lunes, 2 de marzo de 2015

El Quijote. 2ª parte (Capítulos 2-14)

 Capítulo 14

Empieza el capítulo explicando el Caballero del Bosque a don Quijote, sus múltiples aventuras de caballero andante por el amor de una tal Casildea, aventuras que toman prestados elementos de la arquitectura española.
 
"Una vez me mandó que fuese a desafiar a aquella famosa giganta de Sevilla llamada la Giralda, que es tan valiente y fuerte como hecha de bronce, y, sin mudarse de un lugar, es la más movible y voltaria mujer del mundo (...) Vez también hubo en que me mandó tomar en peso las antiguas piedras de los valientes Toros de Guisando, empresa más para encomendarse a ganapanes que a caballeros".
 
Cuando asegura haber vencido en una de sus empresas al gran caballero don Quijote de la Mancha, nuestro hidalgo intenta hacerle ver de buenas maneras que ha de estar equivocado, pues nunca pelearon (y además hay por ahí un mago muy malandrín que puede haberse hecho pasar por don Quijote para dejarle en rídiculo al ser vencido).

Finalmente, se enzarzan los dos caballeros en una pelea y tras salir vencedor don Quijote sobre el Caballero de los Espejos (que así es ahora conocido el del Bosque) descubren que es ¡el bachiller Carrasco! ¡Y su escudero un compadre de Sancho que iba disfrazado!

Creo que en el próximo capítulo nos explicarán este ardid, aunque la hipótesis del encantador no hay que descartarla todavía... :-)

Capítulo 13

En este capítulo es Sancho el protagonista. Se pone a charlar con el escudero del Caballero del Bosque (el extraño caballero que apareció en el anterior capítulo y que también dice ser caballero andante) el cual intenta mostrarle todos los sinsabores de ser escudero de caballero andante pero Sancho le replica que aunque sabe que su amo "tiene más de loco que de caballero", él le seguirá y acompañará hasta Zaragoza.
 
También asistimos durante su conversación a una reflexión de lo curioso que es el idioma, ya que llamar a alguien Hijo de puta puede ser un insulto o una alabanza:
 
"-Digo -respondió Sancho-, que confieso que conozco que no es deshonra llamar hijo de puta a nadie, cuando cae debajo del entendimiento de alabarle".


Capítulo 12

Un capítulo interesante por dos motivos. El primero es que Sancho y don Quijote tienen una plática acerca de los comediantes, y también acerca de cómo la muerte iguala a todos los hombres. Don Quijote compara este hecho con la vida de los actores, mientras Sancho lo hace con el juego del ajedrez, alabando entonces el Caballero de la Triste Figura la inteligencia que va adquiriendo su escudero.
 
"-Pues lo mesmo -dijo don Quijote- acontece en la comedia y trato deste mundo, donde unos hacen los emperadores, otros los pontífices, y, finalmente, todas cuantas figuras se pueden introducir en una comedia; pero, en llegando al fin, que es cuando se acaba la vida, a todos les quita la muerte las ropas que los diferenciaban, y quedan iguales en la sepultura.
-¡Brava comparación! -dijo Sancho-, aunque no tan nueva que yo no la haya oído muchas y diversas veces, como aquella del juego del ajedrez, que mientras dura el juego, cada pieza tiene su particular oficio; y, en acabándose el juego, todas se mezclan, juntan y barajan, y dan con ellas en una bolsa, que es como dar con la vida en la sepultura.
-Cada día, Sancho -dijo don Quijote-, te vas haciendo menos simple y más discreto".
 
El segundo motivo, es que don Quijote se encuentra con un hombre que en seguida le reconoce como caballero andante. Para mí que esto es una añagaza que le están haciendo a nuestro hidalgo.

 
Capítulo 11

Este capítulo es cortito y pone a don Quijote y a Sancho en la incertidumbre de si presentar o no batalla a unos comediantes, pero tras un sabio consejo de Sancho se alejan de la contienda. Si no fuera por su escudero, don Quijote saldría mil veces más escaldado.

Capítulo 10

Al llegar el día, don Quijote manda a su escudero a buscar a su hermosa Dulcinea nuevamente. Sancho no tiene ninguna gana de hacerlo, así que se inventa que tres labradoras que aparecen montadas sobre dos pollinas son la dama Dulcinea y otras dos doncellas. El Caballero de la Triste Figura no ve más que tres mujeres incultas y nada de la belleza que esperaba en su adorada princesa. Llega a la conclusión de que ha de estar encantado por un vil hechicero para no reconocer a su amor.
 
Son dos cosas sobre todo las que me han llamado la atención en este capítulo. La primera es lo bien que Cervantes cambia el registro cuando habla un personaje u otro dependiendo de su cultura. Así, las aldeanas se expresan de un modo totalmente diferente al de don Quijote.
 
"Oyendo lo cual, otra de las dos dijo:
-Mas, ¡jo, que te estrego, burra de mi suegro! ¡Mirad con qué se vienen los señoritos ahora a hacer burla de las aldeanas".
 
La segunda es que don Qujote, a pesar de confundir los molinos con gigantes o un rebaño con un valiente ejército, en esta ocasión no ve más que la realidad: tres mujeres sencillas sobre sus humildes monturas.


 Capítulo 9

Es este un capítulo especial, pues contiene una de las frases más conocidas de todo El Quijote: Con la iglesia hemos topado, amigo Sancho. Sin embargo, esta expresión tan famosa está algo tergiversada pues lo que Cervantes escribió exactamente es: "Con la iglesia hemos dado, Sancho".

El contexto en el que se encuentra no es en el que me lo había imaginado, pues no parece haber referencia a que la Iglesia sea una entidad intransingente. Nuestros amigos van buscando a Dulcinea, y don Quijote se empeña en que ha de vivir en un castillo, cuando ve una "torre" se dirige hacia ella pero da con la iglesia del pueblo, diciendo entonces la famosa expresión: "Con la iglesia hemos dado, Sancho". El edificio religioso representa uno más de los sueños quijotescos que se deshace ante la realidad.

Tras varias discusiones, y no saber finalmente como hallar a la princesa Dulcinea, salen del pueblo a emboscarse en una floresta.


Capítulo 8

Ponen don Quijote y Sancho rumbo al Toboso y por el camino nos regalan una de esas conversaciones ilustrativas que me hacen disfrutar de este libro. En esta ocasión reflexionan sobre la fama, que tan poderosa es que los personajes prefieren que se hable mal de ellos antes de que no se haga, y es por la fama que se realizan grandes hazañas, incluso las de los caballeros andantes. Todas estas palabras ponen a punto el ingenio de Sancho y este le pregunta a don Quijote:

"-¿Cual es más: resucitar a un muerto, o matar a un gigante?
-La respuesta está en la mano -respondió don Quijote-: más es resucitar a un muerto.
-Cogido le tengo -dijo Sancho-: luego la fama del que resucita muertos, da vista a los ciegos, endereza los cojos y da salud a los enfermos (....) mejor fama será.
-También confieso esa verdad -respondió don Quijote (...)
-Quiero decir que nos demos a ser santos y alcanzaremos más brevemente la buena fama que pretendemos (...). Así que señor mío, más vale ser humilde frailecito, de cualquier orden que sea, que valiente y andandante caballero".

Pero don Quijote no está dispuesto a abandonar su aventura tan fácilmente y acaba la discusión asegurando que no todos nacieron para ser frailes.


Capítulo 7

En este capítulo, Sancho empieza por ocuparse de cosas terrenales y acude a don Quijote para ofrecérsele como escudero, pero le pide que le ponga un sueldo. Naturalmente don Quijote se niega, nunca ha oído hablar de que escudero alguno tuviera un sueldo, y le dice que si no le vale esperar a por su ínsula ya se llevará a otro escudero. Pero cuando el bachiller Carrasco se ofrece para desempeñar dicho papel, Sancho reniega de su petición de salario.

Tras estas pequeñas discusiones (y alguna otra) nuestros amigos ponen rumbo al Toboso.

Capítulo 6

Mientras Sancho habla con su mujer, don Quijote habla con su sobrina explicándole la diferencia que hay entre caballeros y cortesanos, y llegando a la conclusión de que puede que los dos sean necesarios, pero mucho mejores son los primeros. Cuando la sobrina le dice que los caballeros andantes nunca existieron, don Quijote, ya os lo imaginaréis, pone el grito en el cielo. 

Capítulo 5

Este capítulo es muy curioso pues Sancho se pone a hablar con una verborrea mucho más delicada de la que le caracteriza. Tanto es así, que el escritor nos dice que duda que este texto que ha encontrado sea verdadero. Muy original, aunque no sé si tendrá alguna explicación que desconozco, más allá de lo obvio.

A parte de esto, se desarrolla una interesante conversación entre Sancho y su mujer sobre la conveniencia o no de casarse con personas de otro estrato social, y sobre la envidia.

Capítulo 4

Vuelve Sancho a ver don Quijote y al bachiller y les explica punto por punto lo que pasó cuando le robaron el asno y cómo lo encontró de nuevo, y también lo que hizo con las monedas.

Tras estas explicaciones, deciden volver a salir en busca de aventuras, en esta ocasión hacia Zaragoza donde se celebrarán "unas solenísimas justas por la fiesta de San Jorge, en las cuales podría ganar (don Quijote) sobre todos los caballeros aragoneses, que sería ganar faman sobre todos los del mundo".

Pero Sancho pretende poner las cosas claras antes de marchar:

".... que yo he oído decir, y creo que a mi señor mismo, si mal no me acuerdo, que en los estremos de cobarde y de temerario está el medio de la valentía; y si esto es así, no quiero que huya sin tener para qué, ni que acometa cuando la demasía pide otra cosa. Pero, sobre todo, aviso a mi señor que si me ha de llevar consigo, ha de ser con condición que él se lo ha de batallar todo, y que yo no he de estar oblidado a otra cosa que a mirar por su persona en lo que tocare a su limpieza y a su regalo; que en esto yo le bailaré el agua delante; pero pensar que tengo de poner mano a la espada, aunque sea contra villanos malandrines de hacha y capellina, es pensar en lo escusado. Yo, señor Sansón, no pienso granjear fama de valiente, sino del mejor y más leal escudero que jamás sirvió a caballero andante"


Capítulo 3

En este capítulo Cervantes, a través de la conversación que mantienen don Quijote, Sancho Panza y el bachiller Carrasco, nos habla de la primera parte del Quijote. Primero nos menciona que es muy famosa y altamente leída, y recuerda algunas de las principales aventuras del hidalgo, como la famosa pelea de los molinos de viento, y acaba mencionando un par de pequeñas "incongruencias" que había en la novela, como el hecho de que al poco de serle robado el jumento a Sancho lo recuperase nuevamente sin saber cómo. O qué fue de los cien escudos que encontró Sancho Panza, aunque el escudero dice que estas cuestiones las puede explicar en cualquier momento, pero que tiene hambre, y así, sin más, se marcha a su casa.


Capítulo 2

Se acerca Sancho a visitar a don Quijote pero ha de hacer frente a su sobrina, que no le quiere dejar pasar pues asegura que es una mala influencia para su tio. Sin embargo, Sancho asegura que en todo caso es al revés, ¡que todavía le debe una ínsula!

Cuando por fin logra ver al hidalgo le da las noticias de lo que de sus aventuras se habla por las tierras, que no son cosas muy buenas, pero también le informa de que sus andanzas han sido puestas por escrito. ¡Parece que nuestros amigos se han hecho famosos!

"(...) me dijo que andaba ya en libros la historia de vuestra merced, con nombre del Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha; y dice que me mientan a mí en ella con mi mesmo nombre de Sancho Panza...."

53 comentarios:

  1. Os admiro. Yo hace mucho que hubiera desistido jjaj. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de momento continuo con las andanzas de este caballero, y me he propuesto no desfallecer jejeje A ver si lo consigo también este año :-)
      Un beso!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Sí, a por él!!! Que este año son más capítulos :-)
      Besos!

      Eliminar
  3. Esta semana empiezo con él!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver que te parecen los primeros capítulos :-)
      Un beso!

      Eliminar
  4. Ay que me quedo atrás....
    Voy a ponerme al día!!!!!!!!!!!
    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Atalanta ¡nada de desfallecer! seguro que Don Quijote y Sancho te van a dar muchos momentos divertidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, nada de desfallecer! :-) Como una valiente escudera! :-)
      Besotes, Lecturina!

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Poquito a poco, para no saturar :-)
      Besos!

      Eliminar
  7. Hola Atalanta ya veo que continúas en la aventura, sin prisa pero sin pausa. Por cierto, ¿cuántos capítulos tiene esta segunda parte?, ánimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son 72, así que iré alternado semanas leyendo un capítulo y otras leyendo dos, pero de momento los capítulos son más cortos que los de la primera parte, así que yo creo que en extensión debe de ser parecido :-)
      Gracias por los ánimos, Lecturina!
      Besazos!

      Eliminar
  8. ¡Buenas! Buscando blogs literarios y de lecturas por internet encontré el tuyo por casualidad y me gusta lo que publicas, así que me quedo y te invito a mi blog de opiniones breves. Besos. Te leo! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Xaquelina. Y bienvenida :-)

      Eliminar
  9. Yo no he sido capaz de terminarlo nunca.
    Sois muy valientes.

    ResponderEliminar
  10. Hola Atalanta, pobre Sancho, todo le sale mal, así nunca va a salir de pobre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, me parece a mí que lo de la ínsula tampoco tiene visos de darle beneficios :-)
      Un beso!

      Eliminar
  11. Avanzáis mucho^^ ánimo *-*
    Un beso<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! De momento va según las previsiones, espero no retraserme :-)
      Besos!

      Eliminar
  12. Tengo muy malo recuerdos de este libro :( En el instituto casi suspendo literatura por culpa de un examen sobre este libro. Al final acabé buscando un resumen por capítulos como los que haces tú... Ainss qué malos recuerdos jejej

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay! suele pasar cuando nos obligan a algo... Pero está bastante bien, Sancho sobre todo, es para partirse con él :-)
      Un beso!

      Eliminar
  13. Con la iglesia hemos topado!

    Me ha encantado que reflejaras justo el momento en el que aparece en el libro :-)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya estaba pensando yo que no salía, pero sí que está sí jejeje
      Besos!

      Eliminar
  14. Hola Atalanta, la frase si que me sonaba de haberla leído, es curioso como hay partes de los libros, frases que llegan a ser tan conocidas como el libro o que las parafraseamos para referirnos a él. Pues a continuar con las aventuras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, tenía ganas de encontrarme con esa frase. Aunque siempre pensé que tendría otro sentido menos literal jejeje
      Besos!

      Eliminar
  15. Pues no sabía de donde venía la famosa frase :) Ahora ya lo se.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aquí está: capítulo 9. No se me olvidará jejeje
      Besos!

      Eliminar
  16. Hola Atalanta o sea que Don Quijote es un poco pícaro y aventurero, cuándo se quiere meter en problemas son gigantes y no molinos, pero con su Dulcinea no se ha confundido. Me alegro que continúes disfrutando de la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja No, no, con su Dulcinea no se ha confundido! :-)

      Eliminar
  17. Me encantan estos lunes revisando El Quijote
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver qué aventura depara la siguiente semana :-)

      Eliminar
  18. ¡Holaa!
    No sé cómo aguantáis, yo ya lo habría dejado jaja
    Un beso<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando empiezas te enganchas, además es más divertido de lo que parece :-)
      Besos!

      Eliminar
  19. Es interesante, más cuando va a cumplir este año 500 años. Te sigo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido! :-)
      Cuando empecé a leer El Quijote el año pasado no había reparado en ello, pero es una feliz coincidencia jejeje :-)
      Un saludo!

      Eliminar
  20. Lo lei completísimo hace mucho y me daría pereza volver con el. Asi que disfrutadlo mucho!!!! un beso!!

    ResponderEliminar
  21. Qué recuerdos... me lo tengo que volver a leer. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo de momento espero acabarlo este año, uno de mis retos, pero no me está costando, creo que lo lograré :-)
      Un beso!

      Eliminar
  22. Mi gran cuenta pendiente es terminar de leer esta segunda parte, a ver si me pongo las pilas...
    Besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te animas, por aquí andamos todas las semanas jejeje
      Besos!

      Eliminar
  23. Hola Atalanta interesantes ambas reflexiones, aunque me gusta más la de Sancho, y seguro que ese caballero dará juego para el siguiente capítulo. Continúa disfrutando con el libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!
      A mí también me gusta más la de Sancho :-)
      Besos!

      Eliminar
  24. Hola Atalanta pobre Don Quijote en ocasiones da pena por todo lo que se burlan de él, a ver que os reserva el siguiente capítulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buena pieza es este bachiller Carrasco! Pero don Quijote de momento le ha dado una lección XD
      Besos!

      Eliminar
  25. La verdad es que en el Quijote no se puede descartar nada, por disparatado que parezca en un primer momento
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje no, mejor, no descartar nada, sobre todo con don Quijote y Sancho liándolas por ahí :-)

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me reservo el derecho de eliminar los comentarios que contengan spam o los que sean ofensivos.