miércoles, 11 de diciembre de 2013

Fahrenheit 451 (Ray Bradbury)

AUTOR: Ray Bradbury
TÍTULO ORIGINAL: Fahrenheit 451
GÉNERO: Ciencia-Ficción
AÑO: 1953

RESUMEN: Montag vive en un mundo y tiempo extraños. Trabaja como bombero, pero su función no es la de apagar incendios sino la de provocarlos y quemar libros, ya que leer es una actividad prohibida. Leer obliga a pensar y esto causa infelicidad, por lo que los libros son unos objetos muy peligrosos. Un día Montag conoce a una joven muy peculiar, Clarisse, que le saca del atontamiento en el que vivía y decide entonces empezar una cruzada que pondrá en riesgo su vida.

TEMAS: Tal vez por lo que más conocida sea esta novela en la actualidad sea por su ataque a la “caja tonta”, sin embargo hay mucho más encerrado en ella.

En esta obra R. Bradbury hace una defensa de los libros, no como objeto de veneración sino como vehículo de conocimiento y como elemento en la formación de opinión crítica en la población.

No, no son los libros lo que está usted buscando. Búsquelo donde pueda encontrarlo, en viejos discos, en viejas películas, en viejos amigos; búsquelo en la Naturaleza y búsquelo por sí mismo. Los libros sólo eran un tipo de receptáculo donde almacenábamos una serie de cosas que temíamos olvidar. La magia sólo está en lo que dicen los libros, en cómo unían los diversos aspectos del Universo hasta forma un conjunto para nosotros.

El intento de control del conocimiento de los gobiernos ocurrido en algunos episodios de la historia de la humanidad (como en las quemas de libros durante el régimen nazi o la censura norteamericana durante el “Macarthismo”) son criticadas en esta novela de forma evidente. Los libros no nos hacen infelices, ni felices, pero nos dan herramientas para analizar la realidad, y por tanto para, quizás, querer cambiarla:

¿Se da cuenta de por qué los libros son tan odiados y temidos? Muestran los poros del rostro de la vida.

Pero el autor va más allá de una única crítica a los poderes; reprocha igualmente su indolencia a una sociedad aborregada, que no se preocupa por ir más allá conformándose con gastar su tiempo, su vida, en cosas que adormezcan su intelecto. Una sociedad que no quiere pensar demasiado, no vaya a ser que en una de éstas se dé cuenta de que en realidad no es feliz y de que vive una vida vacua. Una sociedad consumista, adicta a los somníferos y antidepresivos, en la que el suicidio no es algo anormal y los valores morales están por los suelos.

OPINIÓN PERSONAL: Fahrenheit 451 se considera, junto con 1984 y Un mundo feliz, una de las distopías cumbres del siglo XX. Hace poco leí 1984 y decidí que quería seguir por estos caminos y sin pensarlo me puse con este libro.

Fahrenheit 451 es una novela corta que se lee de un tirón. Es profunda y ofrece una visión preclara de algunos de los males que afectan a la sociedad actual en la que vivimos. El título de la novela viene de la temperatura en grados Fahrenheit a la que arde el papel, que en grados centígrados equivale a 233. Por si os interesa, hay una versión cinematográfica del año 1966 dirigida por François Truffaut, aunque yo no la he visto.

Bradbury nos explica en esta obra tres cualidades que han de juntarse en la lectura para ser profunda
R. Bradbury. Fuente de
imagen: Wikipedia
y de provecho: además de tenerse tiempo de ocio para leer y asimilar lo leído, y de tener la posibilidad de emprender acciones basadas en lo aprendido, los libros tienen que ser de calidad:

¿Sabe por qué los libros como éste son tan importantes? Porque tienen calidad. ¿Y qué significa la palabra calidad? Para mí significa textura. Este libro tiene poros, tiene facciones (…) Cuantos más poros, más detalles de la vida verídicamente registrados puede obtener de cada hoja de papel (…) ¿Se da cuenta de por qué los libros son tan odiados y temidos? Muestran los poros del rostro de la vida. La gente comodona sólo desea caras de luna llena sin poros, sin pelo, inexpresivas. Vivimos un época en la que las flores tratan de vivir de flores, en lugar de crecer gracias a la lluvia y al negro estiércol ".

Bien, pues este es un libro con muchos poros.

Hay un pasaje del libro, que me recordó a una cita atribuida a Bertolt Brecht, en el cual el Bradbury muestra su descontento con la sociedad pasiva que es cómplice de sus males:

Hace muchísimo tiempo vi cómo iban las cosas. No dije nada. Soy uno de los inocentes que hubiese podido levantar la voz cuando nadie estaba dispuesto a escuchar a los culpables, pero no hablé y, de este modo, me convertí, a mi vez, en culpable. Y cuando, por fin, establecieron el mecanismo para quemar los libros, por medio de los bomberos, rezongué unas cuantas veces y me sometí, porque ya no había otros que rezongaran y gritaran conmigo”.

La cita de Bertolt Brecht a la que me recuerda es la siguiente y es bastante conocida:

Primero se llevaron a los judíos,
Pero a mí no me importó porque yo no lo era;
Luego, arrestaron a los comunistas,
Pero como yo no era comunista tampoco me importó;
Más adelante, detuvieron a los obreros,
Pero como no era obrero, tampoco me importó;
Luego detuvieron a los estudiantes,
Pero como yo no era estudiante, tampoco me importó;
Finalmente, detuvieron a los curas,
Pero como yo no era religioso, tampoco me importó;
Ahora me llevan a mí, pero ya es tarde.

El final del libro, a diferencia de lo que ocurre en 1984, nos ofrece una esperanza, nos muestra cómo tenemos la capacidad de cambiar las cosas. Sólo hay que quererlo. Sólo hay que despertar. Sólo hay que leer.

Escena de la película Fahrenheit 451 (François Truffaut, 1966).
Fuente de imagen: Blog Mi cinefilia particular
A mí solo de imaginarme, aunque sea de refilón, un mundo sin libros me entra una tristeza… que mundo más gris… ¿y vosotros, serías capaces de vivir en un mundo así? Me da en la nariz que la respuesta va a ser que no.

¿LO RECOMENDARÍA?: Sin duda

VALORACIÓN:

6 comentarios:

  1. Yo no soy muy aficionada a las distopías pero este libro me lo han recomendado en más de una ocasión, aunque no acabo de decidirme a leerlo
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me uno a todos los que te lo han recomendado para recomendártelo nuevamente. ;-)
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Lo tengo en el kindle desde hace meses, pero no le encuentro un hueco y ya hasta me da vergüenza decir que todavía no lo he leído. Me encantan las distopías, y esta encima es un clásico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí eso me pasa también a veces, es cuestión de esperar a que el ánimo te lo pida. Este libro junto con "1984" y "Un mundo feliz" han estado en mi lista durante años, pero ahora que me he puesto con ellos no paro, y estoy preguntándome cómo pude esperar tanto para leerlos, pero los estoy disfrutando mucho :-)
      Un saludo!

      Eliminar
  3. Lo he leído, hace no tanto aún, y sin duda es una de esas novelas que hay que leer. Que dejan mucho a la reflexión, quizás con ese matiz más metaliterario que sus "gemelas" "1984" o "Un Mundo Feliz" no contienen, y quizá se me antojo algo más accesible, al menos que la de Orwell, en la que tardé en ubicarme durante las primeras páginas. Después, se convirtió entre mis favoritas, todo hay que decirlo.

    Vamos, que disfruté un montón con esta también, casi todas las distopías lo consiguen. Un mundo sin libros sería inimaginable, hoy en día. Y horrible.

    Besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me queda por leer Un mundo feliz, pero no tardara en caer... :-)
      Besos!

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me reservo el derecho de eliminar los comentarios que contengan spam o los que sean ofensivos.