jueves, 27 de junio de 2013

El constructor de árboles (Chris Howard)

AUTOR: Chris Howard
TÍTULO ORIGINAL: Rootless
GÉNERO: Ciencia-ficción
AÑO: 2013

RESUMEN: Banyan es un constructor de árboles. Los fabrica, usando chatarra y trastos viejos, para los ricos que buscan un alivio al desolado paisaje. En realidad Banyan nunca ha visto un árbol de verdad, porque todos desaparecieron hace más de un siglo, pero recuerda las historias que su padre le contaba sobre el Viejo Mundo. Aunque eso fue antes de que su padre también desapareciera... Todo cambia cuando conoce a una mujer con un extraño tatuaje y decide iniciar un viaje en busca del paradero de los últimos árboles. Mientras intenta escapar de los peligros que acechan en las Tierras Yermas, Banyan descubrirá la verdad acerca de su familia, su pasado, y lo que algunas personas son capaces de hacer para recuperar los árboles.

TEMAS: El libro de Chris Howard encierra una nada velada crítica hacia las grandes multinacionales, hacia el poder de estas grandes empresas en el control de nuestra vida sin que apenas reparemos en ello, creando patentes, lobbys de presión... Cada vez que leía el nombre de la empresa GenTech (empresa que en el libro controla toda la producción de maíz modificado y del cual se alimenta la humanidad) se me venía (como a muchos que han leído este libro) a la cabeza Monsanto

La destrucción del medio ambiente, que tan aceleradamente ocurre en estos días, está presente desde el inicio de este eco-thriller, mostrándonos como sería vivir en un mundo sin plantas que nos alimentasen o nos diesen sombra, sin animales con los que compartir nuestro destino, sin aire puro que respirar. El autor nos muestra el posible mundo gris y devastado que nos espera si continuamos destruyendo la naturaleza.

También se nos plantea un dilema moral: ¿el fin justifica los medios? ¿Por un bien mayor cuánto estaríamos dispuestos a tolerar o a realizar? ¿Trazaríamos alguna línea roja que no estaríamos dispuestos a traspasar?

OPINIÓN PERSONAL: El constructor de árboles es un libro de ciencia-ficción que nos adentra en el mundo polvoriento, devastado y yermo de una distopía que me recuerda en ciertos aspectos a Mad Max, Waterworld o El Libro de Eli.

La prosa es simple, sencilla. Las descripciones de los personajes y situaciones no son muy profundas y está  narrado en primera persona. Todo ello da una rapidez y dinamismo que hará que no podamos soltar el libro hasta que lleguemos al final.

He visto muchas críticas que achacan a la obra que Howard no cuenta apenas nada del nuevo mundo en el que nos sitúa ni como se llegó a él: no hay más plantas que un tipo de supermaiz, no hay más animales sobre la tierra que los humanos y unas superlangostas (los insectos), una luna gigantesca que crea supermareas… Esta falta de información, si bien es cierto que deja muchas cosas en el aire, en mi opinión, en realidad no afecta en demasía a la historia que queda perfectamente definida, al menos en la mayor parte del relato (sí es cierto que en el final, con el tema del ADN, eché en falta alguna explicación más en profundidad).

De todas formas me da en la nariz que este libro va a tener secuelas (o precuelas, quien sabe) y será en los siguientes libros donde se nos contará con más detalle la catástrofe que aconteció en el mundo hasta quedar como lo conoce Banyan. Además, aunque el desenlace del libro deja totalmente cerrada la historia principal deja un pequeño cliffhanger que invita a continuar, lo cual me da más motivos para pensar que habrá más partes.

Por último, como veis el título en español tiene poco que ver con el título original. El constructor de árboles no es nada desafortunado, resulta evocador y nos sitúa en la trama. Sin embargo, Rootless tiene otras connotaciones; significa literalmente “sin raíces”, haciendo alusión al mundo en que nos adentramos, un mundo sin árboles, sin hojas, sin raíces, sin nada que atrape la tierra y le de vida; pero rootless también significa desarraigado, como nuestro protagonista, Banyan, que va de un lado para otro en una caravana, perdido en el mundo sin nadie que lo ate a la tierra.

¿LO RECOMENDARÍA?:

VALORACIÓN:

1 comentario:

  1. Parece interesante, aunque un mundo poblado sólo por maíz y langostas seguramente sería aún menos habitable para los humanos de lo que al parecer dibuja el libro... :-) ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me reservo el derecho de eliminar los comentarios que contengan spam o los que sean ofensivos.