jueves, 27 de marzo de 2014

Dexter por dos (Jeff Lindsay)

AUTOR: Jeff Lindsay
TÍTULO ORIGINAL: Double Dexter
GÉNERO: Novela policíaca
AÑO: 2013

RESUMEN: A Dexter se le complica su plácida vida en la que va alternando sus peripecias de marido y padre devoto con algún que otro homicidio sin importancia. Alguien lo ha visto cometer un asesinato y empieza a acosarle, su mujer empieza a pensar que la engaña, y además quieren acusarle de un crimen del que es totalmente inocente. Una mala racha. Tal vez su hermano pueda echarle una mano, o tal vez no...

TEMAS: Lo que nos diferencia de los monstruos son los sentimientos. Sin embargo, muchos de ellos ni son sanos ni mucho menos sinceros. La hipocresía y la falsa educación, que funcionan en la sociedad actual (y probablemente en todas) como velos que ocultan pensamientos “inconvenientes”, son criticadas de manera mordaz por Lindsay revelándonos un yo más oscuro, un oscuro pasajero, que habita en nosotros:

La muchedumbre habitual de morbosos esporádicos continuaba allí, apelotonados detrás de la cinta, como si estuvieran haciendo cola para entrar en un concierto de rock. Estaban contemplando el cadáver, y debo reconocer que uno o dos se esforzaban mucho en aparentar horror cuando estiraban el cuello para ver. Por supuesto los demás compensaban este efecto, inclinados sobre la cinta para conseguir una foto mejor con el móvil. Muy pronto las fotos del cuerpo hecho polvo del agente Gunther colgarían en la red y todo el mundo podría reunirse y fingir horror y consternación en perfecta armonía. ¿No es maravillosa la tecnología?”.

Es común y repetitivo en todos los libros de la serie Dexter, la agresividad de los conductores de Miami; prácticamente el autor dibuja a los conductores de la ciudad como asesinos en potencia. Jeff Lindsay se vale de esta característica conducción para mostrar la rabia y la frustracción en la que vive gran parte de la sociedad, insatisfecha con su vida.

El tráfico era peor que de lo habitual. Al fin y al cabo, era viernes por la noche. Toda la violencia y la ira habituales estaban presentes, pero con un matiz festivo, como si la gente hubiera reservado toda la energía sobrante de la semana laboral para provocar el mayor caos posible camino de casa”.

OPINIÓN PERSONAL: Lo confieso. Me encanta Dexter. Su ironía, sarcasmo y su total incomprensión de cualquier sentimiento me tienen encandilada. Tal vez muchos conozcáis a este delicioso asesino por la serie televisiva inspirada en el personaje, y la cual, desde aquí, os recomiendo si no la conocéis.

Dexter es un personaje peculiar. Es un asesino en serie, sí, pero es un asesino magníficamente integrado en la sociedad, a la cual hasta le hace un favor ya que los objetivos de su mente criminal son exclusivamente otros asesinos. Atrapa y mata a aquellos peligrosos criminales que la policía no consigue apresar. Disfruta mucho con tal afición, es cierto, pero sigue a rajatabla el código de Harry, su padrastro, quien viendo sus claras inclinaciones sádicas, le encauzó por un camino más sano: solo podría matar a aquellos que eran un peligro para los demás y solo tras asegurarse que eran asesinos.

Lo mejor de los libros es la personalidad de Dexter y sus ácidos y mordaces comentarios que consiguen sacarme una sonrisa, muchas veces maliciosa.

Astor levantó la vista y se apartó de mí:
—Será mejor que no me contagies tu resfriado —dijo en un tono amenazador muy convincente.
Contemplé su coronilla. Una parte de mí deseaba darle un buen golpe en la cabeza con una herramienta de carpintería. Pero la otra parte se daba cuenta de que disciplinar a una niña de una forma tan vigorosa era algo que nuestra sociedad no alentaba, una sociedad en la que yo intentaba encajar
”.

Dexter por dos (que es la sexta novela de la serie) sigue el estilo narrativo de los anteriores libros. Está narrado en primera persona,
Jeff Lindsay.
Fuente de imagen: Wikipedia
desde el punto de vista de Dexter, pero a veces nuestro querido asesino pasa de la primera persona a hablar de sí mismo en tercera persona. En otras ocasiones utiliza el plural, básicamente cuando siente la llegada de su oscuro pasajero, su yo asesino, y esto contribuye a acercarnos más a su interior, a adentrarnos con él en sus pensamientos y acciones, nos volvemos cómplices de sus inclinaciones y apetencias:

—No hables —ordenamos—. Conduce.
Mira por el retrovisor y sus ojos se encuentran con los nuestros por primera vez, solo los ojos, que se ven fríos y oscuros a través de las hendiduras practicadas en la elegante capucha de seda que cubre nuestro rostro
”.

Dexter es frío y racional y no conoce apenas ninguna pasión que no sea la asesina, motivo por el cual pasa gran parte de su tiempo intentando fingir que es igual que el resto de los humanos:

…Dexter ha de soportar inmóvil esta desdicha húmeda y mantener una expresión de dolorida preocupación en su cara. Es una expresión que siempre cuesta acertar, y esta noche soy incapaz de convocar la urgencia (…). Cada dos minutos descubro que la expresión necesaria se me está borrando, sustituida por otra más natural de impaciencia e irritación”.

Para leer este último libro de la serie traducido al castellano, he tenido que esperar dos años y ya estaba mordiéndome las uñas de ansiedad, pero ha valido la pena, la trama me ha gustado más que la anterior y el final ha quedado mejor cerrado que en otras ocasiones: creo que Jeff Lindsay finaliza la mayoría de los libros sin demasiadas explicaciones lo que hace que me pregunte cómo es posible que ningún policía ni ningún allegado de Dexter acabe siguiendo las pistas o viendo que las explicaciones de nuestro querido asesino no pueden explicarlo todo...

El único pero que le pondría a las novelas es que, si bien la agudeza de Dexter siempre consigue seducirme, los crímenes y “aventuras” en las que se ve envuelto cambian bastante de un libro a otro y no son todas igual de interesantes. Aunque la trama de este último me ha dejado buen sabor de boca, y personalmente me ha parecido mejor que la de los dos anteriores, así que lo recomiendo. El primer libro, Dexter, el oscuro pasajero, es genial tanto en su trama como presentándonos al protagonista de esta serie, si no lo conocéis, echadle un vistazo.

¿LO RECOMENDARÍA?: Sí.

VALORACIÓN:

lunes, 24 de marzo de 2014

¡Me han nominado al Premio Dardos!

Sara, del blog Literariamente hablando, acaba de nominarme al Premio Dardos. Este premio se otorga entre blogueros en reconocimiento a la transmisión, realizada a través del blog, de valores éticos y culturales. Es un premio por el esfuerzo de tener y mantener un blog.

Primero de todo quiero dar las gracias a Sara por pensar en mi blog, así que: ¡Muchas gracias! :-)

Este premio solo tiene tres normas:
1.Incluir la imagen del premio.
2.Mencionar y enlazar al blog que te lo concedió.
3.Enlazar a 15 blogs que creas que merezcan el premio:

A Petrie le gustan los libros
Adivina quien lee
Boo’ya Moon
Brownie y sus cosas
El desván de las palabras
El moscardón verde
El universo de los libros
Jimena de la almena
Lady Ovejita
Libros que hay que leer
Mil y una noches leyendo
Mis lecturas
Negro sobre blanco
No solo leo
Polvo de libros

jueves, 20 de marzo de 2014

Thomas Harris ha revelado en quien se inspiró el personaje de Hannibal Lecter


A. Hopkins como Hannibal Lecter.
Fuente de imagen: Blog Innovacion 6.0
Uno de los mejores villanos, de los más sádicos e inteligentes criminales que he conocido en la literatura ha sido Hannibal Lecter, “el caníbal”. Es la personalidad de Lecter la que dota a la novela El silencio de los corderos de encanto y la convierte en una obra que ha de ser leída por cualquier amante del género (aunque también es cierto que no me ha satisfecho nada el giro que Harris le da al personaje en su continuación, la novela Hannibal).

Durante mucho tiempo se ha especulado sobre quién inspiró al autor para crear esa malvada y seductora mente criminal. Los más aseguraban que se trataba de algún asesino en serie pero todo eran rumores con poca base. Finalmente, el año pasado en el prólogo de una nueva edición por los 25 años de El silencio de los corderos, Harris desveló el misterio: se inspiró en un médico mexicano a quien llamó doctor Salazar (aunque asegura que ese no es su nombre real), que cumplió prisión en una cárcel de Monterrey por haber matado a su pareja. El autor lo entrevistó en el 63 y le llamó la atención su porte y elegancia así como su manera de entender la mente criminal: “El doctor Salazar era un hombre pequeño, ágil y con el pelo de color rojo oscuro. Había una cierta elegancia en él”. Lo conoció casi por casualidad al preguntarle acerca de otro preso al que había ayudado con sus conocimientos médicos. Sin embargo, cuando el doctor Salazar empezó a charlar y opinar sobre las motivaciones criminales, Harris se quedó perplejo. Tras terminar su encuentro, preguntó al director de la prisión por él, y este le contestó: “¡Hombre! ¿No sabes quién es él? El doctor es un asesino. Como cirujano podría empaquetar a su víctima en una caja sorprendentemente pequeña. Nunca saldrá de este lugar. Está demente”.

Así que ya sabemos, más o menos, en quien se inspira el personaje que Anthony Hopkins interpretó magistralmente en la versión cinematográfica de El silencio de los corderos.

jueves, 13 de marzo de 2014

Contra aquellos que nos gobiernan (Lev Tolstói)

AUTOR: Lev Tolstói
TÍTULO ORIGINAL: Rabstvo nasego vremeni
GÉNERO: Ensayo
AÑO: 1900

RESUMEN: En este ensayo el autor se ocupa de de muchos de los asuntos que hoy nos preocupan: el retorno a la naturaleza, la salud, la libertad, la dignidad moral, el trabajo enriquecedor, la felicidad.

TEMAS y OPINIÓN PERSONAL: Hoy aparco la novela y vengo a hablaros de un ensayo: Contra aquellos que nos gobiernan. Un libro en el que Tolstói, expresa de manera lúcida y sencilla sus opiniones sobre las penalidades de la vida de la gente y la responsabilidad que en ello tienen los gobiernos. Lo más escalofriante del manuscrito es que prácticamente todo lo que expresa sería trasladable a la época actual.

Tolstói es uno de los grandes escritores rusos que siempre será recordado por haber dado a la humanidad grandes obras como son Guerra y paz o Ana Karenina. El escritor, de joven díscolo y juerguista, cambió radicalmente en su etapa final. Tuvo conocimiento de las ideas de Thoreau que le influyeron grandemente, y percibió cómo muchas de las cosas a las que antes había dado una gran importancia no eran más que banalidades. Se retiró a vivir con tranquilidad a un pequeño pueblo (Yásnaya Polyana) renegando de su pasado. Hacia el final de su vida, en 1900, escribió Contra aquellos que nos gobiernan, muriendo en 1910 a la edad de 82 años.

El escritor y pensador nos habla en este libro de cómo ve en los gobiernos a los culpables de muchas de las miserias de las personas. Gobiernos que no buscan el bien de la gente, sino únicamente su perpetuación en el poder, sirviéndose de los impuestos como una forma para su supervivencia y de presión en la masa popular:

En Rusia, por ejemplo, se toma a la nación la tercera parte de sus rentas. Sin embargo, en la educación pública, la más importante de todas las necesidades, apenas se emplea un dos por ciento del total recaudado (…) El ochenta por ciento de las rentas del Estado se destina (…) para el ejército, la construcción de vías estratégicas, fuertes y prisiones, el mantenimiento del clero, la corte, los oficiales y los funcionarios, es decir, para el bienestar de cuantos tienen por cometido operar o garantizar la recolección e inversión de estas formidables sumas de dinero. Lo mismo sucede no solo en Persia, Turquía y la India, sino también en todas las sociedades cristianas (…) En todas partes los gobiernos exprimen al pueblo, le toman cuanto pueden dar sin medir nunca sus exigencias por la necesidades de la sociedad”. 

Ahora, voy a proponer unos pequeños cambios en el texto anterior, y donde pone “vías estratégicas, fuertes y prisiones” voy a poner, por ejemplo, aeropuertos, toros y juegos olímpicos; y donde pone “la corte”, voy a añadir partidos políticos. Y si lo volvemos a leer… ¡voilá! He traído al presente un texto del siglo pasado.

Plantea, el autor, cómo la gente se cree libre, pero asegura que esto no es más que una ilusión pues en realidad no es sino una vida vivida en una moderna esclavitud:

En su forma primera, la esclavitud no era otra cosa que un medio para obligar a los hombres a trabajar. Después de haber revestido diversos aspectos que la disimulaban más o menos —propiedad de la tierra, impuestos, propiedad de los bienes de consumo y de los bienes de producción— la esclavitud vuelve a su antigua forma apenas modificada: la obligación de trabajar del modo y en la actividad que otros decidan”.

En Rusia se abolió la servidumbre cuando todas las tierras estaban ya en poder de las clases altas (...) No se inutiliza un instrumento de servidumbre hasta que no hay otro preparado, y es importante saber que nunca faltan tan terribles instrumentos”.

Aboga por una anarquía, porque lo mejor es vivir sin un gobierno que lo único que hace es esclavizar y oprimir mediante la violencia y los impuestos a su población. El mal de las sociedades son los gobiernos y la violencia. Los gobiernos se valen de esta para someter a los ciudadanos que se rebelan contra ellos. Asegura que los gobiernos tratan a sus ciudadanos como incapaces que no podrían hacer nada bien por sí mismos. Afirma Lev Tolstói que el hombre puede vivir perfectamente usando su raciocinio y son los gobiernos los que se lo impiden:

Una de dos: o los hombres son o no son seres racionales. Si no son racionales no cabe establecer entre ellos diferencias acerca de su razón, y entonces todo deberá regirse por la violencia, sin que haya motivo alguno para conceder a uno y no a todos el derecho de usar la violencia. Esto es la condenación de los gobiernos. Pero si los hombres son racionales, sus relaciones deben estar fundadas sobre la razón y no sobre la violencia de aquellos de entre ellos que, por azar, se apoderaron del poder. Esto también condena la existencia de los gobiernos”.

Defiende igualmente la supresión de la propiedad privada, que ha sido “inventada” por los ricos y que es en realidad a los únicos que beneficia. Parece que con ideas como esta está en la línea comunista, pero os aseguro que los capitalistas no son los únicos que ejercen de diana de sus palabras.

Entona los principios del decrecimiento (aunque entonces él no lo sabía) y proclama que hay que
Tolstói junto a Gorki en Yásnaya Polyana
Fuente de imagen: Wikipedia
volver a la vida sencilla y que todos los lujos innecesarios no son sino parte de las cadenas que nos esclavizan. Muchos de estos lujos provienen además de la sangre del pueblo, pues las condiciones laborales del tiempo son penosas, y de su falta de libertad. En la actualidad podemos pensar en qué modo ha sido producido todo lo que manejamos día a día (alimentos, tecnología, prendas de vestir…), muy especialmente lo proveniente de países pobres y que inunda nuestro barato modelo de consumismo.

La luz eléctrica, los teléfonos, las exposiciones universales, todos los jardines de la arcadia con sus conciertos y sus diversiones, los cigarros y las cajas de cerillas, los tirantes y hasta los automóviles… todo eso me parece muy bien, pero que desaparezcan para siempre todas esas cosas junto con los ferrocarriles y las fábricas de telas, si para perdurar todos esos manantiales de placeres y de comodidades, en provecho de una minoría privilegiada, el noventa y nueve por ciento de la humanidad debe permanecer en la esclavitud”.

Un libro lleno de ideas interesantes y expuestas de forma sencilla que nos hará reflexionar, estemos o no de acuerdo con su tesis. Es un libro corto pero que contiene numeros pensamientos agudos y punzantes (los arriba mencionados son solo una parte). Un libro que enciende una chispa en un momento en el que se vive el desencanto del que otrora fue el estado del bienestar, un momento en el que los políticos y la corrupción son percibidos como unos de los principales problemas de la sociedad.

Una obra de rebeldía e inconformismo que ve una posibilidad de mejora en la vida del hombre.

Muchas de las ideas de Tolstói influyeron en M. Gandhi.

¿LO RECOMENDARÍA?:
Sin duda. Indispensable.

VALORACIÓN:

miércoles, 5 de marzo de 2014

La cúpula (Stephen King)

AUTOR: Stephen King
TÍTULO ORIGINAL: Under the Dome
GÉNERO: Ciencia-Ficción
AÑO: 2010

RESUMEN: Chester´s Mill es un pueblo normal donde vive gente corriente, pero todo cambia un día cuando, de repente, su población se queda incomunicada por un campo de fuerza invisible, al que denominarán “la cúpula”, que rodea el pueblo e impide el contacto con el exterior. Big Jim, segundo concejal y un hombre sin escrúpulos, comienza entonces una lucha por el control de “su” territorio y no dudará en quitar de en medio a todo aquel que le presente batalla. Con tanto poder empieza a pensar que incluso no estaría mal que la cúpula se quedara sitiando al pueblo un tiempecito. Mala idea, Big Jim, mala idea…

TEMAS: El poder es, quizás, el principal eje en torno al que gira la historia. Un sentimiento que a muchos puede resultarles embriagador y que les llega a enloquecer. Cuando no hay explicaciones que dar, ni cuentas que rendir a nadie, sale a relucir la auténtica naturaleza de la persona, esa que se oculta bajo velos de educación e hipocresía, bien sea de ángel o demonio.

Era el principal motivo por el que él nunca había pensado siquiera en marcharse de Mills. Puede que en el amplio y ancho mundo hubiese hecho más dinero, pero la riqueza era la cerveza del barril de la existencia. El poder era el champán”.

El bien y el mal, la eterna lucha, se ven representados por los dos bandos de la obra. Big Jim y sus secuaces son el lado oscuro, Dale Barbara y sus seguidores son la resistencia que pretende oponerse a sus manipulaciones. 

Atención spoiler

El ser humano tiene una alta opinión de sí mismo, se cree el ser más inteligente e importante
Fuente de imagen: Wikipedia
(como dijo G. Ch. Lichtenberg “el hombre es la más noble de las criaturas y la mejor prueba de ello es que ningún otro animal lo ha negado jamás"). Pero la verdad es que nuestra ignorancia del mundo, por no mencionar del universo, es mayor que nuestro conocimiento. Usamos a las demás especies de seres vivos despreciándolas y despojándolas de su equivalencia con los humanos. Pero ¿qué pensaríamos si fuera otra especie la que actuara así con nosotros, si no nos considerara más que hormigas interesantes?

Nosotros creemos que somos inteligentes pero ¿lo piensan ellos? Sabemos que las hormigas son insectos sociales, construyen casas, colonias y son unas arquitectas increíbles. Trabajan con tanto denuedo como nosotros (…) pero no las consideramos inteligentes.

OPINIÓN PERSONAL: Muchas de las obras de Stephen King son voluminosas, como It, El resplandor, o El cazador de sueños. La cúpula es una de ellas: 1136 páginas. Y la verdad es que creo que son demasiadas: se me ha hecho larga y algo pesada, sobre todo al comienzo. Hay muchos personajes y al principio es un lío. Antes de empezar con la historia encontramos una relación de los personajes principales, lo cual he agradecido mucho hasta que conseguí ubicar a cada uno en su sitio y nombre. Una vez pasada la segunda mitad del libro, cuando los acontecimientos se van precipitando hacia su final, me enganchó mucho más.

Los personajes, como nos tiene acostumbrados King, están muy bien retratados y llegamos a conocerlos perfectamente. Son posiblemente lo mejor de la novela. Si bien no me han acabado de convencer ya que (como he visto comentar en otras reseñas) son demasiado arquetípicos. En esta novela tenemos claro quienes son buenos o malos, blanco o negro, solo hay dos bandos, y los tonos de gris son prácticamente inexistentes.

El libro no acabó de gustarme demasiado ya que es una historia truculenta, con buenas dosis de miserias humanas, falta de moral, y tomada por unas “juventudes hitlerianas” sádicas y brutales que me revolvían las tripas. De hecho, la aparición de la cúpula sitiando el pueblo no es más que un Macguffin para tratar el poder, el despotismo y la crueldad que puede llegar a ejercer el hombre sobre sus congéneres.

En cuanto al final, parece que a la gente, en general, no le gusta nada la resolución que el autor da al asunto de la cúpula. A mí sí que me ha parecido aceptable. De hecho, solo se me ocurría otra alternativa, y era muy bondadosa. Y King no es muy bondadoso...

¿LO RECOMENDARÍA?: No lo desaconsejaría, pero no sería el primer libro (ni el segundo, ni el tercero…) de S. King que recomendaría.

VALORACIÓN: