viernes, 30 de agosto de 2013

Luces rojas: ¿pequeño homenaje a Matheson y La casa infernal?

Hace unas semanas reseñé un libro del escritor estadounidense recientemente fallecido Richard Matheson, La casa infernal (Hell house en su título original). A los pocos días de acabarlo me puse a ver Luces rojas, del director Rodrigo Cortés, y cuál es mi sorpresa cuando, todavía con el libro reciente en mi cabeza, empiezo a ver alusiones al mismo en la película por todas partes. Vaya, vaya, ¿así que Luces rojas homenajea a La casa infernal?

No voy a realizar una crítica de la cinta, a la cual en mi opinión le falta algo de ritmo, sólo voy a comentaros las referencias que me ha parecido que el film hace al libro. 

Lo primero, decir que se trata sobre todo de pequeños guiños, pues los argumentos no son similares: la obra cinematográfica trata sobre unos investigadores que estudian los fenómenos paranormales científicamente desenmascarando por el camino a inteligentes estafadores sin escrúpulos. No nos encontramos en la película, sin embargo, ni maldiciones, ni mansiones encantadas, ni fantasmas crueles, leitmotiv de La casa infernal.

El pequeño homenaje de Luces Rojas empieza con el apellido de la protagonista femenina del film, una tenaz investigadora de parapsicología interpretada por la siempre brillante Sigourney Weaver: ese apellido es Matheson. El personaje de la doctora Margaret Matheson recuerda profundamente al personaje del doctor Barrett (uno de los principales personajes de La casa infernal): almas científicas que por diferentes motivaciones buscan conocer la verdad acerca de los fenómenos paranormales ayudándose de la única herramienta en la que pueden confiar, la ciencia.

Pero ¿por qué la doctora Matheson está empeñada en conocer la verdad detrás de estos temas? Su motivación tiene más que ver con la de otro personaje, secundario, de la obra de Matheson: el millonario Rolf Rudolph Deutsch. La muerte se cierne sobre ambos (directa o indirectamente) y necesitan saber qué hay más allá para calmar sus almas atormentadas.

Una de las primeras escenas de la película es la realización de una sesión espiritista controlada por medios técnicos, midiéndose la variación de temperatura (a todos los que nos gusta el género de terror sabemos lo importante que es esto, siempre que entra un fantasma en escena la habitación se hiela… cosas del mas allá), y también la presión por medio de un dinamómetro. Una escena muy similar (salvando las distancias de los diferentes escenarios) ocurre en el libro. En éste el encargado de las mediciones es el doctor Barrett, en la película el doctor Buckley.

Si quisiéramos, podriamos incluso hilar más fino (¿tal vez demasiado?) y pensar que el título Luces rojas está inspirado en la novela, en una de cuyas escenas, en medio de una sesión espiritista, podemos leer:

Se sorprendió al ver que Lionel le había soltado la mano. Oyó el crujido de su ropa y se sorprendió de nuevo al ver aparecer una luz roja en el lugar en donde estaba sentado. Se había sacado del bolsillo una linterna diminuta (…) Edith vio que la lucecita roja se movía por encima de la mesa …

Parece no caber duda de que Cortés, o su equipo, con estos guiños a una de las obras más famosas de Matheson, decidieron homenajear a uno de los escritores y guionistas de terror y ciencia-ficción más renombrados de los últimos tiempos.

2 comentarios:

  1. Pues no he leído "La casa infernal" pero me quedo con ganas después de leer tu post. Sí que vi "Luces Rojas" hace un tiempo y me gustó bastante, sin ser imprescindible. Creo que me habría gustado aún más si Sigourney hubiese tenido un papel más relevante en la historia.

    Hasta donde sé, a Rodrigo le interesan bastante estas temáticas así que no me extraña nada el guiño.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Ahora que lo dices, a mí también me parece que si Sigourney hubiera tenido más papel me habría gustado más...

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me reservo el derecho de eliminar los comentarios que contengan spam o los que sean ofensivos.