lunes, 27 de abril de 2015

El Quijote. 2ª parte (Capítulos 15-29). Reto.

Capítulo 29

En este capítulo sucede una aventura que me ha recordado a la famosa de los molinos de viento de la primera parte. Sancho y don Quijote llegan a las orillas del río Ebro. Encuentran un extraño barco sin remos y don Quijote le asegura a Sancho que han de embarcarse en él y soltar amarras pues allí les espera una aventura. Lo hacen y Sancho, que oye revolverse a su asno y a Rocinante en tierra, empieza a llorar por dejar a sus amigos, pero se calma cuando ve que no se alejan mucho de ellos.
 
Divisan desde el barco unos molinos que don Quijote toma por castillos donde cree que habrá de rescatar a alguna princesa en apuros, suposición que ve reforzada cuando varios hombres cubiertos de harina salen gritándole que se alejen de las ruedas o se ahogarán. Por los pelos se salvan, pero el barco queda destrozado y don Quijote ha de pagarlo después de ver que no había castillos ni princesas, y de concluir que probablemente todo había sido una jugarreta de algún hechicero. Sin embargo, parece que don Quijote empieza a cansarse de tantas dificultades, pues acaba diciendo:

"- ... que todo en este mundo es máquinas y trazas, contraias unas de otras. Yo no puedo más."

Capítulo 28

Sancho está bastante enfadado con don Quijote porque este puso pies en polvorosa y no trató de ayudarlo mientras le daban varapalos los vecinos del pueblo del rebuzno, y le recrimina que haya huido. Pero don Quijote le asegura que no ha huido, que se ha retirado sabiamante, y que eso no es lo mismo. Pero Sancho continúa con resquemor y amenaza con volverse a casa y exige su paga. Finalmente ante los reproches de don Quijote y la mención de su prometida ínsula se arrepiente de sus palabras y decide continuar al lado del Caballero de los Leones.
 
 Capítulo 27

Conocemos en este capítulo la verdadera indentidad del titiritero maese Pedro, que resulta ser uno de los presos a los que don Quijote dio la libertada en la primera parte y quien le robó el burro a Sancho. Y esa es la razón por la que conoció la identidad de caballero y escudero, y no porque se lo dijera el mono.

Después del alboroto de la venta prosiguen su camino don Quijote y Sancho cayendo en una aventura de la que vuelven a salir malparados. Ambos se encuentran con la gente del pueblo del rebuzno a punto de empezar a batallar por desquitarse del pueblo que de ellos se burla, pero don Quijote interviene y les dice que solo hay cuatro o cinco causas para ir a tomar las armas, según su juicio: 

"- (...) la primera, por defender la fe católica; la segunda, por defender su vida, que es ley natural y divina; la tercera, en defensa de su honra, de su familia y hacienda; la cuarta, en servicio de su rey, en la guerra justa; y si le quisiéremos añadir la quinta, que se puede contar por segunda, es en defensa de su patria (...); pero tomarlas por niñerías y por cosas que antes son de risa y pasatiempo que de afrenta, parece que quien las toma carece de todo razonable discurso". 

Quiso seguir con las razones Sancho, pero con tan mala idea que se puso a rebuznar, lo que a alguno le pareció un insulto y acabó asestándole un varapalo. Don Quijote le quiso vengar pero eran tantos contra él que hubo de poner pies en polvorosa, con Sancho siguéndole detrás.


  Capítulo 26

Continuando en la venta, asistimos a una representación con los títeres, pero don Quijote cree que es real lo que ve y acaba destrozando todos los muñecos. Mientras, entre tanto jaleo el mono se escapa. Finalmente todos llegan a un acuerdo pagando don Quijote una cantidad por el desastre que armó.


 Capítulo 25

Llegados a la venta, y ansioso don Quijote por oir la historia del hombre de las armas, le ayuda a dar de comer a su jumento, lo que parece ser una señal de la humildad de don Quijote, a quien no le importa hacer trabajos que no son de su condición de caballero.
 
Después este hombre le cuenta su historia, que es muy graciosa: unos hombres se van a buscar a un burro al monte y se ponen a rebuznar para atraerlo, tan asombrados quedan de lo bien que lo imitan que deciden contarlo al pueblo entero a su regreso. Otros pueblos cercanos se enteran de la anécdota y empiezan a burlarse de sus vecinos, así que "el pueblo de los rebuznos" decide luchar contra los que de ellos se burlen.
 
Tras esa historia entra en la venta un titiritero (Maese Pedro) y su mono "adivino". Por dos reales el mono dice el pasado y el presente, pero no el futuro. Sancho tiene bastante (aunque no suficiente) cabeza y dice que:
 
"-¡Voto a Rus -dijo Sancho-, no dé yo un ardite porque me digan lo que por mí ha pasado!; porque, ¿quién lo puede saber mejor que yo mesmo? Y pagar yo porque me digan lo que sé, sería una gran necedad; pero, pues sabe las cosas presentes, he aquí mis dos reales, y dígame el señor monísimo qué hace ahora mi mujer Teresa Panza, y en qué se entretiene".
 
Maese Pedro cae entonces de rodillas reconociendo a don Quijote como un gran caballero, y a su magnífico escudero Sancho Panza, quienes se asombran de que haya adivinado quienes eran. Don Quijote empieza a pensar que ese titiritero tiene tratos con el diablo. Le preguntan también al mono sobre la veracidad de las aventuras de la cueva de Montesinos, y dice que unas son verosímiles y otras no. Y ya está. En fin, que este embacaudor a mí me parece que no se lo trabaja mucho...

Capítulo 24

Continúan las aventuras, llegándose el hidalgo y sus dos compañeros a una venta cercana a una ermita. Por el camino se encuentran con un hombre con mucha prisa que carga con unas armas y que promete contarles su historia cuando se encuentren en la venta, y también con un joven paje que va a pie para servir en la guerra. Don Quijote alaba su buen juicio y le asegura que :

" ...no hay otra cosa en la tierra más honrada ni de más provecho que servir a Dios, primeramente, y luego, a su rey y señor natural, especialmente en el ejercicio de las armas, por las cuales se alcanzan, si no más riquezas, a lo menos, más honra que por las letras, como yo tengo dicho, muchas veces".

Y le recuerda además que, como dijo Julio Cesar, la mejor muerte:

"... es la impensada, la de repente y no prevista; y, aunque respondió como gentil y ajeno del conocimiento del verdadero Dios, con todo eso, dijo bien, para ahorrarse del sentimiento humano; que, puesto caso que os maten en la primera facción y refriega, o ya de un tiro de artillería, o volado de una mina, ¿qué importa? Todo es morir, y acabóse la obra; y, según Terencio, más bien parece el soldado muerto en la batalla que vivo y salvo en la huida".

Parece que las palabras del nuestro caballero gustan tanto a Sancho que se pregunta a sí mismo:

"¿Y es posible que hombre que sabe decir tales, tantas y tan buenas cosas como aquí ha dicho, diga que ha visto los disparates imposibles que cuenta de la cueva de Montesinos?"

 Capítulo 23

Una vez que llegan a la cueva de Montesinos don Quijote se adentra en ella cogido mediante sogas, y tras permanecer dormido allí durante una hora, regresa contando las aventuras que en la cueva le acontecieron. 

Se encontró con Montesinos mismo, de quien la cueva toma su nombre, y este le relató que el malvado brujo Merlín los tiene encantandos a él, a su primo Durandarte y a su amada Belerma, y también a la dueña Ruidera, a sus hijas y sobrinas, y a su escuedero Guadiana. Estos últimos lloraron tanto que Merlín se apiadó de ellos: a las mujeres las acabó transformando en lagunas y a Guadiana en río. 

Asegura también don Quijote que vio a Dulcinea con el aspecto de labradora, lo cual Sancho sabe que es imposible, pues fue una mentira que le contó él hace tiempo. Le dice entonces que en la cueva no ha pasado nada y que todo es una locura de las suyas. Don Quijote no le cree y asegura que le contará más cosas que le sucedieron en  la cueva.

Capítulo 22

Este capítulo ejerce de unión entre la historia de la boda de Quiteria y Basilio y la que será la siguiente aventura de don Quijote.

Tras ser agasajados por los recién casados, el Caballero de los Leones y su escudero se dirigen a la Cueva de Montesinos, acompañados por el primo de Basilio, en busca de nuevas aventuras.

 Capítulo 21

Aparece Basilio en la boda y parece que el acontecimiento se va a tornar en un velorio pues el desdichado se clava un estoque en el pecho, y con sus últimas fuerzas pide casarse con Quiteria para salvar su alma. Esta consiente en entregarle la mano de esposa, y Sancho les apura pues le parece que mucho habla Basilio y no le va a dar tiempo de morir en paz:

"Quiteria, toda honesta  y toda vergonzosa, asiendo con su derecha mano la de Basilio, le dijo:
-Ninguna fuerza fuera bastante a torcer mi voluntad; y así, con la más libre que tengo te doy la mano de legítima esposa, y recibo la tuya, si es que me la das de tu libre albedrío, sin que turbe ni contraste la calamidad en que tu discurso acelerado te ha puesto.
-Sí, doy -respondió Basilio-, no turbado ni confuso, sino con el claro entendendimiento que el cielo quiso darme; y así, me doy y me entrego por tu esposo.
-Y yo por tu esposa -respondió Quiteria-, ahora vivas largos años, ahora te lleven de mis brazos a la sepultura.
-Para estar tan herido este mancebo -dijo a este punto Sancho Panza- mucho habla; hánganle que se deje de requiebros y atienda a su alma".

Pero Basilio, una vez tomada por esposa a su amada, se saca el estoque y muestra que no hay herida alguna en su cuerpo. Fue todo un ardid para engañar a Camacho, quien burlado saca la espada, y a punto está de estallar una pelea si no es por don Quijote que recuerda que en el amor y en la guerra todo vale.

Quiteria y Basilio se marchan de la boda y don Quijote los sigue acompañado de Sancho, quien está muy apenado por todas las ollas de comida que deja a sus espaldas.

Capítulo 20

En este capítulo nos relata Cervantes la fiesta que se prepara en la boda entre Camacho y Quiteria. Sancho es muy feliz entre tanta comida que hay para llenar el estómago, tan feliz que incluso cambia de opinión y piensa que está muy bien eso de mirar más por el tener que por el amor, y se declara seguidor de Camacho y no de Basilio:
" (...) que tanto vales cuanto tienes, y tanto tienes cuanto vales. Dos linajes solos hay en el mundo, como decía una agüela mía, que son el tener y el no tener, aunque ella al del tener se atenía (...). Un asno cubierto de oro parece mejor que un caballo enalbardado. Así que vuelvo a decir que a Camacho me atengo, de cuyas ollas son abundantes espumas gansos y gallinas, liebres y conejos; y de las de Basilio serán, si viene a mano, y aunque no venga sino al pie, aguachirle."
 
Y Sancho que está inspirado con el banquete, encuentra con el hambre y la comida una comparación tan buena con la muerte que hasta don Quijote se asombra:

"(...) que no hay que fiar en la descarnada, digo, en la muerte, la cual, también come cordero como carnero; y a nuestro cura he oído decir que con igual pie pisaba las altas torres de los reyes como las humildes chozas de los pobres. Tiene esta señora más de poder que de melindre: no es nada asquerosa, de todo come y a todo hace, y de toda suerte de gentes, edades y preeminencias hinche sus alforjas. No es segador que duerma siestas, que todas horas siega, y corta así la seca como la verde yerba; y no parece que masca, sino que engulle y traga cuanto se le pone delante, porque tiene hambre canina, que nunca se harta; y, aunque no tiene barriga, da a entender que está hidrópica y sedienta de beber solas las vidas de cuantos viven, como quien se bebe una jarra de agua fría".

Capítulo 19

Este capítulo nos pone de manifiesto (no es la primera vez) las ideas que sobre el matrimonio y las mujeres había en la época. 

Don Quijote se encuentra con unos labradores y unos estudiantes que van a una boda muy especial de unos labriegos: el novio es el más rico del pueblo (Camacho), y la novia (Quiteria) es la más hermosa. Pero le cuentan a don Quijote que hay un zagal (Basilio) despechado: amaba a Quiteria pero el padre de ella no los dejó casar pues a pesar de las múltiples virtudes de Basilio no tenía tanta riqueza como Camacho. Sancho piensa que "se casen los que bien se quieren", pero don Quijote le responde que no, que los matrimonios son cosas de padres y no del corazón, utilizando un discurso en el que además parece que considera a las  mujeres muy frívolas y tontas:
 
"Si todos los que bien se quieren se hubiesen de casar -dijo don Quijote-, quitaríase la eleción y la juridición a los padres de casar a sus hijos con quien y cuando deben; y si a la voluntad de las hijas quedase escoger los maridos, tal habría que escogiese al críado de su padre, y tal al que vio pasar por la calle, a su parecer, bizarro y entonado, aunque fuese un desbaratado espadachín; que el amor y la afición con faciliad ciegan los ojos del entendimiento, tan necesarios para escoger estado".

Capítulo 18

Don Qujote y Sancho llegan a la casa de don Diego de Miranda, donde pasan unos días hablando del oficio de la poesía y del de la caballería andante. El hijo de don Diego se queda convencido de la locura del hidalgo a pesar de su buen juicio en otros asuntos (como cuando alaba sus versos). Cervantes, que también cultivó la poesía, nos deja en este capítulo alguna composición poética.

Finalmente ponen rumbo, nuestro caballero y su escudero, a Zaragoza, con mucha pena por parte de Sancho que estaba muy cómodo bajo techo y con comida abundante.

Capítulo 17

Este es de los capítulos que más me ha gustado del Quijote. Una aventura bastante graciosa.
 
Para empezar, Sancho guarda unos quesos en la celada de don Quijote, y cuando este se la pone en la cabeza no sabe si se le están derritiendo los sesos o es que está sudando más que nunca.
 
Luego, don Quijote se acerca al carro de las banderas reales y comprueba que están transportando una pareja de leones. Tras ponerse a cubierto Sancho y el hidalgo con el que se encontraron anteriormente (llamado don Diego de Miranda), don Quijote ordena que liberen a los animales contra los que peleará para demostrar su valentía. Liberan finalmente, tras varias negativas, al león macho, pero este prácticamente no hace nada y decide quedarse tranquilo en su jaula. ¡Don Quijote se nos salva de milagro!
 
Eso sí, ahora quiere cambiar su apodo de Caballero de la Triste Figura a Caballero de los Leones:
 
"-(...) y en esto sigo la antigua usanza de los andantes caballeros, que se mudaban los nombres cuando querían, o cuando les venía a cuento."

Después de superar tan grande temeridad, prosiguen su camino y llegan a la casa de don Diego de Miranda.

Capítulo 16

Está don Quijote muy contento por haber vencido magníficamente en un lance, y no se preocupa porque su enemigo haya sido el bachiller Carrasco, pues está seguro que será cosa de ese mago malvado, que parece perseguirle, para enemistarle con su amigo.

En esto están cuando se encuentran con un hidalgo al que don Quijote deja asombrado tras una interesante conversación sobre la poesía. Pero es posible que el hidalgo cambie de opinión, pues nuestro caballero ha visto un carro lleno de banderas reales y cree que se le presenta una nueva aventura...

Para acabar solo comentar que en este capítulo ha habido un buen montón de términos que he tenido que buscar en el diccionario, os dejo alguno por si tenéis curiosidad:

Alfanje: Especie de sable, corto y corvo, con filo solamente por un lado, y por los dos en la punta.
Tahalí: Tira de cuero, ante, lienzo u otra materia, que cruza desde el hombro derecho por el lado izquierdo hasta la cintura, donde se juntan los dos cabos y se pone la espada.
Arzón: Parte delantera o trasera que une los dos brazos longitudinales del fuste de una silla de montar.



Capítulo 15

Sabemos por fin por qué el bachiller Carrasco se ha disfrazado de Caballero de los Espejos y por qué retó a don Quijote. Todo era un ardid, urdido con el cura y el barbero, para que don Quijote al perder se viera en la obligación de abandonar la actividad de la caballería andante. Pero ¿qué sucedió? Que actuó la Ley de Murphy (en aquel siglo no sé como la llamarían) y el que perdió fue el bachiller. Y ahora está lamiéndose las heridas y planeando vengarse del Caballero de Triste Figura por haberle vencido. ¡Qué mal me cae este hombre!

A parte de esto se nos plante una interesante pregunta: ¿quién es más loco? ¿el que no puede evitarlo o aquél que sin serlo no deja de hacer necedades?

44 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Pues parece que vas avanzando >.<
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si jejeje poquito a poco, de aventura en aventura ;-)
      Besos!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Espero que te guste, de momento creo que esta segunda parte me gusta más que la primera
      Besos

      Eliminar
  3. A mí también me cae muy mal Sansón Carrasco...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde el principio me dio mala espina...
      Besos!

      Eliminar
  4. Os admiro. Yo lo hubiera dejado hace mucho. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas, que si lo empiezas te enganchas a las locuras de Sancho y don Quijote :-)

      Eliminar
  5. Hola Atalanta así es Don Quijote cuándo te sorprende con una lucidez ve gigantes donde hay molinos. A seguir disfrutando del libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja Sí, y eso es parte de su encanto :-)

      Eliminar
  6. Hola Atalanta me alegro que lo hayas disfrutado tanto, por lo que cuentas me imagino el panorama, bastante divertido, si de la que se libró nuestro caballero, :-). Pues a continuar la aventura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que pillaron al león de buen humor XD
      Besos, Lecturina!

      Eliminar
  7. Caballero de los leones!
    Me acuerdo de por dónde vas :-)
    Parece que esta parte te está gustando más, a disfrutar
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que sí, de momento no ha habido partes como la de la venta... Espero que siga así.
      Un besazo!

      Eliminar
  8. Hola Atalanta parece que este capítulo ha sido más tranquilo para Don Quijote y Sancho. A continuar la aventura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pero se huelen problemas a lo lejos, no sé como resultará la boda jejeje
      Besos!

      Eliminar
  9. Me encanta ver tus resumenes-opiniones capitulo a capitulo, son geniales. Espero que continues y sigas mostrandonos :) Un besin^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que continúo jejeje además esta segunda parte me está gustando más que la primera :-)
      Besos!

      Eliminar
  10. Vas más ágil, se nota que te gusta más esta parte. He visto que otros se han ido descolgando
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta el momento sí, pero espero que esta boda entre los labriegos que se acerca no desemboque en una de esas historias paralelas que no siempre son muy entretenidas...
      Un beso!

      Eliminar
  11. Muy interesante. He leído el Quijote tres veces y siempre encuentro algo nuevo, alguna historia que me pasó más desapercibida, algún comentario de Sancho o del mismo Don Quijote que me "llega" más que otra vez. Sin duda es un gran libro. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que hay capítulos que están genial, bien por lo que cuentan bien por como lo cuentan. No sé si me atreveré a leerlo entero otra vez cuando lo acabe, pero algunos capítulos seguro que sí :-)
      Besos!

      Eliminar
  12. Hola Atalanta parece que este capítulo ha estado entretenido, "en el amor y en la guerra todo vale" muy bueno, y Sancho pensando en comer, :-). Sigue disfrutando de "El Quijote".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este Sancho... el estómago le tira mucho XD
      Besos!

      Eliminar
  13. ¡Hola!
    Cada vez más adelantada :D
    Besitos!

    ResponderEliminar
  14. Leer este tipo de entradas hace que recuerde mucho el libro y pensaba que tenía mala memoria, pero va ser que no. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que se nos olvidan las cosas pero luego es ponerse a recordar y van saliendo un montón de cosillas :-)
      Besos!

      Eliminar
  15. ¡Holaa!
    Me alegro de que vayas avanzando :D
    Un beso<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Poquito a poquito, pero perseverando :-)
      Besos!

      Eliminar
  16. Hola Atalanta parece que la imaginación de Don Quijote le vuelve a jugar una mala pasada, a ver que más descubrís de lo que sucedió en la cueva en el siguiente capítulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento ya he descubierto el origen la las lagunas de Ruidera y del río Guadina :-) A ver qué más sorpresas hay :-)
      Besos!

      Eliminar
  17. Nunca me atrevi con este libro, a parte de los pocos trocitos que leimos en el cole, tendria que solucionarlo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene algunas partes pesadas, la verdad, pero la mayoría se hace bastante entretenido
      Un beso!

      Eliminar
  18. A mi esta segunda parte siempre me gustó más que la primera
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, está más entretenida, espero que siga así :-)
      Besos!

      Eliminar
  19. Hola Atalanta este capítulo va de animales, me ha encantado la respuesta de Sancho, muy ingenioso, a continuar disfrutando de "El Quijote", feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Sancho tiene unas réplicas... XD
      Feliz semana!!! Y muchas lecturas interesantes!! :-)
      Un beso!

      Eliminar
  20. Me va bien ir leyendo vuestros resúmenes de El Quijote, porque entero creo que no me atrevería. Feliz semana :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Quijote da mucho miedo, pero luego no es para tanto XD, al menos en pequeños tragos jejejeje
      Feliz semana también para ti, Laura!
      Besos!

      Eliminar
  21. Hola Atalanta vaya dos capítulos en ambos salen bastante mal parados pobres es que las desgracias no les abandonan, pues a continuar con la aventura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacía tiempo que les iba todo más o menos bien... pobrecillos...
      Un beso!

      Eliminar
  22. Hola Atalanta vaya con Don Quijote es el que los mete en todos los desaguisados y luego se queja y el pobre Sancho aguantar marea, y castillos y princesas, y todo lo que se le ocurra al hidalgo, en fin seguro que en el siguiente capítulo algo nuevo les espera. Feliz semana y continúa disfrutando con la lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja sí seguro que en el siguiente capítulo se meten enalgún lío más :-)
      Besos! Y feliz semana para ti también! :-)

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me reservo el derecho de eliminar los comentarios que contengan spam o los que sean ofensivos.