martes, 6 de enero de 2015

En 2015 seguimos con El Quijote. Reto

El año pasado gracias a la propuesta de Laky me animé a leer la primera parte de El Quijote. Este año, siguiendo a Porlomenix, he decidido que voy a acabar la segunda parte así que aunque tenía pensado hacer un resumen de lo leído hasta ahora lo voy a posponer y será cuando acabe El Quijote entero cuando lo haga.

Y sin más dilación continúo presta con la lectura. Esta segunda parte parece que nos contará la tercera y última salida de don Quijote.

Prólogo y Capítulo 1

En el prólogo Cervantes, tras defenderse de algunas acusaciones, nos asegura que lo que vamos a leer es lo que en verdad le pasó a don Quijote, en referencia a la “falsa” obra que escribió Avellaneda (que no he leído) sirviéndose de su novela.

Y no le digas más, ni yo quiero decirte más a ti, sino advertirte que consideres que esta segunda parte de Don Qüijote que te ofrezco es cortada del mismo artífice y del mesmo paño que la primera, y que en ella te doy a don Quijote dilatado, y, finalmente muerto y sepultado, porque ninguno se atreva a levantarles nuevos testimonios”.

En el primer capítulo don Quijote está en su pueblo y el barbero y el cura se acercan a ver si está curado de su locura, pues parece que así es, pero en cuanto lo ponen a prueba se dan cuenta de que sigue empecinado en ser caballero andante. ¡Y quién no, teniendo en cuenta cómo lo cuenta nuestro hidalgo!

Yo, señor, barbero (…) sólo me fatigo por dar a entender al mundo en el error en que está en no renovar en sí el felicísimo tiempo  donde campeaba la orden de la andante caballería. Pero no es merecedora la depravada edad nuestra de gozar tanto bien como el que gozaron las edades donde los andantes caballeros tomaron a su cargo y echaron sobre sus espaldas la defensa de los reinos, el amparo de las doncellas, el socorro de los huérfanos y pupilos, el castigo de los soberbios y el premio de los humildes. Los más de los caballeros que agora se usan, antes les crujen los damascos, los brocados y otras ricas telas de que se visten, que la malla con que se arman; ya no hay caballero que duerma en los campos, sujeto al rigor del cielo, armado de todas armas desde los pies a la cabeza; y ya no hay quien, sin sacar los pies de los estribos, arrimado a su lanza, sólo procure descabezar, como dicen, el sueño, como lo hacían los caballeros andantes”.

12 comentarios:

  1. Gracias a este reto, estoy conociendo bien a este hidalgo y a su escudero. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y vaya aventuras y desventuras en las que se meten!
      Un beso, Lady!

      Eliminar
  2. Echaba en falta una imagen del Quijote y Sancho Panza pero aquí está.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje espero que te haya gustado :-)
      Besos!

      Eliminar
  3. También voy a seguir con esta segunda parte, aunque aún no la he empezado. Creo que voy a esperar a la vuelta al cole de la peque, ya más tranquila.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya vi que tu también seguías con el reto. Nos encontraremos escudo en mano para acompañar a nuestro hidalgo :-)
      Besos!

      Eliminar
  4. Espero que lo disfrutéis!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, aunque espero que en esta parte no haya tanta venta :-)
      Un beso, Tatty!

      Eliminar
  5. A por él. Continuaré leyendo el avance
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta vez avanzaremos un poquito más rápido poque son más capítulos. A ver en cuantos desaguisados se meten don Quijote y Sancho...
      Un besazo!

      Eliminar
  6. Hola Atalanta queda claro que has disfrutado con el libro. Espero que esta segunda parte te traiga también buenos momentos de lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, estos dos hombres están como una cabra jejeje
      Un beso!

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me reservo el derecho de eliminar los comentarios que contengan spam o los que sean ofensivos.