viernes, 18 de octubre de 2013

El Cuervo (The Raven), de Edgar Allan Poe

Ilustración para El cuervo de Gustave Doré
Fuente de imagen: Wikipedia
E. A. Poe es sin duda uno de los escritores más conocidos y leídos. No creo que haya nadie a quien le guste el género de terror y no haya leído sus cuentos, quedándose entonces maravillado por la prosa y la imaginación de este autor. Entre estos relatos podemos destacar, entre muchos otros, El pozo y el péndulo, La máscara de la Muerte Roja, El tonel de amontillado, El gato negro, El escarabajo de oro o Los crímenes de la calle Morgue (este último importante también por sentar las bases de un posterior nacimiento de Sherlock Holmes de manos de A. C Doyle).

Sin embargo, Poe también cultivó la poesía. Uno de sus poemas más conocidos, si no el más, es El Cuervo (The Raven), publicado en 1845. Este poema cuenta la historia de un hombre que llora la pérdida de su amada Leonora y que una noche recibe la visita de un cuervo. Este animal no dice nada más que dos palabras (en español, en inglés una -Nevermore-): Nunca más. El cuervo, pronunciando estos únicos sonidos, sentado sobre un busto de la diosa Palas, y sin dar muestras de la más mínima intención de irse, consigue llevar a nuestro hombre a la desesperación y la locura.

Es una composición que brilla por su ritmo y por la atmósfera lúgubre que logra recrear.

Aquí os dejo la estrofa final, la que a mí más me gusta:

Y el Cuervo nunca emprendió el vuelo.
Aún sigue posado, aún sigue posado
en el pálido busto de Palas,
en el dintel de la puerta de mi cuarto.
Y sus ojos tienen la apariencia
de los de un demonio que está soñando.
Y la luz de la lámpara que sobre él se derrama
tiende en el suelo su sombra. Y mi alma,
del fondo de esa sombra que flota sobre el suelo,
no podrá liberarse. ¡Nunca más!

Si queréis leer el poema entero podéis hacerlo aquí.

Si tenéis un Kindle, Amazon ofrece una versión gratuita; podéis descárgala aquí o en su web.

Naturalmente, en poesía es muy importante el idioma original pues con él se logra crear sensaciones y figuras literarias que en la mayoría de los casos son irreproducibles en los textos traducidos. Os dejo también la última estrofa en inglés. Si queréis leerlo entero en inglés, su idioma original, podéis hacerlo aquí. 

And the raven, never flitting, still is sitting, still is sitting
On the pallid bust of Pallas just above my chamber door;
And his eyes have all the seeming of a demon's that is dreaming,
And the lamp-light o'er him streaming throws his shadow on the floor;
And my soul from out that shadow that lies floating on the floor
Shall be lifted - nevermore!

4 comentarios:

  1. Desde luego Poe es imprescindible para los amantes del terror, pero sus relatos de género policiaco son impresionantes, a mi me gustaron tanto como los de horror, y los recomiendo vivamente. Está claro que Poe era un genio en cualquier género que tocaba. Un saludo.
    Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tambien me encanta Poe, y cada poco tiempo releo sus obras. No me canso. Ni siquiera podría decir cuál es mi preferida...

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. Justo iba a comentarte lo que mencionas en el último párrafo. No soy muy de poesía yo, pero siendo fan de Poe como soy es de las primeras obras suyas que leí en castellano. Después, años después, la leí en inglés y disfruté aún más de esa sonoridad y de ese carácter casi melódico que tiene el poema.

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente sí que es muy importante el idioma, al traducirlo no sólo se pierde parte de la musicalidad sino que además la traducción puede ser más o menos afortunada. De hecho, me has dado una idea, voy a editar la entrada y añadir la última estrofa también en inglés.

      Muchas gracias por tu comentario, Rober! :-)

      Un abrazo!

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me reservo el derecho de eliminar los comentarios que contengan spam o los que sean ofensivos.