miércoles, 21 de enero de 2015

La noche del destripador (Robert Bloch)

TÍTULO: La noche del destripador
AUTOR: Robert Bloch
TÍTULO ORIGINAL: Nigth of the ripper
GÉNERO: Novela policiaca
AÑO: 1984

RESUMEN: Jack el Destripador está cometiendo horribles crímenes en Londres y tiene a toda la ciudad en estado de alarma. El inspector Abberline está dispuesto a llegar hasta donde sea necesario para coger a tan odioso criminal. Sus principales sospechosos son los médicos del hospital cercano a donde se comenten los homicidios. En sus investigaciones encontrará diversos colaboradores y entablará conversaciones sobre el tema con diversas figuras de la época como Conan Doyle, Bernard Shaw u Oscar Wilde.

OPINIÓN PERSONAL Y TEMAS: Cuando leí Psicosis me quedó claro que tenía que seguir indagando en la obra Robert Bloch. Tras la propuesta por parte de Susurros de Bibliotecas de leer la novela La noche del destripador no encontré excusa para seguir postergando mi segundo encuentra con el autor. 

La prosa de Bloch es muy elegante y delicada (al igual que en Psicosis), siendo este uno de los motivos por los que me gusta este autor. Con ella consigue crear un ambiente de pleno suspenso y neblinosas calles londinenses.

Sobre la figura del asesino Jack el Destripador (probablemente el homicida más famoso de toda la historia) se ha dicho de todo: que si era un médico de la reina, un carnicero, un extranjero, o ¡incluso Oscar Wilde! (¡vaya locuras!). Hasta ahora había visto su historia en numerosas ocasiones en la televisión o el cine, pero esta es la primera vez que leo acerca de este personaje.

Jack (hay confianza) :-), es un asesino sumamente atrayente, no solo por sus horripilantes crímenes, sino por el anonimato que envuelve su figura. A este respecto la última noticia que tengo es que dan por resuelta su identidad la cual ha sido un misterio durante más de un siglo, gracias a la prueba de ADN. El doctor Jari Louhelainen, especializado en analizar pruebas genéticas de crímenes históricos, extrajo ADN del chal de una de sus víctimas (Catherine Eddowes), que contenía tanto la sangre de Eddowes como el semen de su supuesto asesino: un inmigrante polaco llamado Aaron Kosminski. A mí, esta prueba (como a Susurros de Bibliotecas), no me acaba de convencer: no creo que sea algo muy anormal que se encontrara semen en el cadáver de la desdichada prostituta. Francamente, si se celebrara un juicio no creo que costara mucho dejar a Kosminski libre.

Tras este pequeño inciso, dejo de divagar y vuelvo al libro. 

Tras leer el primer capítulo, me quedé totalmente enganchada a sus páginas. El comienzo trasmite toda la crueldad y la dureza de la vida de las personas menos privilegiadas del Londres victoriano en apenas unas pinceladas.

El infierno es tenebroso. Esto es lo que Shakespeare escribió, hace mucho tiempo, pero hubiera podido utilizar las mismas palabras para describir Londres. (…) Mientras Eva avanzaba, de un portal salió una pequeña figura, una muchachita de rostro afilado y cabello desgreñado, descalza y con un vestido evidentemente aprovechado de otra persona. Acunado en los brazos llevaba un bebé lloriqueante. La niña no emitió ningún sonido, y Eva se mantuvo silenciosa mientras hurgaba en su bolso y sacaba un penique. La niña lo cogió, dio media vuelta y se alejó con su carga chillona. Eva suspiró, preguntándose si hubiera debido de decir algo, advertir a la jovencita que estaba al tanto de su truco, el ardid del mendigo de pinchar al bebé con un alfiler para hacerle llorar. Como los propietarios de tiendas de animales de compañía de aquel barrio, que utilizaban alfileres para perforar los ojos de los canarios, basándose en la teoría de que los pájaros ciegos cantaban mejor”.

¡Horrible! Y es que la crueldad humana es uno  de los temas (posiblemente el principal) que explora el libro. Ya nos avisa Bloch:
Robert Bloch en 1976 en la recogida de
un premio de ciencia-ficción, terror y fantasía
Fuente de imagen:Wikipedia

Y mientras que el autor es plenamente responsable de cualquier violencia imaginaria en las páginas de esta novela, por el contrario no lo es de la crónica negra que aparece a diario en los periódicos”.

Cada capítulo (en realidad, a partir del número 4) es introducido por el relato de alguna de las peores atrocidades que ha cometido el ser humano contra sus congéneres, dándonos ejemplos de su existencia en diversas culturas y a lo largo de todo el espectro temporal de la Historia. Atrocidades cometidas a veces por alguna mente trastornada y ebria de poder, y en otras ocasiones (y son estas las que me resultan más atroces) por grupos enteros de hombres y mujeres llenos de demencia y salvajismo, de un modo que soy totalmente incapaz de entender. Aquí os dejo una muestra de estas iniquidades:

Rumania, 1462 d. C, Vlad Tepes (Vlad el Empalador) tenía un sentido muy especial del humor. Cuando los visitantes orientales que acudían a su corte rehusaban descubrirse la cabeza en su presencia, Vlad ordenaba que les clavasen los turbantes en la cabeza -con clavos cortos, para no matarlos instantáneamente-”.

Egipto, 2300 a. C. Además de las torturas acostumbradas -flagelación y mutilación- y las ejecuciones por estrangulamiento, empalamiento o en la hoguera, el castigo más definitivo consistía en ser embalsamado vivo, recubierto con carbonato sódico corrosivo que lentamente roía la carne.”

“Inglaterra, 1531 d. C. El buen rey Enrique VIII establece una ley para desanimar a los envenenadores. Se los cocía vivos
”.

Santo Domingo, 1800 d. C (…) «En los alrededores de Jeremie, un grupo de mulatos atacaron la casa de Monsier Sejourne y los cogieron a él y a su esposa. Esta desgraciada mujer (mi mano tiembla al escribirlo) estaba en estado avanzado de embarazo. Los monstruos, de los cuáles era prisionera, después de haber asesinado al marido en su presencia, la desgarraron viva y arrojaron el niño a los cerdos.»

Los hechos que describen los asesinatos de Jack el Destripador están tomados de archivos auténticos, y varios de los personajes que aparecen en la novela formaron parte de la investigación real de los crímenes, como es el caso del inspector Abberline. Pero también aparecen otros nombres de la época como son Arthur Conan Doyle (autor del célebre Sherlock Holmes) o el controvertido Oscar Wilde. Aunque sus apariciones en la novela son prácticamente anecdóticas, alabo la ocurrencia de introducirlas en la historia, pues estos personajes que compartieron ciudad con este asesino tendrían su opinión sobre los crímenes. Otras pequeñas anécdotas que nos brinda Bloch son la recién nacida teoría de los gérmenes como causantes de la enfermedad o el incipiente uso de las huellas dactilares en la resolución de crímenes

El final no me convenció del todo, y es lo más flojo de la novela, muy rocambolesco. La verdad es que me gustaría comentároslo ampliamente por dos motivos. El primero es que recoge una de las teorías menos explotadas sobre la identidad del asesino. El segundo motivo es porque conseguí desvelar parte del desenlace gracias a la pista que suministra uno de los personajes. Lo único que os puedo decir es esto: estad atentos a lo que dice Arthur Conan Doyle. No puedo revelar nada más, si no os la....
... destriparía

¿LO RECOMENDARÍA?: Sí

VALORACIÓN:

22 comentarios:

  1. Una novela que desconocía, pero me han entrado unas ganas terribles de leerla tras ver tu reseña.
    Has conseguido despertar mi interés de forma total O.O

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que también te guste cuando la leas, Seveth :-)
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias Susurros!
      Y gracias por la recomendación:-)
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Me encanta este tipo de novela y si encima es de las que engancha, muchísimo mejor.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca había leído nada de Jack y el primer acercamiento no podía ser mejor :-)
      Un beso!

      Eliminar
  4. Me lo llevo sin dudarlo. Gracias. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos contarás cuando la leas a ver que te pareció :-)
      Besos!

      Eliminar
  5. No conocía esta novela, aunque no me extraña ya que no es un tipo de libro que suela leer demasiado a menudo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que no es de las tuyas, Tatty
      Besos!

      Eliminar
  6. Desconocía muchos detalles que cuentas, sin duda me lo llevo anotado. Un besote!

    ResponderEliminar
  7. Pero qué buena pinta tiene. Ya el título me encanta. Este creo que puede ser de los míos. Te lo robo :-P
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje Disfrútalo, Mientras Leo!
      Besazos!

      Eliminar
  8. ¡Hola!

    Me llama muchísimo este libro, ya que una amiga me lleva hablando de este personaje desde hace bastante tiempo, y la verdad es que tiene pinta de ser muy interesante.
    Gracias por la reseña :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo es muy entretenido. Si te animas a echarle un ojo, espero que te guste :-)
      Besos!

      Eliminar
  9. Hola Atalanta creo que este libro no es para mí. Ya sólo los extractos que nos has puesto del libro no me han dado muchas ganas de acercarme a él, me alegro que lo hayas disfrutado. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta la figura de Jack creo que está bastante bien, sino mejor a por otro :-)
      Besos!

      Eliminar
  10. ¡Hola! Me ha parecido muy interesante. No sabía nada de esta novela. Gracias por recomendármela. "Psicosis" sí que la he leído, hace ya algún tiempo, pero es la única novela que he leído de este autor. Mañana mismo iré a la biblioteca a ver si la encuentro. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la encuentras espero que la disfrutes, vecina :-)
      Un beso!

      Eliminar
  11. Excelente reseña.
    La verdad cuando vi el libro no me entusiasmó demasiado. Ahora que leo tus impresiones me llama la atención. Los fragmentos que has transcrito están muy interesantes. Si vuelvo a cruzarme con este libro, lo compraré.
    No es la primera ves que Robert Bloch escribe sobre Jack el destripador: te recomiendo que busques "Suyo afectísimo, Jack el destripador", un polémico cuento que el autor escribió para la antología de ciencia ficción "Visiones peligrosas", editada por Harlan Ellison. Está en el tomo 2, publicado por Orbis (La colección azul con plateado).
    Sludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo ese relato apuntado junto con el libro, ahora solo espero encontrarlo, aunque creo que no me va a ser fácil.
      Un beso!

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me reservo el derecho de eliminar los comentarios que contengan spam o los que sean ofensivos.