jueves, 1 de octubre de 2015

Walden (Henry David Thoreau)

TÍTULO: Walden
AUTOR: Henry David Thoreau
TÍTULO ORIGINAL: Walden
GÉNERO: Ensayo
AÑO: 1854

RESUMEN: El 4 de julio de 1845, Thoreau se traslada a vivir a la laguna Walden en una cabaña que él mismo construiría. Durante dos años escribe allí la obra homónima en la que describe su economía doméstica, sus visitantes, y la vida salvaje.

OPINIÓN PERSONAL Y TEMAS: Tras haber terminado Walden y tener el vello como escarpias por la profundidad de sus páginas, me hago una pregunta: ¿cómo es posible que en las decenas de listas de los cincuenta libros imprescindibles que hay que leer antes de morir casi nunca esté esta obra? En mi opinión (y sólo es mi opinión) debería estar en todas, e incompleta es en la que no aparece.

Este es uno de esos libros difíciles de reseñar, pues lo que diga de él será poco y superfluo: todo lo importante y de valor está contenido ya entre sus páginas. De todas formas, intentaré hablar un poco de esta inmensa obra, empezando por el autor.

Henry David Thoreau (1817-1862) fue un hombre honrado y honesto que vivió tal y como pensaba. Trabajó haciendo de todo (fue desde lapicero hasta agrimensor): no se le caían los anillos. Se implicó en el “ferrocarril subterráneo” (red clandestina, organizada en los Estados Unidos y en Canadá, que en el siglo XIX ayudaba a escapar a los esclavos fugitivos). Probablemente por lo que más se le conozca sea por haber sido arrestado y enviado a la cárcel cuando se negó a pagar impuestos a un estado que permitía la esclavitud y que estaba en guerra con Mexico. Así, “inventó” la desobediencia civil, convirtiéndose en autor de cabecera de Gandhi, Tolstoi o M. L. King.

Thoreau, durante dos años vivió en una cabaña que él mismo construyó a orillas de la laguna Walden, mientras cultivaba sus alimentos, disfrutaba de la vida y escribía aquello que sentía viviendo (en esa cabaña al lado de esa laguna) acorde con la naturaleza. No trabajaba más que lo indispensable. Creo que una de las ideas del libro es el trabajo honesto y honrado, el trabajo como medio de supervivencia y no como una fuerza demoledora para conseguir dinero y lujos innecesarios que no hacen más que incrementar las ataduras del hombre. Él era un trabajador duro pero no pensaba que el trabajo tuviera que mandar en el hombre.

Estatua de Thoreau y reprodcción de su cabaña en Walden.
Fuente de imagen: joanvendrell.com


Pero como he dicho, lo mejor de Walden, es Walden. En mi ejemplar de Walden (que es un libro de filosofía, de contemplación, de amor, y de crítica) no sé cuántas páginas se habrán librado de poseer al menos un subrayado, ya que este libro, como les ha ocurrido a muchos antes que a mí, ha pasado a estar entre mis indispensables, esos libros a los que se vuelve día tras día indefectiblemente.

Una de las ideas fundamentales que he encontrado en Walden, es la necesidad del regreso del hombre a la naturaleza, a la sencillez, a la contemplación de la vida.

Nuestra vida se pierde en los detalles".

Thoreau se daba cuenta del deprecio del hombre hacia la naturaleza, y de la búsqueda fútil de lujos innecesarios mientras se abandona la búsqueda de la mejora moral:

A su parecer, nada había que salvar en la laguna y la habría drenado y vendido por el légamo del fondo. La laguna no movía su molino ni era, para él, un privilegio contemplarla. No respeto su trabajo ni su granja, donde todo está tasado”.

 “¿Cómo podría tener yo una casa amueblada? Prefiero sentarme al aire libre, porque no hay polvo sobre la hierba, a menos que el hombre haya quebrado el terreno”.

Es posible inventar una casa aún más conveniente y lujosa que la que tenemos (…) ¿Estudiaremos siempre para obtener más cosas de esta índole y no, en ocasiones, para estar contentos con menos? ¿Enseñarán con gravedad los ciudadanos respetables al joven, con preceptos y ejemplo, la necesidad de proveerse de superfluo calzado brillante, y paraguas, y vacías habitaciones de invitados para vacíos invitados, antes de morir?


Thoreau no era vegetariano de hecho, pues todavía no existía ese concepto, pero parecía estar seguro de que ese era el modo de subsistencia correcto.

Repetidamente me he dado cuenta, en los últimos años, de que no puedo pescar sin perder algo del respeto por mí mismo”.

Creo que cualquier hombre que se proponga seriamente conservar sus facultades superiores o poéticas en las mejores condiciones se inclinará por abstenerse de tomar alimento animal o demasiado de ninguna clase (…). El gran cebón es un hombre en estado larvario”.

La prensa y la vanalidad de las preocupaciones tampoco se libraron de su crítica.
Thoreau. Fuente de imagen:
Wikipedia

Estoy seguro de que nunca he leído una noticia memorable en un periódico. Si leemos que a un hombre le han robado, o asesinado, o le han matado por accidente, o que una casa ha ardido o un barco ha naufragado o ha estallado un vapor, o una vaca ha sido atropellada por el ferrocarril del oeste, o han matado a un perro rabioso, o que ha habido una plaga de langosta en invierno, no necesitamos leer más. Una notica basta. Si os habéis familiarizado con el principio, ¿qué os importa una miríada de ejemplos y aplicaciones? Para un filósofo todas las noticias, como se las llama, son chismes, y los que las editan y las leen son como viejas con su té”.

Aunque puede que la cita más famosa de este libro sea la siguiente:

Fui a los bosque porque quería vivir deliberadamente, enfrentarme sólo a los hechos esenciales de la vida y ver si podía aprender lo que la vida tenía que enseñar, y para no descubrir, cuando tuviera que morir, que no había vivido”.

Un libro que es una flecha certera desgranando la vida del hombre en tiempos del autor (desgraciadamente, no parece haber cambiado mucho), pero que lo hace de una forma tan bella y delicada, paseándose entre la naturaleza rebosante de esplendor, que es pura poesía, de hecho, no estoy segura de que no sea un poema.

La verdadera cosecha de mi vida diaria es algo tan intangible e indescriptible como los matices de la mañana o de la tarde. He recogido un puñado de polvo estelar, un segmento del arco iris”.

Una vez se posó un gorrión en mi hombro durante un instante, mientras yo estaba cavando en un jardín de la ciudad, y me sentí más distinguido por ello que por cualquier charretera que hubiera podido llevar”.

No es un libro para leer con prisas, y no solo por el contenido sino también por la manera de Thoreau de expresarse. Las frases lejos de ser directas y cortas, son largas y enjundiosas, a veces podrían llegar ellas solas a constituir un párrafo muy digno.

[La ardilla] Al cabo, llegaba hasta el maíz y, escogiendo una mazorca apropiada, volvía a saltar de la misma manera incierta y trigonométrica hasta el tronco más alto de mi pila de leña, ante mi ventana, donde me miraba cara a cara, y allí se quedaba sentada durante horas, recabando de vez en cuando una nueva mazorca que primero mordía con voracidad y luego arrojaba medio pelada, hasta que, poco a poco, se iba volviendo más exquisita y jugaba con la comida, probando sólo el meollo del maíz, y si la mazorca, que pendía de un extremo que la ardilla agarraba, se le caía en un descuido al suelo, la ardilla la miraba con cómica expresión de incertidumbre, como si sospechara que la mazorca estuviese viva, sin decidirse a cogerla o tomar otra o marcharse, pensando ahora en el grano y luego prestando atención a lo que el viento traía”. (Ojito, que no hay un solo punto).

Estas son solo algunas de las cosas que he hallado en esta inmensa obra, porque hay muchas más. Os recomendaría que acompañarais a Thoreau hasta Walden para descubrir que otras más encierran sus letras.

Durante el primer verano no leí libros; planté judías. No, a menudo hice algo mejor. Había momentos en que no podía permitirme sacrificar el esplendor del momento presente por trabajo alguno, de la cabeza o las manos (…) A veces una mañana de verano, tras mi baño de costumbre, me sentaba en el umbral soleado desde el amanecer hasta el mediodía, absorto en una ensoñación, entre los pinos, nogales y zumaques, en imperturbada soledad y tranquilidad, mientras los pájaros cantaban alrededor o revoloteaban silenciosos por la casa (…) No era tiempo sustraído de mi vida, pues estaba muy por encima de mi renta habitual. Me di cuenta de lo que los orientales entienden por la contemplación y el abandono de las obras. En gran medida, no me importaba cómo pasan las horas (…) Esto era flagrante ociosidad para mis conciudadanos, sin duda, pero si los pájaros y las flores me hubieran examinado según sus pautas, no habrían hallado falta en mí”.

¿LO RECOMENDARÍA?: Para mí es un libro imprescindible.

VALORACIÓN:

42 comentarios:

  1. La foto de la cabaña me ha encantado, aunque el libro lo cierto es que no me atrae.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si no lo vas a disfrutar, entonces mejor coger otro de la estantería :-)
      Besos!

      Eliminar
  2. Me ha sorprendido el que la consideres un imprescindible, y como no me la he leído, me la llevo...
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste. Ya nos contarás :-)
      Besos!

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Me ha encantado tu reseña, muy completa.
    Además, las citas textuales me vienen genial para hacerme mejor a la idea del estilo del autor.
    Hasta ahora no conocía la existencia de este libro pero has conseguido que me lo apunte.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El estilo del autor es muy especial, es denso, pero muy bonito. Mejor leerlo con calma. Espero que lo encuentres tan interesante como yo.
      Un beso!

      Eliminar
    2. Por cierto, te he nominado a un book-tag (otro más XD):
      http://labibliotecaderachel.blogspot.com.es/2015/10/book-tag-7-cosas-sobre-libros.html

      Eliminar
  4. No suelo leer ensayo, pero te reconozco que me has despertado la curiosidad por leerlo. Igual una buena reflexión sobre como afrontar la vida con humildad y sin más necesidades de las necesarias me vendría bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es justo eso, una reinvindicación de tener solo las necesidades justas. Me parece un gran libro. Espero que te guste
      Un beso!

      Eliminar
  5. Tampoco suelo leer ensayo, pero reflejas tanto entusiasmo y las citas me han gustado tanto que no lo dudo y me lo llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te han gustado las citas creo que te gustará el libro entero. Ya me contarás
      Un beso!

      Eliminar
  6. Hola, pues tienes razon en que no aparece en esas guias de libros imprescidibles porque no me suena, quizas nisiquiera el que las hace lo haya leido, porque si hubiera sentido lo que tu, seguro que lo hubiera incluido. No me llamaba este libro y ahora no descarto leerlo, gracias por la reseña, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si un día le das una oportunidad espero que te guste. Yo no soy capaz de soltarlo.
      Besos!

      Eliminar
  7. Hola :) Puede ser imprescindible, pero a mi el ensayo no es algo que me llame mucho, aunque las citas no han estado nada mal, Me lo pensaré, un besin^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te gusta el ensayo, entonces a lo mejor no te gusta tanto, pero aún así no puedo dejar de recomendártelo XD
      Beso grande!

      Eliminar
  8. Leí algo de Thoreau en la uni, pero desde entonces no lo he tocado. A ver si me pongo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que leer algo más de él. He descubierto un gran autor y pensador
      Besos!

      Eliminar
  9. Ante una reseña así es imposible resistirse, además todavía no me he estrenado con el autor.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste, Lesincele, y que te quedes con ganas de seguir conociendo a Thoreau :-)
      Besos!

      Eliminar
  10. Fabulosa reseña¡¡ queda apuntadísimo¡¡¡¡
    Lo conocí con la película de El club de lo poetas muertos" debería haberlo leído hace tiempo¡¡¡ un beso¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad! ¡Sale en El club de los poetas muertos! Me gustaba mucho esa peli :-)
      Me alegra que te gustara la reseña, Francis :-)
      Dísfruta de Walden cuando lo leas :-)
      Un besazo!

      Eliminar
  11. No creo que el libro me gustase, pero estoy confundida, porque has conseguido que disfrute leyendo la crítica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro para reflexionar sobre nuestra vida, no siempre es un buen momento para leerlo, quizá más adelante :-) Me alegro de que disfrutaras con la reseña :-)
      Besos!

      Eliminar
  12. Hola! la verdad si conocía la historia, pero nunca me detuve a investigar más a fondo, gracias a tu reseña tengo ganas de leerlo! jaja la verdad amo los libros tan profundos y que te dan vuelta un poco la cabeza... En fin, un abrazo enorme y nos leemos♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces tienes que leerlo, seguro que te gustará saber cómo veía el mundo este hombre :-)
      Un beso grande!

      Eliminar
  13. El libro es atractivo y más por la fundamentada reseña que nos ofreces, aunque no sé si podría con su lectura. Me dan mucho respeto este tipo de propuestas literarias. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que merece la pena que le des una oportunidad, no puedo dejar de recomendártelo :-)
      Besos, Francisco!

      Eliminar
  14. Hola Atalanta no conocía al escritor ni su obra y todo lo que cuentas me parece interesante por ello no me importaría darle una oportunidad, ya veo que te ha marcado mucho. Me alegro que lo disfrutaras tanto. Gracias por la reseña y por la recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te animas a darle una oportunidad espero que te gueste tanto como a mí, por lo menos XD XD
      Un beso grande!

      Eliminar
  15. Qué bien, tengo este libro desde hace tiempo, con muy buenas recomendaciones detrás y de gente en la que confío. Le echo un vistazo de cuando en cuando y creo que a mí también me va a costar dejar una página sin subrayar. Y eso es... maravilloso.

    Magnífica reseña. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana! Estoy segura de que te gustará cuando lo leas :-)
      Besos!

      Eliminar
  16. Wow, genial tu reseña, es un libro que te deja sin palabras sólo de leer lo que tu has puesto de él... lo apunto a mis pendientes, gracias por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gustara la reseña! :-) Espero que tú también lo disfrutes cuando lo leas. Ya me contarás :-)
      Besos!

      Eliminar
  17. Toda la razón, en todo. Es un libro imprescindible y Walden es un personaje inolvidable
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy incapaz de soltarlo. Cada día repaso sus hojas. No creo que tarde demasiado en leer algo más de Thoreau
      Un beso!

      Eliminar
  18. uff no leo mucho este tipo de lecturas, pero creo que a mi hermana puede gustarle. Se lo mencionaré!

    ¡Gracias por la recomendación!
    Un beso!
    Te invito a pasarte por mi blog, si quieres!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si le gusta a tu hermana :-)
      Me paso por tu blog:-)

      Eliminar
  19. Solo he leído fragmentos, y ya de por si me parece maravilloso, es un libro para perderse en el, sin duda. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si duda, Meg. Creo que te gustará :-)
      Besos!

      Eliminar
  20. Qué delicia. Pocas veces he estado tan en sintonía con los pensamientos de alguien. Son joyas como esta las que te hacen admirar el poder trascendental de los libros, cuando las ideas de alguien muerto hace siglos conectan con uno y el tiempo deja de existir en tu mente.
    Me lo llevo apuntadísimo. Gracias por el descubrimiento.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo estar más de acuerdo con tu comentario :-)
      Besos!

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me reservo el derecho de eliminar los comentarios que contengan spam o los que sean ofensivos.