martes, 15 de marzo de 2016

Vuelvo en Abril

Sí, vuelvo en abril. Durante las próximas semanas no creo que pueda colgar ninguna entrada ni me veréis demasiado por la blogosfera porque voy a estar más atareada que una hormiguita en otoño. Pero es temporal, regreso hacia el 15 de abril (día arriba, día abajo). Seguiré por Twitter y por supuesto seguiré leyendo junto al fuego.

Aprovecho para comentar que tengo problemillas con la página de Facebook del blog (por ejemplo, no puedo ver los mensajes privados de la página que me habéis enviado). Si esta incidencia no se soluciona pronto, es probable que no la mantenga.

Y nada más, espero poder pasarme un par de veces, al menos, por vuestros blogs, y seguir cotilleando vuestras lecturas por Twitter :-)


Leed mucho y echadme mucho de menos :-D



lunes, 14 de marzo de 2016

El color de la magia (Terry Pratchett) (Mundodisco 1)

TÍTULO: El color de la magia
AUTOR: Terry Pratchett
TÍTULO ORIGINAL: The Colour of Magic
AÑO: 1983
EDICIÓN: Random House Mondadori, 2008
GÉNERO: Fantasía

RESUMEN: Rincewind no es un gran mago, de hecho, solo conoce un hechizo, uno que le impide aprender más hechizos y que ni siquiera logra recordar. Su tranquila vida se ve trastocada cuando llega a su ciudad, Ankh Morpork, el bueno de Dosflores, un hombre muy peculiar: es rico, tiene un equipaje con patas que le sigue a donde sea, y además es el primer turista de Mundodisco.

OPINIÓN PERSONAL: Tras haber conocido Mundodisco con los títulos ¡Guardias!¡Guardias! y Mort, he decidido leer los demás libros que forman esta saga siguiendo el orden cronológico. Un pequeño apunte sobre mi edición: la Muerte no habla en Mayúsculas, y creo que es, justamente, un error de edición.

El color de la magia es el primer libro de Mundodisco e inicia el arco argumental de Los Magos. En él aparece Rincewind, un inepto mago que es también uno de los principales protagonistas de la saga. A diferencia del resto de los libros, este no es autoconclusivo, continuándose las aventuras de Rincewind en el siguiente, La luz fantástica

El color de la magia, igualmente a diferencia de otros libros de Mundodisco, está dividido en capítulos, cuatro en total, y cada uno de ellos es prácticamente una aventura de los protagonistas: Rincewind, con el que me he reído con ganas y Dosflores, el primer turista de Mundodisco. 

El primer capítulo, titulado igual que el libro, El color de la magia, cuenta cómo se conocen Rincewind y Dosflores (seguido siempre por su particular Equipaje). El segundo capítulo, La emisión de ocho, que ha sido mi preferido, es una clara referencia a los mitos de Cthulhu de H. P. Lovecraft; además asistí a una interesante partida de dados entre los dioses de Mundodisco que me recordó mucho a la versión antigua de la película Furia de Titanes (Desmond Davis, 1981 –no el remake malo de 2010-). Por si fuera poco ahí aparece Hrun el Bárbaro, que es como una especie de Conan el Bárbaro. El tercero, El señuelo de Wyrm, es una historia de dragones, y en el último, Cerca del borde, Dosflores y Rincewind acaban llegando al fin del mundo (de un mundo plano, con lo cual su final es un poco peligroso). Los dos primeros capítulos han sido los que más me han gustado pues los otros dos en algún punto se me hicieron un poco lentos y no me parecieron tan continuamente graciosos. Aunque por lo que he visto por ahí, en general el capítulo que menos gusta es el primero.

Además de Rincewind y Dosflores aparecen más personajes. Mi preferido ha sido el Equipaje, que es el equipaje de Dosflores, está hecho con peral sabio y sigue a su dueño a todos lados con sus cientos de patitas. Es un encanto con su tendencia a morder, sus malas pulgas y su capacidad tipo bolso de Mary Poppins. La Muerte no me ha caído tan bien como en otros libros, me ha parecido menos solemne y filosófico, e incluso llega a hacer cosas que jamás haría (al menos según lo que leí en la novela Mort), supongo que es en los libros posteriores donde se define más su personalidad. Hrun el Bárbaro, es una parodia perfecta de los héroes tipo Conan y similares, me lo pasé genial con él.

—¿Qué pasará ahora? —quiso saber Dosflores.
Hrun se metió un dedo en la oreja y se lo inspeccionó con aire ausente.
—Oh, poca cosa —dijo—. Supongo que, de un momento a otro, la puerta se abrirá de golpe y seré arrastrado a alguna especie de circo ritual, donde quizá lucharé contra un par de arañas gigantes y un esclavo de ocho piernas procedente de las selvas de Klatch, y luego rescataré a una especie de princesa del altar, mataré a unos cuantos guardias o algo por estil
o
”.

Pratchett regala una lectura en la que se ríe (pero con mucho cariño, al menos a mí es la impresión que me da) de todos los tópicos de la fantasía, como los dragones, las peleas tabernarias o los templos que se desmoronan en el último momento obligando a los héroes a salir corriendo. Además, como ya comenté antes, aparecen referencias a los Mitos de Cthulhu, y también a la mitología clásica.


En general, el libro me ha gustado mucho y no me parece que sea tan flojo como me habían comentado, pero sí tengo la impresión de que tiende más hacia la parodia y menos hacia la crítica de la sociedad. Además tengo también la impresión de que Pratchett todavía no tenía definidos todos los rasgos de la personalidad de sus personajes.

Siempre me han recomendado no empezar por este libro la saga, y creo que estoy de acuerdo, aunque a mí me ha gustado mucho.

Muchas veces se ha dicho que, aquellos que son sensibles a la radiación del Octarino —el octavo color, el Pigmento de la Imaginación— pueden ver cosas que resultan invisibles para los demás”.

¿LO RECOMENDARÍA?: Sí, aunque, como acabo de decir, recomendaría empezar a conocer la saga por otro libro para ver todo lo que puede ofrecer este mundo.

VALORACIÓN:

jueves, 10 de marzo de 2016

Guerras climáticas (Gwynne Dyer)

TÍTULO: Guerras climáticas. La lucha por sobrevivir en un mundo que se calienta
AUTOR: Gwynne Dyer
TÍTULO ORIGINAL: Climate Wars:The fight survival as the world overheats
AÑO: 2010
EDICIÓN: Librooks, 2014
GÉNERO: Ensayo

RESUMEN: Dyer hace un análisis geopolítico del presente y del futuro próximo, afectados ya por la inevitabilidad del cambio climático, desgranando los datos con los que trabajan científicos y analistas militares.

OPINIÓN PERSONAL: En la línea del libro Seis grados (M. Lynas) que reseñé aquí hace unos días, me traigo hoy otro libro que toca también el tema del cambio climático pero desde una perspectiva diferente, ya que se centra más en la visión política, y yo diría que también tecnológica. Gran parte de la base del libro son las numerosas entrevistas que ha mantenido el autor con científicos, soldados y políticos.

El libro consta de 8 secciones (más la introducción y los agradecimientos) que se subdividen en dos partes. La primera parte, que se denomina Escenario, es una especie de ejercicio de especulación del autor de lo que podría acontecer a las sociedades humanas como consecuencia de no frenar el cambio climático. Por ejemplo, en el escenario titulado Norte de la India, 2036, se nos presentan las consecuencias de una guerra nuclear entre India y Pakistán originada por la falta de agua debida a la futura sequía de esa región. Estos ejercicios imaginativos, similares a pequeños relatos de ciencia-ficción, no son en absoluto aleatorios y parecen bien fundamentados. Como el libro es del 2010 y estamos en 2016, Dyer ha imaginado hechos que no han ocurrido. La mayoría de esas especulaciones son tan terribles que espero que Dyer se equivoque totalmente y no haya simplemente errado la fecha de sus ejercicios imaginativos. Me dio repelús cuando leí su suposición de que, en el futuro, debido a la presión migratoria de refugiados climáticos, la UE se disolvería: estaba viendo en la televisión cómo se comporta Europa con los refugiados de Siria y cómo se hablaba de la anulación del Acuerdo de Schengen…  y la idea de Dyer no me pareció tan descabellada… 

Desde que las tensiones ocasionadas por la inmigración masiva de los países del sur hacía los del norte acarrearan la desaparición definitiva de la Unión Europea en el año 2036, la reconfigurada Unión del Norte (Francia, Benelux, Alemania, Escandinavia, Polonia y los viejos dominios de los Habsburgo en el centro de Europa) ha sido capaz de cerrar sus fronteras a los refugiados procedentes de los países mediterráneos, asolados por el hambre”.

La segunda parte de cada sección, denominada propiamente Capítulo, ya no es especulativa, y trata diversos aspectos del cambio climático, aportando datos y tratando múltiples facetas. Por ejemplo, algo que desconocía totalmente, y que ni siquiera se me había pasado por la cabeza: el hecho de que desde hace tiempo los militares de varios países estén trabajando para controlar (a su manera) los efectos conflictivos del cambio climático, ya que prevén que aumenten las guerras y los saqueos según disminuyan los recursos.

Los militares profesionales, especialmente los de las grandes potencias más establecidas, son profundamente pesimistas sobre las posibilidades de que los países y las personas se comporten de forma correcta en situaciones de tensión. (…) En el Reino Unido, los estamentos oficiales llevan mucho tiempo tomándose en serio el cambio climático, y las fuerzas armadas británicas son libres de discutir todos los escenarios que quieran”. 

También he de decir que me ha cabreado bastante ver cómo las decisiones importantes parecen estar en manos de niños grandes llamados políticos. Parte de lo que cuenta Dyer que ocurrió en la gran conferencia de Copenhague de finales de 2009 recuerda a lo que pasaría en un patio de colegio. Pero la cuestión era tan importante como nuestro planeta.

El último día de Copenhague se produjo una especie de tiroteo entre países que no habían realizado ningún compromiso de limitar sus emisiones durante la conferencia, y lo único que quedó en pie cuando acabaron fue el patético «acuerdo de Copenhague», que en ciertos aspectos era un paso atrás respecto al menospreciado acuerdo de Tokio. Los miles de personas del Bella Center que habían trabajado durante dos años para producir un resultado más justo y efectivo (…) ni siquiera supieron que los americanos y los chinos habían abandonado el proceso y pactado un acuerdo paralelo”.

Aunque una idea muy interesante, y en cierta manera esperanzadora, es la que Dyer expone a lo largo de todo el libro. Pensándolo bien la única manera de luchar contra el cambio climático es a través de la cooperación de todos los  países y de toda la ciudadanía. Y este es el mejor momento para que eso ocurra: un tiempo medianamente propicio en el que los países confían, más o menos, los unos en los otros. Esa cooperación no sería posible en medio de guerras y tiempos de crecientes tensiones. El problema de la cooperación es que es una situación muy frágil pues tenemos cierta tendencia hacia el egoísmo.

El cambio climático es algo único. Plantea un enorme número de graves problemas de seguridad, y no tiene ninguna solución segura. De hecho, la única solución posible es la cooperación”.

El aire contaminado de Pekin, impide incluso una correcta
visibilidad. Fuente de imagen: Elsol

Las cuestiones que más me han interesado, quizá por ser las que más desconocía, son todas aquellas relacionadas con la geoingeniería. Por si no somos capaces de frenar el cambio climático a tiempo, se están estudiando medidas de último recurso (ya que la mayoría de ellas podrían tener consecuencias imprevistas y poco deseables) contra el aumento de la temperatura. También me ha parecido de lo más interesante la exposición de todas las soluciones que ya existen para cambiar nuestra dependencia de las energías fósiles (sí, ya existen) pero que no acaban de despegar por culpa de la falta de voluntad y de las presiones de grupos importantes.

Algunas de las nuevas tecnologías ya están preparadas para ser comercializadas, y a otras solo les queda un paso para estarlo. La idea de generar energía en el desierto del Sáhara y vendérsela a Europa a través  de cables de alto voltaje que cruzarían bajo el Mediterráneo, por ejemplo, se trasladó al mundo en 2009”.

En cuanto a la conclusión final del libro he de decir que estoy en casi total desacuerdo con las ideas del autor, pero eso no quita que sea igualmente un interesante debate el que abre y, al que desde aquí, os animo a uniros.

Muchas gracias a la editorial Librooks por el envío del ejemplar.

¿LO RECOMENDARÍA?: Sí, sobre todo a quienes estén interesados en política o medioambiente.

VALORACIÓN:

lunes, 7 de marzo de 2016

Reto 5 Líneas: Marzo 2016

Tras dejar atrás febrero, vino marzo y con él un nuevo relato para el Reto 5 Líneas de Adella Brac (del que podeís leer las normas completas pinchando aquí.)

En esta ocasión las tres palabras que debe contener son: última, diferencia y quinto.

Tras el relato romántico de febrero, cambio de registro y os dejo una historia con una explicación abierta a la imaginación.

-Soy el quinto hijo de un quinto hijo. Si crees que lo interesante es ser el séptimo hijo de un séptimo hijo, te equivocas. Ayer obtuve la última prueba de mi diferencia con el resto de mortales: recibí una goma mágica para poder borrar aquello que no me guste.
-Muy interesante, Pablo. Puedes quedarte con la goma, pero vamos a subir la dosis de tu medicación.
-Tú no me gustas, ni este lugar. Seréis lo primero que voy a borrar.

Fotograma de Alguien voló sobre el nido del cuco.
Fuente de imagen: Solo clásicos modernos

jueves, 3 de marzo de 2016

Los papeles de Aspern (Henry James)

TÍTULO: Los papeles de Aspern
AUTOR: Henry James
TÍTULO ORIGINAL: The Aspern Papers
AÑO: 1889
EDICIÓN: Navona, Los Ineludibles, 2015
GÉNERO: Misterio

RESUMEN: Un hombre, gran admirador del escritor Jeffrey Aspern, llega hasta Venecia con el firme propósito de hacerse con unos supuestos papeles relacionados con la vida de ese autor. Estos papeles se hallan en poder de una anciana, y de su sobrina, quien no está dispuesta a separarse de ellos.

OPINIÓN PERSONAL: ¡Qué libro tan pequeño y qué buena lectura! A veces parece que si un libro no es tan gordo como el de Petete no puede contener una buena historia, pero no es así, y ahí está, por ejemplo, Los papeles de Aspern para ratificarlo.

La historia que nos brinda H. James ocurre en Venecia y está contada en primera persona por un narrador de quien desconocemos el nombre (al igual que pasa en Otra vuelta de Tuerca). Nuestro narrador es un ferviente admirador de un escritor llamado Jeffrey Aspern y, queriendo recopilar toda la información posible sobre su vida, no duda en acudir a por unos supuestos papeles que guarda una antigua amante del escritor. Decide, igualmente, que hará casi cualquier cosa para conseguirlos. Y es aquí donde se establecen las preguntas principales de la corta novela: ¿Hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar por conseguir aquello que nuestro corazón ansía? Y ¿es lícito indagar hasta la extenuación, para después publicar los documentos privados de un autor muerto? 

La hipocresía y la doblez son mi única oportunidad. Lo siento, pero aún haría peores cosas por Jeffrey Aspern”.
H. James. Fuente de imagen: Wikipedia

Nuestro narrador (que es quizá el primer fan obsesivo de la historia) no es el único personaje importante de la novela. Además está la señorita Juliana, la anciana, hosca y algo cruel, que tiene en su poder los papeles, y su sobrina, la señorita Tita, una mujer ingenua y tímida. 

Cuando empecé a leer creí que no me iba a parecer tan interesante el saber si el narrador conseguiría los papeles como el disfrutar del retrato psicológico de los personajes (aspecto por el que es conocido Henry James), pero la verdad es que al final estaba totalmente intrigada queriendo resolver ese pequeño misterio.

James sabe jugar con lo que se dice tanto como con lo que no se dice, mientras nos muestra nuestros defectos con ironía. Durante todo el relato consiguió hábilmente que hubiera varias preguntas persiguiéndome: ¿Sería el burlador burlado? ¿Cuantas vueltas de tuerca puedo dar a lo que James me está contando?

Si os apetece una historia corta, con una prosa genuina, que transcurra en un escenario tan bello como lo es Venecia, y llena de lecturas entre líneas, disfrutaréis, seguro, de esta historia.

La señora Prest no sabía nada de los papeles, pero se interesó por mi curiosidad, como se interesaba siempre por las alegrías y tristezas de sus amigos”.

¿LO RECOMENDARÍA?:

VALORACIÓN: