jueves, 28 de abril de 2016

Gokumon-tõ (Seishi Yokomizo)

TÍTULO: Gokumon-tõ
AUTOR: Seishi Yokomizo
TÍTULO ORIGINAL: Gokumon-tõ
AÑO: 1947
EDICIÓN: Quaterni, 2015
GÉNERO: Misterio, Novela policíaca

RESUMEN: Japón, 1946. El país acaba de perder la guerra y todavía no ha empezado a recuperarse. En los lugares más recónditos el progreso apenas ha llegado y las gentes siguen ancladas en las costumbres y tradiciones de sus antepasados. Los hombres que vuelven del frente se encuentran con la difícil tarea de retomar sus vidas con el recuerdo imperecedero de los compañeros que no han podido regresar.

 «Te pido que vayas a la isla de Gokumon en mi lugar… Si no, matarán a mis hermanas…». Estas son las últimas palabras que Chimata dirige a su amigo y camarada de guerra, Kindaichi Kõsuke, antes de fallecer. Movido por la obligación moral, este viajará hasta Gokumon-tõ, literalmente, la Isla de las Puertas del Infierno, un pequeño islote poblado por descendientes de piratas, situado en medio del mar Interior de Seto. Allí se encontrará con una comunidad cerrada y recelosa del forastero, en la que se están produciendo una serie de horribles asesinatos planeados a sangre fría, que escapan a la razón.

OPINIÓN PERSONAL: Me fijé en esta novela en un primer momento por su portada, que me resultó de lo más inquietante: la montaña solitaria alzándose en medio de la niebla prometía una historia intrigante. Y así debía de ser, porque el autor de ese libro que había atraído mi vista resultó ser Seishi Yokomizo. Nunca había leído nada de él pero tenía muchas ganas, así que no dudé en apresurarme a llevármela a casa.

Yokomizo (que murió en 1981) ha sido uno de los escritores japoneses de misterio más importantes. En su honor se creó el Premio Seishi Yokomizo que se concede cada año a una novela inédita de misterio. La fama de este escritor se debe sobre todo a la creación del detective Kõsuke Kindaichi, protagonista de Gokumon-tõ . Ha sido un grato descubrimiento y espero leer pronto El clan Inugami, también del autor.

Gokumon-tõ es una historia de misterio que cuenta con un detective que recuerda en varios aspectos a muchos de los detectives clásicos más famosos. Aunque muchas opiniones coinciden en aproximarlo sobre todo con Colombo, a mí me ha parecido más una mezcla de Poirot y miss Marple, probablemente porque el estilo del autor me ha recordado mucho a A. Christie.

Kindaichi es un detective inquisitivo que recopila  hechos y pruebas para después enfrentarlos con los testimonios de los implicados y así llegar a conocer la verdad. No se da por vencido fácilmente y su mente no para de trabajar en el caso en el que se ve envuelto: un asesino está en la isla Gokumon cometiendo crímenes que no pueden ser más macabros.

Al principio, Kindaichi se encuentra con la sociedad cerrada que habita en la isla de pescadores de Gokumon, presentándonos el autor un ambiente receloso y desconfiado, un lugar donde los trapos sucios se lavan en casa, una comunidad temerosa de lo nuevo. Igualmente queda perfectamente reflejado el poderoso papel que en esas sociedades tenía la religión, donde el sacerdote era el verdadero jefe y no los políticos o los poderosos señores.

Cuando la frontera entre cielo e infierno es tan delgada como el tablón de la cubierta de un barco de pesca, la fe se convierte en algo imprescindible y, los monjes budistas acaban, a través de la fe, poseyendo el poder de la vida y la muerte”.

Encontramos además una sociedad donde todavía se aprecían las consecuencias de la recientemente terminada Segunda Guerra Mundial y donde las tradiciones empiezan a occidentalizarse.

Yokomizo crea así el ambiente de Gokumon, convirtiéndolo en un personaje más de la obra.

Seishi Yokomizo. Fuente de
imagen: Wikipedia
He conocido muchas cosas de la cultura japonesa gracias a las notas y aclaraciones a pie de página, como la existencia de los eta o burakumi: “grupo tradicionalmente estigmatizado por razones religiosas cuyos descendientes, a día de hoy, en muchos casos siguen arrastrando el peso del estigma.” Y he agradecido la existencia de la relación de personajes que viene al principio del libro porque a veces me perdía con los nombres japoneses.

Gokumon-tõ es una novela corta, con mucho diálogo rápido y sin incisos (a veces incluso se introducen personajes sin decir claramente quien habla), que se lee de un tirón. Tras ir conociendo en las primeras páginas de Gokumon-tõ a los personajes, fui poco a poco sumergiéndome en el ambiente opresivo de la isla, y en cuanto se cometió el primer crimen, las pistas, las sospechas y los móviles que iba descubriendo a veces, elucubrando otras, me mantuvieron pegada a esas páginas hasta el final. Me ha parecido, como dije, una historia muy del estilo de Agatha Christie, sin nada de pruebas forenses, una novela detectivesca de corte clásico, que son las que más me gustan. En cuanto a la resolución del caso, a mí me ha recordado a las maneras retorcidas (que tanto me gustan) de Christie, sobre todo a las de su novela Diez Negritos.

Pero incluso en los casos de parentesco lejano, de quinto o sexto grado, daba igual. Todos en la isla se comportaban como una gran familia. Cuando algún forastero llegaba allí, todos los isleños cerraban filas y el foráneo se encontraba indefenso ante un muro de silencio”.

Esta novela ha sido elegida como la mejor novela japonesa de misterio, algo de lo que no puedo opinar, pero os la recomiendo sin duda.

Puede ser que la isla apareciera apagada bajo la luz de la luna, pero ahora, con aquellos fuegos alzándose en la montaña más alta, Kõsuke sabía que, por dentro, Gokumon estaba ardiendo”.

¿LO RECOMENDARÍA?: Sí, creo que todo amante de las novelas de misterio y detectives disfrutará con ella.

VALORACIÓN:

lunes, 25 de abril de 2016

La profecía (David Seltzer)

TÍTULO: La profecía
AUTOR: David Seltzer
TÍTULO ORIGINAL: The Omen
AÑO: 1976
EDICIÓN: Mundo Actual Ediciones, 1977
GÉNERO: Terror

RESUMEN: Robert Thorn es un diplomático norteamericano que recibe la noticia de que su hijo recién nacido ha muerto. Para evitar la angustia a su mujer, Katherine, Thorn decide adoptar a otro bebé huérfano y hacerlo pasar como propio. Cuatro años después, en Londres, acontecimientos inusuales y accidentes empiezan a suceder alrededor de ese niño, llamado Damien. Un sacerdote avisa a Thorn de que el niño viene a cumplir una terrible profecía.

OPINIÓN PERSONAL: Supongo que a estas alturas será raro que alguien no conozca el argumento de la película La profecía del año 1976, protagonizada por Gregory Peck, la cual tuvo un remake en el año 2006. Pero por si acaso intentaré no spoilear el argumento de la novela.

Para empezar, lo que me llamó la atención es que cuando estaba investigando un poco sobre este libro descubrí que, al contrario de lo común y habitual, la película no es una adaptación del libro, sino al contrario: el libro es una novelización del guión y apareció en las librerías casi a la vez que la película en los cines.

Así que cuando empecé a leerlo esperaba encontrar una práctica transcripción de la cinta, y así ha sido, aunque no del todo. Hay algunas diferencias, como el modo en que mueren algunos personajes, o cómo son caracterizados. También añade alguna escena, y, sobre todo, el libro profundiza más en los personajes de lo que lo hace la película. En este sentido destaco a Katherine Thorn, una mujer mucho más compleja en la novela. Su carácter, altamente inestable y de tendencias autodestructivas, permite entender bastante bien por qué su marido quiso ocultarle la muerte de su hijo recién nacido.

—Esta noche, señor Thorn… Dios le ha dado un hijo”.

Un personaje que también cambia bastante respecto a la cinta es el periodista Jennings, que en el libro es bastante desagradable. En cuanto a la señora Baylock, resulta mucho más terrorífica en la novela. Todas estas diferencias, que enriquecen la trama, han sido pequeñas sorpresas que disfruté durante la lectura.

Como libro de terror he de decir que me ha gustado mucho. Es una historia corta (275 páginas) que se lee muy rápido. El argumento, basado en el texto del Apocalipsis y en la figura bíblica del Anticristo, es una verdadera lucha entre la luz y la oscuridad, en la que el mal queda lejos de ser entendido como una idea abstracta para encarnarse en un ser humano y así vagar sobre la Tierra y desplegar su poder.

Aquel que es inteligente calcule el número de la bestia; pues es número de hombre, y su número es Seiscientos Sesenta y Seis.
Apocalipsis (13,18)

He visto muchas opiniones que dicen que el libro es muy simple en su narración y que además cuenta con unos personajes muy planos. Puede que sea así, pero es algo que no me ha importado, he disfrutado mucho de la lectura, una novela intrigante que se desarrolla en pocas páginas, y a pesar de saber lo que iba a ocurrir me resultó imposible dejar de leer hasta llegar al final. Para mí es un clásico muy recomendable.

¿Os gusta el terror? ¿Os gustó la película? Leed el libro. Yo creo que lo disfrutaréis.

Eran el sexto mes, el sexto día, la hora sexta”.

¿LO RECOMENDARÍA?: Sí.

VALORACIÓN:

jueves, 21 de abril de 2016

Vampiros... y más que vampiros

TÍTULO: Vampiros... y más que vampiros
AUTOR: VV. AA.
AÑO:
EDICIÓN: Valdemar, 2015
GÉNERO: Terror

RESUMEN: Un libro que recoge varias historias en las que el vampiro, en alguna de las múltiples formas que ha tomado en la literatura, es el protagonista.

OPINIÓN PERSONAL: Me encantan los relatos de terror y los vampiros, así que si un libro une ambas cosas no puede parecerme más irresistible.

La edición de Vampiros y más que vampiros es en tapa dura y en la portada aparece una imagen muy reveladora: La lucha con el vampiro, de Boleslas Biegas. En el interior, el título de cada relato va ilustrado con una pequeña imagen que plasma su esencia y, al finalizar y empezar cada cuento, un terrorífico esqueleto vampírico nos recuerda lo que nos espera al volver la siguiente hoja. Estos pequeños detalles siempre hacen que disfruté un poco más de la lectura. 

Dentro, encontramos 22 historias de vampiros, desde relatos decimonónicos como el cuento primigenio de El vampiro de Polidori, hasta otros de autores contemporáneos como Rapsodia húngara de R. Bloch, o Hijo de sangre de R. Matheson. Esto fue algo que me sorprendió, porque creía que encontraría solo relatos del siglo XIX (no sé de dónde había sacado yo esa idea).

Como se creía comúnmente en Tasuun, una bruja que moría de esa manera, con deseos no aplacados y encantamientos frustrados, podía convertirse en una lamia o vampiro y procurarse así la consumación de sus brujerías”.

Estos cuentos son un viaje completo por toda la esencia del mito del vampiro, desde los más arquetípicos (el que todos tenemos en mente) hasta otros bastante alejados de esa idea. Así, podemos encontrar desde vampiros cercanos a las sirenas marinas, hasta otros chupadores de voluntad que tienen base en el mesmerismo. 

Casi todos los relatos me gustaron mucho, de hecho solo hubo dos que no lo hicieron. El mecánico grasiento de G. Masterton, porque es un relato de sexo puro y duro, y Marsias en Flandes de V. Lee, el cual no solo me aburrió, sino me parece que sobra en este libro. 

Me costaría quedarme solo con algunas de las historias porque como os digo disfruté con todas, aunque quizá (obviando los más conocidos como Berenice de E. A. Poe) destacaría:


-El fresno, de M. R. James: tengo debilidad por este autor, si no conocéis sus cuentos de fantasmas, os los recomiendo.

-El sabueso, de H. P. Lovecraft: me pasa como con el autor  anterior. Todo lo que llevo leído del “de Providence” me ha gustado. 

-La hija de Rapaccini, de N. Hawthorne: puede que no sea el mejor relato, pero me ha sorprendido en varios aspectos, y aunque al empezar la historia creí que no me iba a gustar, al final es de esos relatos que seguramente no olvide nunca.

-Un suceso extraño, de A. Niswander: este es el último relato, y con un halo de la mitología de Cthulhu (forma parte de la colección de Valdemar titulada Alas tenebrosas. 21 Nuevos cuentos de horror lovecraftiano), te pone una pequeña sonrisa en la boca para finalizar el libro.

-El parásito, de A. C. Doyle: es un relato del creador de S. Holmes (que escribió mucho más aparte de las historias de su conocido y querido detective) y desde que lo leí por primera vez se ha convertido en uno de mis favoritos.

Pero también disfruté mucho con La muerte de Ilalotha de C. A. Smith, con El almohadón de plumas de H. Quiroga y con El horror del túmulo de R. E. Howard, y, en realidad... con todos :-)

Vampiros y más que vampiros es un libro para acercarse a la literatura vampírica verdadera, alejada de vampiros crepusculares que han perdido su esencia oscura. Lo que hay en su interior son auténticos seres de origen demoniaco que no dudarán en atrapar tu vida entre sus tinieblas… 

 “-¿Pobre mujer, dices? Vampiro sediento de sangre; o mejor dicho… sanguijuela que bebe la vida humana para sostener su reino infernal…”.

¿LO RECOMENDARÍA?: Sí, sobre todo a los amantes de la figura del vampiro o de los relatos de terror. 
Yo nunca bebo… vino

VALORACIÓN:

lunes, 18 de abril de 2016

La luz fantástica (Terry Pratchett) (Mundodisco 2)

TÍTULO: La luz fantástica
AUTOR: Terry Pratchett
TÍTULO ORIGINAL: The Light Fantastic
AÑO: 1986
EDICIÓN: Random House Mondadori, 2007
GÉNERO: Fantasía

RESUMEN: Como es habitual, la gran tortuga navega por el éter entregada a reflexiones inescrutables, sosteniendo en su caparazón a los cuatro elefantes sobre los que descansa el mundo. Sin embargo, se avecina una inexorable colisión con una malévola estrella roja, y solo una persona puede poner remedio al inminente desastre: Rincewind, el inepto y cobarde hechicero. Por desgracia, Rincewind fue visto por última vez cuando caía por el borde del mundo.

OPINIÓN PERSONAL: Este es el libro que continúa las aventuras de Rincewind y Dosflores (y por supuesto del Equipaje) tras El color de la magia (reseña aquí). Hasta donde yo sé, estos dos son los únicos que no se pueden leer de forma independiente en la saga Mundodisco. La luz fantástica, a diferencia del anterior, no se divide en capítulos siguiendo la tónica más común en estas novelas.

Mi opinión respecto a estos dos libros es diferente a la de la mayoría, pues en general este último gusta más, pero para mí no ha habido diferencias en ese aspecto, cada uno tiene sus más y sus menos. Lo que menos gracia me hizo de La luz fantástica es que me ha dado la impresión de que hace más gala del absurdo, sobre todo en la primera mitad con la historia de los druidas que no ha sido mi parte favorita.

Ha sido la segunda mitad lo que más me ha gustado, y la verdad es que la disfruté un montón. Aparece Herrena, una guerrera auténtica, y Cohen el Bárbaro, que es como un Conan el Bárbaro pero con 87 años de edad. Me ha encantado Cohen, es un anciano y sigue siendo peligroso (si no fuera por esos ataques de lumbago que le dan de vez en cuando). Y el final de la historia es vertiginoso, me ha parecido genial (sobre todo la parte de Gran A´Tuin). 

De hecho, el héroe que aquellos mismos momentos galopaba hacia las Llanuras del Vórtice (…) era una heroína. Una heroína pelirroja.
Por cierto, en esta clase de cosas existe la tendencia de mirar por encima del hombro del dibujante que está haciendo la cubierta y empezar a hablar sobre cuero, botas hasta los muslos y espadas desnudas. Adjetivos como «llenos», «redondos» e incluso «vivaces» empiezan a colarse en la narración hasta que el escritor tiene que darse una ducha fría y acostarse un rato. Lo cual es bastante estúpido, porque ninguna mujer que se gane la vida con su espada va a ir por ahí con aspecto de haberse escapado de un catálogo de lencería de esos que se envían por correo y en sobres discretos
”.

Lo he pasado muy bien con La luz fantástica. He disfrutado de sus referencias a H. P. Lovecraft, a los cuentos clásicos y a las historias clásicas de fantasía. Y también de la crítica social que ya se empieza a dejar ver. 

La Universidad Invisible jamás había admitido mujeres, poniendo excusas del tipo problemas con los cuartos de baño, pero la auténtica razón era un temor jamás expresado de que, si se permitiera a las mujeres andar por ahí haciendo magia, probablemente se les daría embarazosamente bien”.

Mis personajes preferidos han sido el Equipaje (en serio, yo quiero uno, con sus malas pulgas y todo),
y los trolls, tan diferentes a como nos los suelen pintar en las historias fantásticas.

¡Quiero más Mundodisco! Con el siguiente, Ritos Iguales, empezaré el arco argumental de Las Brujas. Es un libro que, por lo que he visto, o gusta mucho o aburre; tengo mucha curiosidad.

—¿Sois forasteros? —preguntó el hombre.
—En algunos sitios sí, en otros no
”.

¿LO RECOMENDARÍA?:

VALORACIÓN: 

jueves, 14 de abril de 2016

El truco de los espejos (Agatha Christie)

TÍTULO: El truco de los espejos
AUTOR: Agatha Christie
TÍTULO ORIGINAL: They do it with mirrors
AÑO: 1952
EDICIÓN: Molino, 1998
GÉNERO: Novela Policiaca, Misterio

RESUMEN: Ruth, una antigua amiga de miss Jane Marple, le habla a esta de su preocupación por su hermana Carrie Louise. Carrie Louise vive con su tercer marido en una finca, Stonygates, intentando ayudar a jóvenes problemáticos, lugar al que acudirá miss Marple para indagar si algún peligro se cierne sobre la hermana de Ruth.

OPINIÓN PERSONAL: El año pasado leí por primera vez a Agatha Christie y como me gustó mucho he vuelto con ella. Ya que había conocido anteriormente al detective Poirot, un personaje encantador (a su manera), he querido en esta ocasión conocer a la otra investigadora de Agatha Christie: miss Marple, una mujer soltera de edad avanzada que vive en un pueblo pequeño. He empezado por esta novela porque era la que tenían en mi biblioteca, pero no es la primera aparición de la curiosa mujer, sino la quinta.

Miss Marple surgió a partir del personaje de Caroline Sheppard, el cual aparece en la novela El asesinato de Roger Ackroyd (reseña aquí). A mí me ha parecido una señora bastante amable pero he visto en varios lugares señalar que la curiosa ancianita sufre una transformación bastante importante desde la resolución de su primer caso en la novela Muerte en la vicaría, donde es una vieja poco agradable, poco transigente y bastante chismosa.

La historia de El truco de los espejos me ha gustado mucho. Me ha sorprendido en varios aspectos. Primero porque el crimen tarda un poco en producirse y empezaba a pensar que a lo mejor no iba a haber asesinato (pero sí, sí que hay crimen a resolver). Y también me sorprendió el hecho de que, en realidad, miss Marple no lleva el peso de la investigación, ella no interroga a nadie, de eso se encarga la policía y nuestra buena señora no está presente cuando ocurre. Esta anciana no es una detective profesional, sino que es tan inteligente y tan aguda observadora del comportamiento humano que puede resolver casos complicados simplemente fijándose en los detalles que ve y oye.

Miss Marple, juega con un as en la manga, se beneficia de parecer una vieja cándida que se puede
J. Hickson encarnando a
miss Marple. Fuente de imagen:
Wikipedia
acercar a todos sin parecer peligrosa y sin que desconfíen de ella, lo que le sirve para obtener información valiosa sin despertar sospechas, tiene una gran intuición, sabe observar y no se le escapa nada. Ella escucha mucho y habla poco.

— (…) Allí ocurre algo malo y quiero que tú, Jane, vayas allí en seguida y averigües de qué se trata.
—¿Yo? —exclamó miss Marple—. ¿Por qué yo?
—Porque tienes un buen olfato para estas cosas. Siempre lo has tenido. Eres una criatura de aspecto inocente, Jane, y sin embargo, nada te sorprende nunca, siempre piensas lo peo
r
”.

Como es habitual en estas novelas (que no son muy largas y en las que abundan los diálogos), poco a poco vamos conociendo a los sospechosos, sus motivos y sus coartadas. Nosotros, si queremos, podemos probar a adivinar quién es el asesino con los datos que vamos recogiendo: intentar meternos en la piel de miss Marple y, con lo que ella ve y oye, sacar nuestra conclusión y descubrir al culpable… Aunque es muy difícil ser tan avispado como ella.

—Porque  cuando uno mira una cosa no puede ver las otras. Y a menudo nos fijamos en la cosa equivocada, aunque es difícil saber si lo hacemos porque sí o porque nos inducen a hacerlo. «Desviar la atención» dicen los ilusionistas”.

¿LO RECOMENDARÍA?:

VALORACIÓN: