jueves, 24 de julio de 2014

Ensayos, de George Orwell

George Orwell, cuyo nombre verdadero era Anthur Blake, fue uno de los escritores más influyentes del siglo pasado con importantes obras en su haber como son Rebelión en la granja y 1984. Además de novelista fue también fue un gran e importante autor de ensayos, entre los que siempre se destacan Matar a un elefante, El león y el unicornio, o En el vientre de la ballena

Desde que leí Rebelión en la granja, Orwell siempre ha estado fluyendo por mí pensamiento, y tras leer, hace relativamente poco, 1984, se convirtió en uno de esos autores a los que siempre vuelvo a releer algunos pasajes. 

Cuando vi que Debate sacó una obra con todos sus ensayos, no tuve la más mínima duda de que tenía que leer ese libro, y que debía de ser en breve.

Esta recopilación que nos presenta la editorial son casi 1000 páginas de pensamientos del autor en tapa dura, y aquí voy a dejar mi opinión personal sobre la edición: creo que mejor hubieran sido dos tomos, porque es un libro tan gordo que en cuanto lo mueves un poco más de la cuenta se desloma con facilidad, al menos eso ha sucedido con mi ejemplar (no precisamente barato).

Ensayos, recoge las opiniones de Orwell ordenadas por fecha. Todos los ensayos son subjetivos, evidentemente, y muestran su propia opinión, con la que no siempre estoy de acuerdo. Pero una cosa es cierta, son pensamientos claros, cortantes, a veces hirientes, pero siempre sinceros. Habla de todos los temas sin tapujos, sin importar de qué se trate, y sin tener en cuenta lo "políticamente correcto".

A menudo me pregunté si alguno de ellos llegó a darse cuenta de lo que hice tan solo para no quedar como un idiota”. (Matar a un elefante)

Las piezas son muchas y tratan los temas más diversos, desde la Guerra Civil Española (en la cual luchó y en la que vivió muy de cerca las luchas cainitas entre los opositores a Franco) hasta su propia visión de Ghandi, pasando por la Segunda Guerra Mundial, la molestia de los trajes de noche, la cocina inglesa o los pasos a seguir para preparar el mejor té posible. Entre la heterogeneidad de temas tratados no todos me han resultado igual de interesantes. Un pequeño handicap personal es que en muchas ocasiones los ensayos hacen referencia a personajes o sucesos de la época, con los que no estoy familiarizada, por lo cual decaía mi interés o no llegaba a entender todos los matices de la obra.

En cuanto a los reseñadores, tendrían que ser personas a las que de veras les importase el arte de la novela (y eso probablemente signifique no que sean de cultura alta, ni de la baja cultura, ni de la cultura media, sino de cultura elástica), personas interesadas en la técnica narrativa y aún más interesadas en descubrir de qué trata un libro (…). Por cierto, sería bueno que los aficionados hicieran más reseñas de novelas. Un hombre que no es un escritor hecho y derecho, sino que simplemente ha leído un libro que le ha impresionado hondamente, tiene más posibilidades de contarnos de qué trata que un profesional competente, pero sumamente aburrido”. (En defensa de la novela)

La palabra «fascismo» no tiene ahora significado propio, salvo en la medida en que signifique «algo que no es deseable». Las palabras «democracia» «socialismo» «libertad» «patriótico» o «justicia» tienen todas ellas varios sentidos diferentes e irreconciliables entre sí. En el caso particular de una palabra como «democracia», no solo no existe una definición consensuada, sino que cualquier intento por establecerla halla resistencia por todos lados”. (La política y la lengua inglesa)

La letrina de tipo latino, en la que uno tiene que acuclillarse, es en el mejor de los casos bastante mala, pero aquellas estaban hechas de alguna clase de piedra pulida, tan resbaladiza que lo más que podía hacerse era intentar mantenerse en pie. Para colmo, siempre estaban atascadas. A estas alturas, guardo muchos otros recuerdos repugnantes en la memoria (…). Más tarde, otras muchas cosas reforzaron aquella impresión, como, por ejemplo, el tedio y el hambre animal que acompañaban la vida en las trincheras, las mezquinas intrigas por las sobras de la comida …”. (Recuerdos de la guerra de España)

Hay varios ensayos sobre escritores, contemporáneos suyos o no. En este sentido me gustaron especialmente los dedicados a Dickens, a Jonathan Swiff, a Tolstoi y Shakespeare.

Entre sus pensamientos hay un odio intenso contra todo lo que significa el totalitarismo político y 
G. Orwell. Fuente de imagen: Wikipedia
 podemos intuir ideas reflejadas en su novela 1984.

Un estado totalitario es, de hecho, una teocracia, y para conservar su puesto, la casta gobernante necesita que la consideren infalible. Pero como, en la práctica, nadie lo es, resulta necesario reescribir el pasado para aparentar que nunca se cometió tal o cual error o que tal o cual triunfo imaginario sucedió en realidad (…) El totalitarismo exige, de hecho, la alteración continua del pasado y , a largo plazo, probablemente la falta de fe en la existencia misma de la verdad objetiva”. (La destrucción de la literatura)

Un libro con muchos puntos interesantes, que ayuda a conocer un poco más a este autor, rebelde y valiente, y que recomendaría a todo el que sienta una predilección por su obra.

Si algo significa la libertad, es el derecho a decirle a la gente lo que no quiere oír”. (La libertad de prensa, Rebelión en la granja)”

12 comentarios:

  1. Una pena el detalle de la edición, porque Orwell es de esos autores que considero casi imprescindibles. Más que como autor en sí, precisamente como pensador.

    Un besote ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo respecto a Orwell.
      Lo de la edición, supongo que siempre cabe la posibilidad de que mi ejemplar tuviera algún defecto...
      Un beso!

      Eliminar
  2. Leí Rebelión en la granja y me gustó mucho, este libro no lo conocía pero no es una lectura que ahora mismo me apetezca
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a por otro que apetezca más, Tatty!
      Un beso!

      Eliminar
  3. Hace tiempo que quiero ponerme con Orwll, pero no creo que sea con éste. Me gustaría leer 1984.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1984 es uno de mis libros preferidos. Te lo recomiendo sin duda.
      Besos!

      Eliminar
  4. Hola Atalanta creo que si le doy una oportunidad al escritor comenzaré por las novelas, aunque seguro que algunos de los ensayos estarían muy bien. ¡Qué pena lo de tu libro! da rabia cuándo eso sucede. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te gusten las novelas cuando las leas. Ya nos contarás ;-)
      Besos!

      Eliminar
  5. 1984, ese libro sí que es una obra de arte...
    Te he nominado a los premios Liebster Award! Aquí tienes las preguntas, ya me contarás! un besito! http://martaconejo.blogspot.com.es/2014/08/nominada-los-premios-liebster-award.html

    ResponderEliminar
  6. El verdadero nombre de George Orwell era Eric Arthur Blair.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por avisarme :-) Lo pongo en seguida.
      Un saludo.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me reservo el derecho de eliminar los comentarios que contengan spam o los que sean ofensivos.