturaleza, que consiguen transportar al lector hasta el frío paisaje, hasta ese recóndito lugar de la tierra, dotando a la lectura de cierto ritmo pausado, si bien esa característica no hace que la historia flojee en lo más mínimo. Es una novela que invita a ser más degustada que devorada. La intriga se lleva con calma. De todas formas eso no quiere decir que no haya giros inesperados ni que no exista intriga. 

La umbría de la montaña estaba repleta de matorrales entre las píceas. La tierra era fresca y la hierba estaba húmeda. Maija afirmaba bien cada pie para no resbalar. Respiraba deprisa. Más abajo, el río bordeaba la cara norte de la montaña, deslizándose entre la masa verde como una serpiente. Una serpiente lanzada hacia la cordillera azul del horizonte”.

El invierno más largo expone la lucha del hombre contra la naturaleza, la crudeza de la vida de los colonos en una zona terrestre que no favorece la vida, un lugar donde la supervivencia es puesta a prueba continuamente.

Aquí los seres humanos no son nada”.

Laponía en invierno. Fuente de imagen: Viajes Laponia

Pero el hombre no solo lucha contra la naturaleza. También puede sentirse unido a ella, y respetarla, no solo poner todos sus esfuerzos en domarla. Los lapones nos muestran cómo es eso posible. Culturas diferentes tienen diferentes maneras de ver la vida. Me hubiera gustado saber más sobre la vida de los lapones en esa época, fue una parte que disfruté especialmente.

–Nuestro hogar es el bosque –contestó–. Solo los colonos tienen la necesidad de poseer. Como si los humanos pudiera llegar a poseer algo”.

Algo muy presente en El invierno más largo es el miedo, no solo del miedo a lo desconocido, o a los monstruos, sino el miedo a la pérdida, al pasado, y para mí, el más importante, el miedo a  los otros. A ser consciente de que los demás pueden pasar de ser una ayuda a una condena a muerte.

Las personas sabías temían el miedo”.

Los ojos vigilantes de un pueblo… Los pueblos eran algo bueno, pero no lo eran si se construían sobre cimientos equivocados. Porque esos ojos enseguida podían dejar de vigilar el peligro exterior para mirar hacia dentro, y entonces nunca se sabía a qué extremos llegarían las cosas” .

El título original de la novela es Wolf Winter, y cuando se lee el libro resulta mucho más acertado para la historia que el que se le ha dado en español. La autora explica, al acabar la novela, ampliamente el significado de la expresión "Wolf Winter", algo que me ha parecido muy interesante y un bonito regalo para los lectores.

Era evidente que el lobo no solo era un animal salvaje, sino algo más: era una parte de la noche. Y obviamente, podía atravesar las puertas cerradas”.

Resumiendo, si queréis una novela de misterio en un paraje agobiante donde disfrutar del frío, donde la naturaleza se rebele indomable y se necesite toda la fuerza de voluntad para sobrevivir, creo que esta puede ser una buena opción.

La gente lo ignoraba, pero el gris podía ser el color más violento de todos. Todo prosperaba calladamente bajo el gris”.

¿LO RECOMENDARÍA?: Sí.

VALORACIÓN:

miércoles, 17 de agosto de 2016

Reto Tres Citas, Tres Días: 2

Hoy os traigo la segunda cita del reto. Es de la novela 1984 (reseña aquí) de George Orwell, un libro que no me canso de recomendar.

"Los mejores libros son los que nos dicen lo que ya sabemos".

Mis blogs nominados de hoy son:
Érase una vez
Las palabras soñadas
Escalera de teclas