jueves, 22 de diciembre de 2016

¡FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO 2017!

Como siempre por estas fechas voy a tomarme un descanso navideño, pero no puedo irme sin desearos a todos unas felices fiestas. Espero que Papá Noel o los Reyes Magos  (o ambos) os traigan un montón de regalitos y un montón de nuevos libros para leer calentitos junto al fuego.

Volveré después de la fiesta de Reyes y hasta entonces, además de leer, intentaré enterarme de cómo funciona esto del Google+, e intentaré exterminar a los virus de la gripe que me han declarado la guerra.

Mientras tanto os dejo en el blog con un villancico que a mí particularmente me encanta, siempre me ha parecido un poco tétrico, "Carol of the bells". Por cierto, os recomiendo una peli navideña (la cual -si no recuerdo mal- termina con una versión de este mismo villancico) titulada: Krampus. Tiene opiniones muy variadas aunque a mí me gustó por su aire terroríficamente oscuro.

Y nada más. Solo desearos...


¡¡FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO NUEVO!!


lunes, 19 de diciembre de 2016

Apocalipsis (Stephen King)

TÍTULO: Apocalipsis
AUTOR: Stephen King
TÍTULO ORIGINAL: The Stand
AÑO: 1990
EDICIÓN: Orbis Fabri, 1990
GÉNERO: Ciencia-ficción

RESUMEN: De unos laboratorios del gobierno se escapa un virus modificado por el hombre. Se trata de una especie de supergripe que tiene una mortalidad cercana al cien por cien. Una vez que se da el primer caso de contagio la enfermedad se expande rápidamente por el mundo y se convierte en una epidemia contra la que resulta imposible luchar. La gente empieza a llamar a esta nueva peste el Capitán Trotamundos. En los Estados Unidos, tras unas semanas, solo unos pocos inmunes desperdigados por diferentes poblaciones, logran sobrevivir. Pero esos supervivientes tienen sueños en los que una anciana bondadosa los llama a su lado... también un hombre oscuro, un hombre aterrador que transforma los sueños en pesadillas. Poco a poco los supervivientes van eligiendo bando y juntándose para hacer frente al futuro que les aguarda.

OPINIÓN PERSONAL: Esta es una novela curiosa. Para empezar porque es la novela más extensa de King (mi edición consta de 1299 páginas) y esto ya es decir, pues el autor tiene varias que rondan las 1000 páginas, como It o La cúpula. Por otro lado, cuando se publicó en el año 1990 no se trataba de una nueva novela, sino que, como Stephen King aclara en el prólogo, es la versión completa y revisada de su novela del año 1978 titulada La danza de la Muerte, la cual sufrió en su momento un duro recorte de páginas (unas 400) debido a su dilatada extensión y el coste de producción.

Esta versión de La danza de la muerte es una ampliación de la novela original. Como ya he dicho, no encontrará a los viejos personajes actuando de manera nueva y extraña, pero sí descubrirá que casi todos los personajes, aunque en la misma forma del libro original, hacen más cosas”.

Además, aunque para King no es una de sus novelas preferidas, es una de las más aclamadas entre sus lectores. 

En este caso confieso que estoy con King, no ha sido para mí una lectura muy placentera, se me ha hecho pesada en muchas ocasiones; creo que tendría que haber optado por La danza de la muerte, que es menos extensa, porque sí, en mi opinión, a esta obra le sobran páginas, y que conste: a mí no me importa leerme mamotretos de más de 1000 páginas, que los disfruto y mucho.

Supongo que lo primero que hay que decir de Apocalipsis es que se trata de una novela de personajes, a quienes vamos conociendo mientras asistimos a la alarmante evolución de la epidemia y la posterior búsqueda de refugio por parte de los supervivientes. Al principio me lié un poco con tantos nombres y hubiera agradecido una relación de personajes -al final o al principio- para poder buscarlos. Con el tiempo, como suele suceder, los nombres se van ubicando y haciéndose su propio espacio en la memoria, proceso que se ve ayudado por el hecho de que varios acaban muriendo por culpa del Capitán Trotamundos.

Mi primer problema con la novela fue que muchos de estos personajes me resultaron insufribles, sobre todo Frannie, una muchacha que descubre que está embarazada justo antes de la epidemia. Además, todos están claramente definidos como buenos o malos, y se posicionaran en un bando u otro sin que haya ninguna sorpresa. 

Mi personaje preferido ha sido Nick Andros, un chico inteligente, sensible, sordomudo y que por poco no se queda también ciego. Fue su historia la que me hizo querer avanzar en mi lectura. En contraposición a Nick el personaje más aborrecible que encontré en la novela fue Harold, me ha caído incluso peor que el gran antagonista de la historia, Randall Flagg.

Otra cosa que no me ha gustado es que me ha parecido que algunos personajes están muy desaprovechados. Randall Flagg, por ejemplo, creo que hubiera necesitado más páginas para él solo, para explicar su pasado, sus motivaciones, sus ”recuerdos”… Aunque desde luego es una presencia que, una vez que aparece, cuesta olvidar que está ahí, en el oeste, tramando y acechando… como una comadreja. Lo mismo sucede con madre Abigail (en mi edición viene como "Abagail", pero es una errata), un personaje interesante con poco protagonismo. 

Y así, lo que ha sucedido es que he avanzado a trompicones, con partes en las que no podía parar de leer, otras que me resultaban soporíferas y otras que me desagradaban terriblemente

Podría decirse que el libro tiene tres partes. 

La primera narra cómo la supergripe se va extendiendo por el mundo y presenta a los personajes mientras asistimos al caos que se origina cuando el ser humano es empujado a situaciones límite. Los pocos supervivientes se enfrentarán no solo a la falta de medios, comida, luz, medicinas, y otros avances a los que estaban acostumbrados, sino que también habrán de lidiar con hombres sin escrúpulos, repugnantes y miserables. 

La segunda parte es más “religiosa”. Irán surgiendo, en ese mundo desolado, dos nuevas comunidades alrededor de dos guías. Dos bandos enfrentados, el bien y el mal, la luz y la oscuridad, Dios y el Diablo en su eterna lucha. El de la madre Abigail, una anciana que sigue el camino de Dios, y el de Randall Flagg, una encarnación del Mal que intenta acabar con todos aquellos que se le oponen. 

La danza de la muerte, de Michael Wolgemut (1493)
Fuente de imagen: Wikipedia


Este tema religioso no me entusiasmó mucho. La visión que expone King aquí de Dios me ha parecido muy semejante a la su posterior novela Desesperación (reseña aquí): un Dios que puede ser justo, pero que ante todo es cruel.

Algo que me ha parecido muy curioso es que al lado de Randall Flagg además de haber gente que tiene una clara preferencia por la mala vida, también está la gente que se sienten atraída por las comodidades tecnológicas (la tecnología no sale muy bien parada en las manos del autor) y gente que, sobre todo, necesita el orden y la ley para vivir. Me ha resultado muy curioso que el orden esté del lado oscuro, en la comunidad de Abigail todo es más relajado. ¿Quizá porque el orden y la ley es algo antinatural?

—(…) Quizás el miedo a la tecnología en general. Porque creo que todas las nuevas sociedades que surjan, por lo menos en el mundo occidental, tendrán la tecnología como su piedra angular. Es una pena, y no algo necesario, pero así será porque están enganchados a ella. No recordarán, o no querrán recordar, lo que hemos pintado en esa piedra. Los ríos sucios, el agujero en la capa de ozono, la bomba atómica, la contaminación atmosférica. Todo cuanto recordarán será que hubo un tiempo en que podían estar calientes por la noche sin hacer casi ningún esfuerzo”.

La nueva sociedad que brota en el seno de la madre Abigail no me dejó buenas sensaciones, pronto vuelve a las viejas costumbres, a hacer política y andar con tejemanejes, aunque todo sea por el bien de la comunidad, claro. Empiezan a ver necesarios un sistema de justicia, la creación de leyes, la realización de censos poblacionales… Parece que vuelven a los viejos caminos, sendas conocidas. ¿Puede la humanidad mejorar, cambiar sus caminos?

—(…) él se ríe de vuestro comité, porque es el sistema antiguo y los sistemas antiguos son sus sistemas”.

En Apocalipsis parece que el hombre es una animal social condenado a buscar compañía pero que no sabe vivir en paz con sus semejantes.

—Muéstrame un hombre o una mujer solo y te mostraré a un santo. Que sean dos y se enamorarán. Que sean tres e inventarán una deliciosa institución llamada «sociedad». Que sean cuatro y construirán una pirámide. Que sean cinco y convertirán a uno en un paria. Que sean seis y reinventarán el prejuicio. Que sean siete y en otros tantos años reinventarán la guerra. Es posible que el hombre haya sido hecho a imagen de Dios pero la sociedad humana fue hecha a imagen de Su antagonista y siempre trata de volver a las andadas”.

Y para acabar está la tercera y última parte del libro, el desenlace. Uno muy de King, que no me ha convencido. Atención Spoiler :Todo se arregla con un Deux ex machina al cuadrado. Cuando leí cómo acababa (o casi acababa, porque después todavía sigue unas cuantas páginas más) creí que lo había interpretado mal, que sería otra cosa, pero no, luego queda bien clarito lo que sucede. Creo que si no sabía bien lo que significaba la expresión Deux ex machina aquí me ha quedado bien ejemplificado. Podría igualmente hacer el chiste fácil y decir que “el final es la bomba”, pero ya lo hice en otra ocasión y como en este caso no me gustó mucho, me guardó lo de repetir gracieta para otra ocasión. Fin del Spoiler.

Me está quedando una reseña tan grande como el libro, pero no quiero irme sin comentar que en esta obra encontramos, como es habitual, nexos de unión con otras obras del autor (como con El resplandor, Desesperación…) y además hay numerosas, muchas veces explícitas y claras, referencias a la obra de fantasía El señor de los anillos, de Tolkien.

Y de repente un ojo se abrió en toda aquella oscuridad, rodando horriblemente de uno a otro lado mientras el viento se movía solitario a través de los pinares y los abetos azules de montaña. Era él y estaba buscando”.

Puesto que Apocalipsis se me hizo pesada en numerosas ocasiones y hubo pasajes que me resultaron desagradables, dudo que lea La danza de la muerte, aunque nunca se sabe…

¿LO RECOMENDARÍA?: Ya que es uno de los libros que más gusta a los lectores de King no lo desaconsejo, pero personalmente no es de los que más me ha gustado y recomendaría muchos otros del autor antes que este. 

VALORACIÓN: 

jueves, 15 de diciembre de 2016

De cine: Perseguido

Perseguido es la adaptación cinematográfica de la novela de Stephen King El fugitivo (publicada bajo el pseudónimo de Richard Bachman), novela que leí recientemente y cuya reseña podéis ver aquí

Esta película, de ciencia-ficción y acción, fue estrenada en el año 1987 y la dirección estuvo a cargo de Paul Michael Glaser. Está protagonizada por Arnold Schwarzenegger, María Conchita Alonso y Richard Dawson.

Las actuaciones no me parecen nada del otro mundo y Schwarzenegger, quien tal vez no destaque por sus dotes interpretativas, aquí se queda especialmente corto. La verdad es que Richard Dawson en el papel de Killian (el presentador del concurso "El corredor") es el único que clava el papel. El guión tampoco me pareció muy bueno, y lo mejor es no pararse a pensar mucho (por ejemplo, en por qué una mujer va a ponerse a hacer ejercicio en su casa vestida con una especie de bonito salto de cama). 

Hay muchas diferencias entre la novela y la película. La historia personal del protagonista Ben Richards cambia totalmente: ya no es un simple trabajador sin dinero que desesperado se presenta voluntario para participar en el mortal concurso "El corredor", sino que es un policía que encarcelan por negarse a masacrar a unos manifestantes desarmados. Este cambio, por lo que he visto, fue necesario para justificar que un actor con el físico de Arnold Schwarzenegger pudiera encarnar a Ben Richards.

Los Cazadores y el resto de protagonistas tampoco tienen mucho que ver con lo que encontramos en el libro de Stephen King. Por cierto, los Cazadores, los hombres que persiguen a Ben Richards para matarlo, son de lo más ochentero que os podáis imaginar. Hay uno que se llama "Dynamo" que no sé yo si podría tener un look más hortera. 

Casi lo único que se respeta del libro es, a través del concurso "El corredor", la crítica a los reality shows y a la televisión, a la manipulación de la información… Sin embargo, estos aspectos son secundarios y destacan más la acción (la película fue criticada por contener mucha violencia) y los flojos diálogos.

Cuando empecé a verla tenía esperanzas de que me gustara, aunque solo fuera por la nostalgia ochentera, pero la verdad es que nada más comenzar estuve a punto de quitarla. Finalmente la acabé y a pesar de que no llegó a aburrirme creo que no es una película a la que el tiempo le haya sentado bien y dudo mucho que vuelva a verla.

Para mí lo mejor fue ver a Arnold Schwarzenegger decir nuevamente: “Volveré”. ¿Tendrá patentada esta frase?

lunes, 12 de diciembre de 2016

El increíble hombre menguante (Richard Matheson)

TÍTULO: El increíble hombre menguante
AUTOR: Richard Matheson
TÍTULO ORIGINAL: The shrinking man
AÑO: 1956
EDICIÓN: La factoría de ideas, 2006
GÉNERO: Ciencia-Ficción

RESUMEN: El increíble hombre menguante es la historia de Scott, un hombre normal con una mujer y una hija que lo aman. Pero su vida normal deja de serlo cuando descubre que cada día mengua de tamaño sin conocer la causa. Ahora, encerrado en el sótano, solo, cada paso que da es una arriesgada prueba, y cada currusco de pan que intenta coger es como mover una montaña.
Además de esta novela, el libro recoge otros cuatro relatos de Matheson.

OPINIÓN PERSONAL: Había visto muy buenas opiniones de la novela de Matheson titulada El increíble hombre menguante, y como además es corta (249 páginas en la edición que he leído) pensé que me duraría un suspiro, pero no ha sido así. Me ha gustado y me ha parecido una gran historia, pero a ratos se me ha hecho pesada y he llegado a estar seriamente tentada de saltarme algunas páginas.

Es una novela bastante reflexiva. Personalmente creí que habría más aventuras del protagonista, al tener que luchar este contra las adversidades que iría encontrando a medida que su tamaño disminuyera (tal vez esa fue una de las cosas que me decepcionó). Sin embargo, se centra sobre todo (no exclusivamente) en el estado de ánimo y en las tribulaciones psicológicas por las que pasa al ir haciéndose cada vez más pequeño.

Cuando conocemos a Scott está encerrado en el sótano de su casa y mide más o menos lo que un click de playmobil. Lucha contra una araña, una viuda negra, a la que él considera su némesis. Ese comienzo fue de lo que más me gustó del libro junto con el final

A través de flashbacks sabremos cómo llegó a esa situación y, como ya he mencionado, sus sentimientos durante todo el proceso de encogimiento. Día a día, Scott ha ido perdiendo un poco de altura y con ello también un poco de sí mismo. Fue cambiando, y al cambiar no era el mismo.

Nos muestra la terrible soledad por la que pasa el protagonista. Ya no es igual al resto de sus semejantes, se siente incomprendido mientras camina hacia una muerte segura, hacia la inexistencia total, la desaparición por muerte a los 0 centímetros. Mientras eso sucede se pregunta en numerosas ocasiones por qué no terminar con todo, por qué no suicidarse, por qué seguir batallando, por qué no entregarse a la araña o al gato que lo acosan. ¿Por qué sobrevivir?

O conseguía llegar hasta ella o moriría… y sabía que ninguna de las dos opciones era la más sabia, ni la más estúpida, ni la peor

Para Scott el deseo sexual es también es un problema. No desaparece con su enfermedad, pero su mujer ya no lo ve igual, y él sabe que ahora es distinto, es pequeño y de voz aguda, y cada día un poco más.

Los poetas y filósofos pueden decir todo lo que quieran sobre el hecho de que el hombre sea algo más que una forma carnosa; pueden hablar sobre el valor de su esencia y sobre la talla inconmensurable de su alma, pero todo eso no es más que basura.
¿Acaso habrían intentado alguna vez abrazar a una mujer con unos brazos que no lograban rodearla?

Estos han sido aspectos de la novela que me recordaron mucho a una lectura reciente del autor: Soy Leyenda (reseña aquí).

Imagen de la adaptación cinematográfica del año 1957
Fuente de imagen: Blog De Cine

Lo que contribuyó a que se me hiciera una lectura lenta fue lo minuciosamente que detalla Matheson cada movimiento del diminuto Scott en el sótano para poder lograr cada pequeña hazaña. Esto, desde luego, deja claro que cada paso es un verdadero reto, pero lo que podían haber sido unas vivaces aventuras me resultaron pesadas pruebas. Algo parecido me sucedió con el análisis de los sentimientos de Scott (como su deseo sexual). Eché de menos algo más de agilidad en la lectura.

Hasta aquí la novela, pero esta edición viene con cuatro pequeños relatos:

La prueba: ha sido mi historia preferida, para mí de diez. Se desarrolla en un futuro en el que los ancianos deben pasar pruebas cada cinco años para demostrar que no son una carga social y mantener así el mundo sin superpoblación y con un sistema de salud eficaz y sostenible –según dicen las autoridades-. Si no aprueban, son eliminados. El relato nos enfrenta no solo a esta terrible posibilidad, sino al hecho de que un hijo pueda querer la muerte de su padre, al que quiere, pero con el que no puede seguir viviendo.

 “—Papá, es un reloj viejo —dijo Les—. No vale un centavo”.

Mantage: no tengo mucho que decir de él. Habla de la vida y el tiempo, no es un mal relato, pero en mi opinión está por debajo del resto.

El repartidor: un hombre llega a un vecindario y se dedica a sembrar la cizaña entre los vecinos hasta que estos acaban deseando matarse. Recuerda a la novela La tienda de Stephen King, y quizá el rey del terror se haya inspirado en este pequeño relato.

El diablo sobre ruedas: supongo que el más conocido de los relatos pues fue adaptado en 1971 por  Spielberg, con guión del mismo Matheson, en un telefilm que obtuvo muy buena acogida y fue después estrenado en cine. Es mi segundo relato favorito de los que contiene el libro. Un hombre en un turismo adelanta por carretera a un enorme camión, desde ese momento el camionero lo persigue con el objetivo de echarle de la carretera o matarlo. Es un relato muy dinámico y que mantiene la tensión durante sus 28 páginas. 

Después de haber leído tres novelas de Matheson, así como varios relatos, creo que prefiero al Matheson de relatos. Todos los cuentos que he leído de él siempre me han gustado (más o menos), las novelas, sin embargo, a excepción de Soy Leyenda, se me han acabado haciendo pesadas o me han decepcionado. Otra cosa que he apreciado es que sus finales (ya sean de novelas o relatos) siempre tienen mucha fuerza.

¿LO RECOMENDARÍA?: Sí. Los relatos me han parecido muy buenos, y la novela, aunque algo pesada, me pareció interesante.

VALORACIÓN (DE LA COLECCIÓN): 


lunes, 5 de diciembre de 2016

Reto 5 Líneas: Diciembre 2016

Diciembre es el tiempo de la Navidad, y como siempre por estas fechas a Adella le gusta complicarnos un poco más el Reto 5 Líneas que propone mensualmente en su blog Adella Brac (reglas completas aquí).

 Este mes las palabras que debe contener el relato son: desgracia, dolor y mágicos. Y como segundo requisito, además hay que tomar partido por Papá Noel o por los Reyes Magos, e incorporarlos al relato.

El año pasado por estas fechas compuse un relato que precisamente tenía a los Reyes Magos como protagonistas, y como los dejé abandonados y perdidos en el desierto he creído que era bueno retomar su historia. Si queréis recordarla pichad aquí.

Y así es como continúa el viaje a Belén de Melchor, Gaspar y Baltasar.

–¡El portal! ¡Hemos llegado! 
–¡Al fin! Tengo un dolor de espalda terrible. 
–¿Sois los tres reyes mágicos? –les preguntó el ángel.
–Magos. Somos magos.
–Sí, lo que sea. Llegáis tarde.
–La culpa fue de la profecía. Si no fuera por la estrella de Baltasar aún estaríamos perdidos.
–¿Y los regalos?
 –Oro, incienso y mirra.  
–¿Incienso, mirra? ¡Qué desgracia! Tenía que haber hablado con el del trineo. Seguro que habría traído Turrón de Alicante.

Fuente de imagen: Estampas

jueves, 1 de diciembre de 2016

El fugitivo (Stephen King)

TÍTULO: El fugitivo
AUTOR: Stephen King
TÍTULO ORIGINAL: The running man
AÑO: 1982
EDICIÓN: Orbis Fabri, 1997
GÉNERO: Ciencia-Ficción

RESUMEN: Año 2015. Ben Richards necesita dinero urgentemente. Su hija Cathy de 18 meses está enferma y no puede pagar ni un médico ni las medicinas que la pequeña necesita. Desesperado, se presenta a las pruebas para los macabros concursos que emiten continuamente por la librevisión y que muchas veces conllevan la muerte del concursante. Resulta seleccionado para el concurso "El fugitivo", el de más audiencia y mayor premio. Deberá huir por todo el país mientras los llamados Cazadores intentan matarlo. Los ciudadanos recibirán recompensas suculentas si lo denuncian. Por cada hora que viva, su familia recibirá cien dólares. Si sobrevive 30 días ganará, pero nadie lo ha logrado nunca. ¿Podrá Ben Richards vencer al sistema?

OPINIÓN PERSONAL: ¿Cómo llegué hasta este libro? Tarde o temprano iba a llegar hasta él, eso seguro, siendo el autor S. King iba a leerlo sí o sí. Pero también ha sido de un modo curioso. Las primeras veces que me hablaron de la novela Los juegos del hambre  de Suzanne Collins lo que pensé (yo, que ni había oído hablar de la novela Battle Royale) fue que me parecía una nueva versión de la película Perseguido, protagonizada por Arnold Schwarzenegger. Después me enteré de que esa película es la adaptación cinematográfica de este libro, El fugitivo. Por lo que he ido viendo por ahí, no soy la única que ve similitudes entre esta historia y la de Suzanne Collins: un concurso en el que un participante es perseguido hasta la muerte y donde los ciudadanos asisten a su caza por “televisión”, un concursante rebelde que no está dispuesto a ponérselo fácil a los mandamases, un reality vomitivo…

El fugitivo se sitúa en un futuro distópico de urbes contaminadas con barrios bajos donde la delincuencia y los malos trabajos —tanto en salario como en condiciones laborales— empujan a sus ciudadanos a buscar una salida donde puedan; y con barrios altos cuyos habitantes solo ven basura en los habitantes de los barrios bajos. Una visión y una confrontación que es fomentada por la librevisión.

Porque en esta futura sociedad es obligatorio tener un librevisor a través del que se emiten los sádicos concursos que en muchos casos acaban con la muerte del participante, o como mínimo con su ingreso en el hospital. Por supuesto los concursantes que se presentan voluntariamente a esos programas son los más desesperados, los que necesitan el dinero a toda costa, los que no tienen más salida. En realidad, no son voluntarios. El concurso de más audiencia es "El fugitivo", en el que un hombre es perseguido por todo el país para darle muerte.

Naturalmente en cada piso debía haber un librevisor –así lo establecía la Ley-, pero todavía era legal desconectarlo”.

Ben Richards es el total protagonista de la novela, es un personaje complejo, un rebelde inteligente y de mal genio. Luchará hasta el final sin dejarse amedrentar por una sociedad que desprecia, y que le devuelve ese desprecio multiplicado por veinte. El resto de personajes no son muy importantes. Esta es la novela de Ben Richards, o quizá, de la librevisión.

Este es, probablemente, el libro de Stephen King más crítico que he leído hasta ahora. Presenta una sociedad corrompida, inmoral, manipulada por los medios, un lugar donde la información en tergiversada, y donde los libros no son demasiado apreciados.

Hay una clara crítica a los reality shows y a su audiencia, a la televisión como entretenimiento barato que funciona a modo de droga gratuita (más circo y más pan), a la contaminación del planeta, a la falta de derechos laborales… Y todo en menos de 300 páginas. 

—Nosotros leemos. Eso de la librevisión es una mierda dirigida a la gente con la cabeza hueca”.

La novela no cuenta mucho de cómo se llegó a la situación en la que se encuentra la sociedad. Y al final tampoco sabremos mucho de lo que sucede. El desenlace es rápido e incontestable, perfecto para la historia, pero me hubiera gustado saber qué pasa con los personajes y con ese mundo criminal.

El fugitivo fue escrita por Stephen King bajo el pseudónimo de Richard Bachman y contiene un pequeño guiño a Derry (el ficticio pueblo inventado por King). 

Los título de los capítulos son una cuenta atrás que lleva a nuestro protagonista hasta un desenlace que no se olvidará fácilmente…

…Menos 100
                                                 Y CONTANDO…

¿LO RECOMENDARÍA?: Sí.

VALORACIÓN: