jueves, 26 de junio de 2014

Harry Potter y la piedra filosofal (J. K. Rowling)

AUTOR:  J. K. Rowling
TÍTULO ORIGINAL: Harry Potter and the philosopher´s stone.
GÉNERO: Fantasía
AÑO: 1997

RESUMEN: Harry Potter es un niño huérfano que vive con sus tíos y su primo, quienes se dedican constantemente a hacerle la vida imposible. Pero un día recibe una carta admitiéndole en la escuela para magos de Hogwarts. Desde ese momento su vida cambia por completo: descubrirá su pasado y se preparará para su futuro.

TEMAS:
El mundo escondido a simple vista, la existencia de otra realidad y de otros seres que compartan el espacio con nosotros es un tema recurrente en la fantasía y no exclusivamente en la fantasía infantil.

Era un bar diminuto y de aspecto mugriento. Si Hagrid no lo hubiera señalado, Harry no lo habría visto. La gente, que pasaba apresurada, ni lo miraba. Sus ojos iban de la gran librería, a un lado, a la tienda de música, al otro, como si no pudieran ver el Caldero Chorreante”.

La inmortalidad, no tener que morir jamás, vivir eternamente, es un deseo profundo que ha hallado mil formas en la fantasía humana: la fuente de la eterna juventud, la piedra filosofal, o la sangre de la que se nutren los vampiros.

OPINIÓN PERSONAL: Cuando salieron estas novelas nunca tuve demasiada curiosidad por leerlas, pensaba que, puesto que eran para niños, serían demasiado sencillas; además, la literatura juvenil no me atrae mucho. 

Andén 9 y 3/4 en la estación de Londres de
King´s Cross. Fuente de imagen:
Playandtour.net
Sin embargo, tras ver varias reseñas, todas buenas, y sobre todo gracias a Lecturina, una de las administradoras del blog No solo leo, decidí olvidar mis prejuicios y adentrarme en el mundo de Hogwarts. Y me alegro de haberme iniciado en este viaje. Solo en las primeras páginas tuve la sensación de estar leyendo un libro para niños, después esa impresión se esfumó casi totalmente y confieso que disfruté mucho con su lectura.

La prosa es sencilla, sí, pero no por ello simple o descuidada. Y aunque he visto las películas y sé qué sucede en cada parte (más o menos) no podía evitar querer seguir pasando páginas.

El universo creado por la autora es rico y fascinante. Lo único que no acabo de entender es el funcionamiento del quiddicht, no le encuentro mucho sentido…

Si como yo hay alguien por ahí que no abre estos libros pensando que son solo para niños y que no los disfrutará, yo le animo a que coja el primero, porque posiblemente le sorprenda.

Espero en breve volver a tomar el tren del andén nueve y tres cuartos y seguir contándoos mis impresiones de esta serie.

No es bueno dejarse arrastrar por los sueños y olvidarse de vivir”.

¿LO RECOMENDARÍA?:
Sí. A niños y adultos.

VALORACIÓN:

jueves, 19 de junio de 2014

De cine: Los ojos del gato… y Stephen King

Los ojos del gato es una película del año 1985, dirigida por Lewis Teague, y protagonizada, entre otros, por Drew Barrymore y James Woods. Es una película de historias de terror (tipo Creepshow) todas las cuales son autoría del rey: sí, sí, de Stephen King.

Ahora que veo que he enmarcado las historias en el género “terror”, me doy cuenta de que tal vez se acerquen más al suspense, al menos las dos primeras.

La película es eficiente y entretenida, las historias son buenas y están bien realizadas. Me encantan este tipo de películas de antologías, y además me encanta el cine de los 80s (qué le voy a hacer).

Son tres cuentos los que tienen cabida en este film, unidos unos con otros a través del hilo conector de las correrías de un gato, General, el cual va viajando por EE.UU con el objetivo de cumplir una misión. Las dos primeras historias son dos relatos de King que aparecen recogidos en su libro El umbral de la noche bajo los títulos de Basta S. A. y La cornisa. En la primera, un hombre fumador luchará contra dicho hábito con la "ayuda" de una empresa que usa unos métodos muy peculiares y radicales. En la segunda, un hombre habrá de lograr dar la vuelta a un rascacielos caminando sobre la cornisa si quiere salvar su vida. Ambas historias, aunque tienen diferencias con los relatos, son bastante fieles a los mismos.

La tercera, General, no me sonaba haberla leído ni haberla oído mencionar, así que me puse a investigar por la red de redes, y por lo que he visto por ahí parece ser que es un relato que Stephen King escribió especialmente para esta película. Se trata de un cuento de hadas con un malvado troll. De las tres, es la que más me gustó.

Una de las cosas que más destaca del film es que la película está salpicada de guiños a King y a su obra, como cuando aparece un San Bernardo baboso, obvia referencia a Cujo, o cuando James Woods está viendo la versión cinematográfica de La zona muerta (1983, David Cronenberg). Y no os digo ningún otro, que seguro que os gusta ir descubriéndolos por vosotros mismos.

Aquí os dejo el tráiler de Los ojos del gato, pero quiero advertiros que muestra DEMASIADO.
http://www.youtube.com/watch?v=3t7UeGpj9Hk

jueves, 12 de junio de 2014

Amagi, Sagar Praskash Khatnani


AUTOR: Sagar Praskash Khatnani
GÉNERO: Aventuras
AÑO: 2013

RESUMEN: Yuseph es un ingenuo muchacho que se ve obligado a abandonar su hogar para revelar el significado de una misteriosa palabra que se manifiesta en sus sueños desde que nació: «Amagi». En este viaje hacia el descubrimiento de sí mismo a través del norte de África, extraños y terribles acontecimientos le rasgarán la inocencia y harán cicatrizar en él las dolorosas pero necesarias marcas de la vida. Serán también aquellos días memorables en los que el joven Yuseph descubra las verdades más preciadas del ser humano: la soledad, la amistad, el amor y la pérdida.

TEMAS y OPINIÓN PERSONAL: Acabo de terminar este libro, que me ha llegado de parte de su autor y a quien quiero dar las gracias desde aquí por su envío, y la verdad es que me ha encantado leer esta historia.

Amagi es definido como libro de autoayuda, sin embargo, personalmente, no me parece el mejor término. Es un libro con una filosofía vital que el autor comparte con nosotros. Una manera de entender y viajar por la vida. La novela intenta expresar una máxima: la vida consiste en vivirla. Aprender de los errores, disfrutar de los momentos buenos, no dejarse atenazar por el miedo (el mayor enemigo del ser humano, un yugo que le impide avanzar). Las adversidades forman parte de la vida y no deben ser temidas pues ellas nos harán más fuertes. Todas estas lecciones y otras más son las que podemos encontrar en esta historia.

Amagi se podría definir como una novela de aprendizaje, que transcurre en medio de un viaje de aventuras cuyo protagonista, Yuseph, empieza siendo un joven ingenuo que va creciendo a lo largo de la novela, aprendiendo de sus errores. Al inicio de cada parte este crecimiento se ve simbolizado por unos dibujos que muestran la evolución de una pequeña semilla, detalle el de estas imágenes, que me pareció muy original.

Las aventuras que va viviendo Yuseph son la excusa para salpicar el relato con perlas de sabiduría ancestral.

“A cada minuto, a cada segundo tomamos nuevas decisiones, transformándonos en alguien nuevo”.


“Aquel que te engaña pensando que eres un ignorante o un ingenuo, sabe en lo más hondo de su corazón que confiaste en él más de lo que se merecía, y tu nobleza es su castigo y su lección”.


“Tu mente no es ningún vertedero, procura no guardar la basura de los demás”.


“… las flores de loto crecen en los pantanos y se alimentan del lodo, pero no permiten que el barro mancille sus hermosos pétalos. Asimismo, debemos aprender de los vicios de los demás, pero no permitir que sus defectos no salpiquen”.

El relato es, en sí mismo, una recopilación de historias populares de diversas culturas y religiones. Por ejemplo, una historia tradicional budista cuenta que una mujer acude a Buda en busca de ayuda cuando muere su hijo. Buda le dice que ha de llevarle una semilla de mostaza proveniente de una casa que no haya conocido la muerte. Tras una búsqueda intensa la mujer se da cuenta de que la muerte nos visita a todos. Esta historia aparece en Amagi, con pequeños cambios, como que el protagonista no es una mujer sino un hombre y la semilla “milagrosa” no es de mostaza sino de cardamomo. 

Poder hilvanar de la manera que lo ha hecho Sagar tantas leyendas, de una manera tan fina y pulcra,
Sagar Praskash Khatnani.
Fuente de imagen: amaginovela.wordpress.com
sin forzar en ningún momento la narración, me hace soprenderme del gran trabajo que debe de llevar este libro detrás de sí, y el cual no se nota en ningún momento durante su lectura, ágil y dulce.

Amagi tiene una prosa rica, sencilla y cuidada, llena de comparaciones delicadas, y cortas pero gráciles descripciones, trasladándonos al norte de África envueltos en especias y frutos exóticos.

Amagi es un cuento, y Sagar es un gran cuentacuentos.

“… Y cuenta la leyenda que basta que alguien lea el libro para que, de algún modo misterioso, todos sus sueños se cumplan”.

jueves, 5 de junio de 2014

La milla verde (El pasillo de la muerte) (Stephen King)

AUTOR: Stephen King
TÍTULO ORIGINAL: The Green Mile
GÉNERO: Fantasía
AÑO: 1996

RESUMEN: Paul Edgecomb es un funcionario de prisiones que trabaja en el ala de los condenados a muerte en la prisión de Cold Mountain. Su vida trasncurre de forma rutinaria hasta que dos personajes entran en su vida y la trastocan: un hombre ruin llamado Percy Wetmore, y un insólito condenado a muerte, John Coffey. Cuando conoce a este último y el extraño don que posee empieza a pensar que tal vez, Coffey, no debiera estar en el pasillo de la muerte.

TEMAS: La pena de muerte se nos presenta como un acto atroz que despoja a los humanos de sus derechos y que alberga en su interior una semilla de crueldad, y que además está plagada de sentencias erróneas.

A partir de las ocho, se preparaban para la guardia nocturna e imaginaban qué sentirían cuando les ajustaran el casquete a la cabeza y cómo olería dentro del saco negro que cubriría sus caras sudorosas”.

El deber moral se deja traslucir en la obra. En el fondo de nuestro corazón siempre sabemos lo que es correcto y lo que no, por mucho que queramos escuchar falsos argumentos. Quizá un día la conciencia no nos deje dormir.

Por encima del hombro de este último vi al médico, discreto como siempre, de pie al lado de la pared con el maletín negro entre los pies. Supongo que en la actualidad los médicos están prácticamente a cargo de las ejecuciones, sobre todo las que se hacen con inyecciones letales, pero en aquel entonces si uno los necesitaba tenía que forzarlos a acercarse. Quizá en aquellos tiempos tuvieran una idea más clara de cuál era la verdadera misión de un médico y de que participar en una ejecución era una forma de romper la promesa que habían hecho al recibir su diploma” .

El libro nos habla de la mezquindad y de la nobleza, tan inherentes al ser humano como su pensamiento.

Estoy cansado de vagar por las calles, solo como un tordo bajo la lluvia, sin nadie que me acompañe o me diga a dónde vamos y por qué. Estoy cansado de ver que las personas son malas unas con otras”.

Se valió de su amor para matarlas. Pasa lo mismo todos los días, en todo el mundo”.

OPINIÓN PERSONAL:
Estoy escribiendo la reseña de este libro, y todavía tengo los sentimientos que me ha producido a flor de piel. Es un libro triste; hermoso y triste. Me he emocionado y he llorado. Odio llorar con las lecturas, y aún así, me ha encantado. 

Escogí este libro de King porque eran muchos quienes me lo recomendaban y puesto que había visto la película (hace muchos años, le debo un reviosionado), supuse que me gustaría aunque no creí que pudiera sorprenderme. Pero sí que lo ha hecho. Y cómo me ha emocionado: con Cascabel, con los sentimientos y el dolor de Coffey…

El tiempo se lo lleva todo y al final sólo queda oscuridad. A veces encontramos a otros en esa oscuridad y otras veces los perdemos en ella”.

La historia de esta novela es curiosa: se trata en realidad de un pequeño experimento pues se publicó por entregas. En un principio se tradujo como El pasillo de la muerte, obviando el título original, pero una vez que se había terminado su publicación por entregas y, sobre todo, tras la película del 99 (muy buena, por cierto), se recopiló en un solo libro, y recuperó su título original.

La novela está narrada en primera persona por el personaje de Paul Edgecomb en visión retrospectiva, ya que él ahora es un anciano y está recordando lo que le sucedió en el otoño del 32. Cada parte comienza con un pequeño recordatorio de lo pasado en las últimas páginas de la anterior entrega, y contándonos Paul cómo es su vida actual en el asilo Georgia Pines, donde vive y donde coincide nuevamente con un ser despreciable pero también con un viejo amigo.

La acción principal transcurre durante la Gran Depresión y King, como siempre, logra con cuatro trazos trasladarnos la desesperante situación que ello suponía para las personas que vivían en esa época.

Supongo que habrá gente que no entienda cómo era posible después de todo lo que he dicho de él, pero esa gente conocerá la Gran Depresión solo por los libros de historia. Aquello era mucho más que una frase de libro y cuando uno tenía un empleo fijo, hermano, era capaz de hacer cualquier cosa por conservarlo”.

Cascabel en las manos de Coffey.
Fuente de imagen: Coveralia
Un libro que resulta conmovedor, injusto, cruel, tierno, todo a la vez. Nos habla de la mezquindad, de esos hombres cobardes y ruines que no encuentran más consuelo que el menoscabo y la crueldad hacia otros debido a su propia pequeñez, y cuyo máximo representante en la novela es Percy Wetmore. También nos habla de la inocencia, encarnada por John Coffey (suena parecido al café, pero se escribe diferente) y, mi personaje preferido, Cascabel (también conocido como Willie, el del barco de vapor).
Los personajes son magníficos, Paul, Brutus, John, Cascabel, Percy. Todos tienen su parte en la historia, todos nos muestran algo, y todos nos hacen sentir profundamente. Los amaréis y los odiaréis, y lo haréis intensamente.

Poco más puedo deciros excepto animaros a recorrer, con paso firme, esta milla verde.

 “A todos nos llega el final; sé que no hay excepciones. Sin embargo, Dios mío, a veces el pasillo de la muerte parece tan largo”.

¿LO RECOMENDARÍA?: Sí. Pero cogeros unos cuanto pañuelos de papel, quizás los necesitéis.

VALORACIÓN: