jueves, 9 de enero de 2014

Un mundo feliz (Aldous Huxley)

AUTOR: Aldous Huxley
TÍTULO ORIGINAL: Brave new world
GÉNERO: Ciencia-Ficción
AÑO: 1932

RESUMEN: Conocemos un mundo extraño donde la gente es feliz siempre, porque cuando no lo es toma una droga llamada soma y se va de “vacaciones”. El nacimiento es un proceso mecánico: ninguna mujer da a luz y no existen padres ni madres, ni familia de ningún tipo. Los niños son condicionados desde su nacimiento, e incluso antes, para desarrollar su papel eficaz y felizmente en la sociedad. En este mundo existen reservas de “salvajes”, lugares donde la gente está sin civilizar y todavía existen conceptos como el matrimonio y la fidelidad. Cuando John, un salvaje de estas reservas se adentre en el “mundo civilizado” conocerá la locura de ese sistema irracional.

TEMAS: Huxley vio hacia donde se dirigía la sociedad, o hacia donde se dejaba dirigir: un consumismo que crea una vacua y fina sensación de felicidad. Este estilo de vida es duramente criticado por el autor mostrando una sociedad que lo único que quiere es tener cosas, aparentar y no preocuparse por nada más que por tener más y más cosas que embriaguen sus sentidos.

A más remiendos, menos dinero”.

La sociedad es manipulada por los mercados y lobbys, que intentan que se consuma más y más a pesar de que las materias primas se agotan. Al menos es esperanzador que en la actualidad empiecen a surgir voces en contra de este mecanismo social y se empiece a hablar del movimiento del decrecimiento,

El autor denuncia el lavado de cerebros y el peligro de un totalitarismo que uniformice la sociedad y la deje descabezada para levantarse contra él. Clama por la libertad que el hombre posee pero por la que debe luchar si desea mantener. Libertad para ser diferente, para querer otras cosas, para no someterse. La libertad que algunos se empeñan en arrebatar condicionando a las personas desde pequeñas, repitiendo las mismas frases una y otra vez, intentando convertirlas en axiomas que no puedan ser contestados.

Huxley parece temer también hasta dónde puede llegar la ciencia y los avances tecnológicos y científicos mal empleados en la sociedad.

Estas son algunas de mis impresiones, pero he de decir que es una obra bastante compleja y ardua de diseccionar. Existe un libro llamado Retorno a un mundo feliz (o Nueva visita a un mundo feliz, según la traducción) del  mismo autor publicado en 1958, ensayo en el que el Huxley analiza Un mundo feliz y los aciertos y fallos de sus opiniones respecto hacia donde se encaminaba la sociedad.

OPINIÓN PERSONAL:
Este libro, junto con 1984 y Fahrenheit 451 forma la trilogía cumbre de las distopías del siglo XX. Al igual que los otros dos, es una novela que se lee rápidamente pero que a pesar de su corta extensión refleja y analiza aspectos sociales sin paños calientes, examina la realidad dando pie a pensar durante y tras la lectura. He leído los tres de forma casi seguida y, sin querer desmerecerlo en lo más mínimo, Un mundo feliz ha sido el que menos me ha gustado, ya que es el único que se me ha hecho algo pesado en algún momento de su lectura.

La sociedad de 1984 es cruel y sádica, y la de Fahrenheit 451 es estúpida e indolente. La primera me conmovió, la segunda me hizo desear dar de tortas a los personajes de Bradbury para ver si espabilaban.
Cadena de montaje. En Un mundo feliz, no solo se montan
así los coches, también las personas desde su concepción.
Fuente de imagen: Cosas de motor

Pero la sociedad que nos presenta Huxley es quizá la que más me ha impactado, una perversión obscena de todo lo que puede o ha podido significar la humanidad: arte, religión, pasión, ciencia, familia… Me ha dado repelús. Cientillizos andando por ahí todos iguales deseosos de realizar su trabajo, creados como clicks de Playmobil que van felizmente al Fuerte. Todas las personas condicionadas de forma química y psicológica desde su concepción, para vivir en un sistema de castas sin ninguna opción… No me parecen humanos, apenas me parecen seres vivos, son similares a robots, sin esperanza ni deseos de tenerla; ni siquiera el personaje de Helmholtz llegó a despertar alguna clase de sentimiento esperanzador o compasivo en mí.

Incluso la felicidad que nos presenta Un mundo feliz es hedionda y retorcida, tanto por la forma  en que se presenta (vacua y obligatoria) como por los mecanismos que son necesarios para su aplicación: drogas, condicionamiento, eliminación de lazos familiares…

Mirando este mundo en el que todas las personas son felices y que sin embargo cualquiera de nosotros aborrecería, dan ganas de gritar:

¡Reclamo mi derecho a ser infeliz!”.

¿LO RECOMENDARÍA?: Sin duda

VALORACIÓN: 

7 comentarios:

  1. Me lo han recomendado varias veces pero a mí este género no me termina de llamar por lo que aún no me he animado con él y no sé si lo haré
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya se se que las distopías no te van mucho pero yo me uno a los que te lo recomiendan :-)
      Un beso, Tatty!

      Eliminar
  2. Yo acabo de terminarlo hace un par de días y coincido totalmente contigo, es recomendación obligada. Y de entras tres grandes trilogías, aunque me quedo como novela con 1984, creo que es la que más incide precisamente en el tejido social. Aunque pierda a veces ritmo narrativo.

    Lectura para la reflexión total sobre todos esos temas que mencionas y que además tiene un montón de interpretaciones paralelas. Sólo hay que ver los nombres de muchos de los personajes.

    A mí me sorprende la apología que hace Huxley a principios de los 30 ya sobre el sexo, por ejemplo. Y hoy, casi un siglo después, el sexo es el segundo negocio más lucrativo en internet. Da miedo, pero a la vez es necesario, leer estas historias vistas desde hoy en día.

    Besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que trata muchos temas y con múltiples interpretaciones. Si finalmente le dedicas una entrada en el desván, comparamos sensaciones :-)
      Las tres distopías dan miedo leerlas hoy, sus autores fueron unos genios.
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Lo leí hace muchos años y cuanto menos es un libro curioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si leiste 1984 o Fahrenheit 451, pero si no, te los recomiendo.
      Besos, Albanta!

      Eliminar
  4. Leí "Un Mundo Feliz" cuando estaba en el instituto y recuerdo que me encantó. Una de las mejores distopías que he leído nunca. Desde luego es muy recomendable.
    Un besazo.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me reservo el derecho de eliminar los comentarios que contengan spam o los que sean ofensivos.